Feministas irrumpieron en el Parlamento español para protestar a favor del aborto

Tres activistas irrumpieron en topless y al grito de “el aborto es sagrado” en una sesión del Parlamento español, en protesta contra el endurecimiento de la ley de interrupción del embarazo que planea aprobar el gobierno  español de Mariano Rajoy.

Las mujeres, activistas del grupo feminista internacional Femen, aparecieron cuando el ministro de Justicia español, el conservador Alberto Ruiz Gallardón, defendía su reforma desde la tribuna de la Cámara baja.

 

Las activistas llevaban escrito en sus torsos el mismo lema que gritaban desde la tribuna de invitados, “Aborto es sagrado”, y fueron desalojadas tras un breve forcejeo con los agentes de seguridad del Congreso.

 

Tras la interrupción de la sesión de control parlamentario, Gallardón retomó la palabra y expresó su indignación ante la protesta, afirmando que le extrañaba tener que escuchar “un grito tan difícil de entender como que el aborto es sagrado”, y además que los diputados de la izquierda parlamentaria “aplaudieran” esa protesta.

 

En los pasillos del Congreso, el ministro remarcó que la protesta había sido una “manifestación de falta de respeto a la soberanía popular”.

 

Las activistas fueron llevadas a la dependencia policial de la Cámara baja y pueden llegar a ser acusadas de un delito de “alteración del orden del pleno”, según la prensa española.

 

Si la alteración se considera “grave”, el Código Penal español establece penas de entre seis meses y un año de prisión, que sin antecedentes y al ser una pena menor a dos años no implicaría el ingreso a la cárcel.

 

Femen es un movimiento feminista internacional que nació hace cinco años en Ucrania para luchar contra el machismo y el patriarcado, y que fijó como “enemigos mayores” la explotación sexual, las instituciones religiosas y las dictaduras.

 

La seña de identidad de estas feministas, que realizaron diversas y sonadas acciones alrededor del mundo, es protestar con el torso desnudo.

 

Tras su primera protesta de este tipo en España, el grupo colgó un comunicado en la red social Facebook con el lema “Fuera de mi vagina”, dirigido a “los políticos e instituciones católicas de España, y especialmente a Gallardón”, a quien denuncian como un activo miembro de la secta católica “Opus Dei” y que intenta legislar sobre todas las mujeres españolas en base a su falsa moral.

 

Las activistas advierten que el “ataque al Parlamento” español es el inicio de su campaña contra la ley del aborto del gobierno del derechista PP.

 

La actual ley, aprobada por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero y vigente desde 2010, introdujo el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación y hasta la 22 en caso de riesgo de vida o salud de la mujer o anomalías del feto.

 

El proyecto del PP pretende introducir “indicaciones” para que hasta el riego de vida de la madre tenga que acreditarse y eliminar la posibilidad de interrumpir el embarazo en caso de malformación fetal, lo que supone un retroceso a la situación anterior a 1985, cuando se despenalizó el aborto en tres supuestos.

 

Uno de los puntos más controvertidos es que la ley del aborto socialista es que no exige el consentimiento de los padres de jóvenes de entre 16 y 17 años que van a interrumpir el embarazo, aunque deben ser informados.

 

La iglesia católica fue muy beligerante contra la reforma socialista, que consideró “envenenada de inmoralidad e injusticia”, pero el PP se comprometió a hacer una contrarreforma.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar