Ciudad BA

Vera: “La Legislatura está atravesada por la mafiosidad, la cultura de la coima y del negocio”

El titular de La Alameda explica cuáles son las razones del desembarco de la ONG en la políticas y adelanta los proyectos que propondrá a partir de marzo. Trata de personas, trabajo esclavo y narcotráfico son parte de la agenda.

La primera imagen que impacta al entrar en el despacho de Gustavo Vera es un cuadro de una foto suya con el Papa Francisco. A un costado del escritorio los folletos de La Alameda reflejan la actividad de la agrupación: trata de personas, trabajo esclavo, explotación infantil y narcotráfico. Todos forman parte del pool de temas que desde marzo el nuevo legislador de UNEN llevará a la Legislatura donde aún no se debaten por “la mafiosidad y la cultura de la coima”, según le dijo a Letra P días después de asumir. “Ahora hay una persona que para la historia será más importante que San Martín, Irigoyen y Perón: se llama Papa Francisco y en su agenda tiene éstos temas”, sintetizó.

 

- ¿La participación de La Alameda en la Legislatura será como una extensión de su actividad social en la calle?

 

Nos concentraremos en temas relacionados con la prevención, con el combate, con el control, con fenómenos que tengan que ver con la mafia organizada como trabajo esclavo, narcotráfico, trata sexual e infantil. Queremos promover un programa que se base en que aquellas ramas de la economía que se mostraron más vulnerables al trabajo forzoso, como la textil y de la construcción, se sometan a un proceso de auditoría con la fiscalización de la Legislatura. Proponemos que con un período de gracia de varios meses se regularice la cadena de valores. Luego, hacer una inspección para determinar si determinada marca de ropa está libre de trabajo esclavo y aplicar sanciones si lo tienen. En los casos más extremos pediremos que dejen de operar en la Capital Federal.

 

- ¿Puede ser posible?

 

Es factible porque los niveles de ganancia que tienen las marcas de ropa superan el 30%, largamente el 6 o 7% que estipula la economía. Son ganancias obscenas que se traducen en el monopolio de las marcas y las publicidades en los principales medios de comunicación. Son las que pican en punta porque tienen un margen enorme de plusvalía en base al trabajo esclavo. Lo veo factible porque está el Papa Francisco que instaló el tema. Porque la gente lo aceptó. Y también porque quien no quiera adoptarlo será cómplice de toda esta mugre.

 

- ¿Hay un vacío de esta discusión en la Legislatura?

 

Sí, como no se trata el avance del narcotráfico en la ciudad, con un crecimiento muy grande en la zona sur.

 

- En las denuncias de La Alameda sobre trata de persona y prostitución relacionaste el tema con Mauricio Macri y su amistad con Raul Martins. ¿Pensás que el tema no se trata en la Legislatura por eso?

 

Los temas no se trataron porque la Legislatura, como muchas instituciones, está atravesada por la mafia, una cultura de la coima y del negocio. Es la misma mafia que permitió tener en la ciudad más de 400 puntos de venta de droga, más de 3000 talleres clandestinos y más de 2500 prostíbulos. Todo esto no pudiera existir sin una complicidad de los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial y la fuerza policial. No estoy acusando a nadie, pero es obvio. No puede haber semejante nivel de mafia sin una complicidad política. Esto significa aportes para las campañas políticas con los fondos de la prostitución, del narcotráfico y de las coimas que vienen de La Salada.

 

- ¿Pensás que puede haber un acompañamiento de tus colegas?

 

He tenido charlas y hay interés en avanzar en los temas, después veremos cuáles serán las limitaciones que les ponen en sus partidos. Tendrán que hacerlo porque hay una persona más importante que San Martín, Irigoyen y Perón, que se llama Papa Francisco y que tiene en su agenda los temas de la trata de personas y el narcotráfico, le guste a los muchachos o no. Lo tratan civilizadamente en el marco legislativo o seguimos movilizándonos. Yo no hago más que ser canal de esas demandas. Capital Federal podría picar en punta con la sanción de muchas leyes que le hacen falta a la sociedad.

 

- ¿A qué factores atribuís el desembarco de La Alameda al plano político?

 

Los niveles de mafiosiodad son altos y si no hacemos algo estamos cerca de parecernos a México y Colombia. Esperamos durante 11 años que la clase política hiciera algo, que tomaran estas banderas. Nosotros estábamos bien siendo una ONG prestigiosa y con reconocimiento nacional e internacional. Pero el salto a la arena política tiene que ver con la constatación que la política no tiene en agenda estos temas. La democracia no está amenazada  por los militares, corre riesgo de convertirse en cartón pintado como pasa en México.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar