Medio Ambiente

Viviana Novelle: "Esto es un negocio. Luján no necesita un relleno sanitario"

La abogada dueña de una huerta orgánica en el terreno contiguo al predio donde se construye el centro de disposición final de residuos, carga sobre las autoridades.

Viviana Novelle es abogada y dueña de la huerta orgánica Tallo Verde, que produce en el terreno contiguo al predio donde se está construyendo la Planta de Tratamiento y el Centro de disposición final de residuos de Luján y bloqueó en la justicia el proyecto que llevan adelante el Ministerio de Medio Ambiente y las autoridades municipales con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Este es un proyecto cerrado para que gane la empresa EVASA (Empresas Verdes Argentina S.A.) como todas las adjudicaciones de otros rellenos que financió el BID, es un negocio del Gobierno nacional en Luján. El viceministro Sergio Federovisky (Medio Ambiente) miente alevosamente, está flojo de papeles. Tiene certificación del 17% de la obra, y dice que certificaron el 70%. Cobraron 431 millones de pesos y 100 mil dólares para hacer un pozo en Sucre", advirtió en una entrevista con Letra P la abogada que lleva adelante el litigio de las asambleas vecinales contra el proyecto de traslado y reconversión del basurero a cielo abierto municipal.

-¿Por qué dice que no se puede hacer un relleno sanitario en el predio de Sucre?
– Es un terreno de 80 metros de ancho. No entra el relleno ahí. No tiene lugar de amortiguación entre el relleno y el campo lindero. No está la distancia de mil metros obligatoria por ley entre la disposición final de residuos y un pozo de agua para beber, regar, o llenar las aguadas de los animales. Hay 30 pozos de agua detrás del alambre del relleno sanitario. Los chicos de la escuela toman agua contaminada. El profesional químico que hizo los análisis de suelo, dijo que esta escuela hay que cerrarla mañana. Esto es salud o negocio.

– El viceministro Sergio Federovisky dice que el proyecto está todo en regla.
– El pliego de la obra del relleno que financia el BID dice 20 años, y el terreno de Sucre puede durar hasta un máximo de siete años. Es pura voluntad política. El predio tiene protección histórica, el cambio a zonificación industrial no está convalidado por la Provincia. Tiene declaración de impacto ambiental "parcial y condicionada”. Este es un proyecto cerrado para que gane la empresa EVASA, como todas las adjudicaciones de otros rellenos que financió el BID, es un negocio del gobierno nacional en Luján. Federovisky miente alevosamente, está flojo de papeles. Tiene certificación del 17% de la obra, y dice que certificaron el 70%. Cobraron 431 millones de pesos y 100 mil dólares para hacer un pozo en Sucre. Federovisky no me va a callar. Tienen que justificar un gasto de 18 millones de dólares.

– ¿Dice que el actual proyecto no piensa en el saneamiento del basural?
– No es saneamiento, ni remediación, es un “cierre técnico de tres parcelas sobre cinco existentes”. Le tiran tierra encima y la contaminación del basural va a seguir pasando a la napa y al acuífero. No tiene aprobación ambiental. Ahí es donde están todos los barrios contaminados, de Los Santos, San Fermín, San Pedro, donde vive gente que muere de cáncer de piel, tuberculosis, problemas de piel, etc. Donde las ratas son más grandes que los perros. El ‘saneamiento’ tiene el 20% del presupuesto y el 80% de 18 millones del préstamo internacional es para obras civiles en un sitio que no entran.

–¿Cuál es la solución?
– Primero hay que cerrar el basurero a cielo abierto, que tiene contaminación alta, con cenizas hace 40 años, que son residuos peligrosos, industriales, patogénicos, están los barros de la ex curtiembre Curtarsa. Hay que hacer un proyecto nuevo que contemple los enlagunamientos del basurero y sanearlo de verdad. Hay que hacer una planta de Transferencia para los recuperadores, y no un Relleno Sanitario. Y el resto de los residuos mandarlos al Ceamse (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado). Eso es menos gasto para Luján. Cómo va a sostener Luján, en el futuro, con nuestros impuestos, una planta que se lleva treinta millones por mes, contra cinco millones que cuesta mandar al Ceamse.

– ¿La planta de transferencia dónde dice que debiera construirse?
–En el actual terreno del basural hay lugar. Una planta de transferencia cuesta 2 millones de dólares contra 18 millones de dólares que quieren gastar. La plata del BID hay que usarla en lo que realmente es el problema, que es el saneamiento del predio del basural.

– No se ven muchos vecinos protestando por la obra
– Los vecinos autoconvocados somos más de 80. El reclamo en el MICI lo firmaron 60 personas. Pero tienen miedo, nos viven amenazando, pero nos apoyamos mucho. Pongo la cara porque Federovisky no nos va a pasar por encima. Los vecinos no nos rendimos. Incluso los vecinos de Open Door ofrecieron poner un terreno alternativo.

– ¿Por ejemplo, cuál sería el terreno ideal para hacer el relleno?
– Hay una cantera activa a pocos metros del basural, la cantera que está un poquito más arriba. Pero no se trata de conseguir tierras para hacerle el negocio a Federovisky. La verdad es que no necesitamos un Relleno Sanitario. Es más barato mandar al Ceamse. Van a gastar 15 millones de dólares para que después no se pueda operar, ya pasó en Santa Fe, en Gálvez, donde el relleno está parado.

– Las autoridades dicen que no pueden sanear las lagunas del basural porque los vecinos impidieron la donación de esos terrenos.
– Nos traicionaron. Los vecinos de Open Door (Bruno Migliardo es un representante) compraron esos terrenos enlagunados del basural a Juan Chediack, -que recibió el dinero-, y se lo donaron al municipio con el compromiso de Federovisky y del intendente Boto de que no iban a usar el predio de Sucre. Pero inmediatamente hicieron la rezonificación a zona industrial de Sucre. Mintieron que no usarían Sucre. Hay 10 hectáreas dentro del basural para hacer ahí el relleno sanitario, pero Federovisky nos dijo textualmente: “no me sirven porque no llego con los tiempos”. Nos traicionaron a todos los vecinos, que hace dos años que hemos invertido tiempo y dinero para fiscalizar el proyecto que nos proponen. Todos tenemos el humo en nuestras casas.

– ¿Por qué el BID el financia un proyecto que según dice tiene tantas irregularidades?
– Porque el BID está en connivencia, es un Banco. Esto es un negocio del que participan todos. Te prestan la plata, y dicen que mientras haya papeles, ellos miran para otro lado. Me cansé de hablar con el BID, que aseguran que no fiscalizan la solución técnica, ellos prestan el dinero. Por eso nosotros hicimos la denuncia en el MICI, que es el mecanismo independiente de control del BID. Y le planteamos que el BID no puede financiar una obra que va contra la normativa argentina. Un relleno sanitario sin zona de amortiguamiento, por ejemplo. Y nuestro reclamo en el MICI avanza.

– ¿ La justicia escuchó los reclamos?
– Luego de las presiones políticas, los jueces deciden no meterse. Pasa que Federovisky le mintió al juez Armella, le presentaron la declaración de impacto ambiental condicionada, y cuando el juez pidió que la UBA haga más estudios ambientales, Nación pidió que suspenda la realización de estudios, y que permita seguir con la obra. Lo mismo le pidieron al juez Tezanos Pintos y a la Cámara de San Martín donde apelaron nuestra denuncia de parar las obras.

– Hay manifestaciones de recuperadoras del basural contra su persona
– La mayoría de los recuperadores que son del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos). Son parte del negocio. El municipio le entregó 20 millones de pesos en 2022 al MTE para que trabaje con los recuperadores. Y el MTE está excluyendo a otros genuinos trabajadores del basural que viven en el Barrio San Fermín, a los que les roban las bolsas con objetos recuperados en el propio basural. Los recuperadores del basural siguen más excluidos que antes, trabajan en la denominada “zona de sacrificio”, con todo el humo y el MTE les mezquina hasta el agua. Hay una cooperativa de recuperadores que maneja el intendente Boto “Usina Eco” que el año pasado se llevó casi 100 millones. No hay un listado de trabajadores en ningún expediente, lo manejan en secreto.

Javier Milei y Kristalina Georgieva.
Toto Caputo y el Gobierno celebraron el dato de la inflación 

También te puede interesar