TARIFAZO LIBERTARIO

El Gobierno reconfigura los subsidios con aumentos de hasta 170% en facturas de luz y gas

Caputo y Chirillo disponen un nuevo "esquema de transición" y recortes de consumos bonificados. Mayor impacto en hogares de ingresos bajos y medios.

Por medio de cuatro resoluciones de la Secretaría de Energía a cargo de Eduardo Rodríguez Chirillo; el gobierno de Javier Milei comenzó a reconfigurar el esquema de subsidios de los servicios de energía eléctrica y gas, con “cuadros tarifarios de transición” que implicarán aumentos que oscilarían entre el 10% y el 170% para usuarios residenciales.

Bajo el paraguas normativo del decreto 465/24 que habilitó la reestructuración de los regímenes de subsidios heredados del massismo; el ministro Toto Caputo y Chirillo aprobaron tres cambios tarifarios destinados a: actualizar los precios mayoristas de la electricidad y el gas; establecer un nuevo mecanismo de descuentos diferenciados y recortar los niveles de consumos bonificados.

Si bien las medidas alcanzan a usuarios residenciales, quienes estarán más afectados serán hogares de bajos recursos N2 y de la clase media N3, porque afrontarán los aumentos más elevados y perderán la mayor parte de los consumos bonificados que tenían desde agosto de 2022.

Por el lado del sector gasífero, los aumentos finales que se registrarían en las boletas residenciales van del 10% para los hogares N1 hasta un 80% para usuarios de bajos recursos N2.

Para usuarios residenciales, el nuevo precio estacional de la energía quedó fijado en $57.214 por megawatt por hora (MWh)

Quita por rango de subsidio

Para hogares de mayores ingresos agrupados en el Nivel N1, que ya venían pagando una tarifa más elevada y con un mínimo nivel de subsidio, el nuevo precio de la energía mayorista registrará una suba de 29%, llevando el valor vigente hasta ahora de $44.401 a $57.214 por MWh, con un impacto promedio del 15% en la factura final.

Hogares de ingresos bajos (Nivel 2) recibirán un subsidio equivalente al 71,9%; mientras que para a hogares de clase media (Nivel 3), la bonificación será del 55,9%.

Con esos nuevos niveles de subsidios, el precio de la energía mayorista para usuarios N2 aumentará un 439% y pasará de $2.981 a $16.074 por MWh. Esa suba tendría un impacto en la factura final del orden del 130%.

En tanto, para hogares N3, el incremento del valor mayorista de la energía llegará al a 571% y subirá de $3.756 a $25.219 por MWh, con un impacto en boletas finales del orden del 170%.

Impacto en sectores bajos y la clase media

Junto con los aumentos del precio mayorista y el nuevo esquema de subsidios, la administración mileísta introdujo dos cambios para restringir los niveles de consumos que tenían bonificados la clientela N2 y N3.

boletas.jpg
El Gobierno dispuso aumentos en las boletas de luz y gas

El Gobierno dispuso aumentos en las boletas de luz y gas

A partir de ahora, los hogares de bajos recursos N2 -que tenían la totalidad de los consumos bonificados- sólo tendrán subsidiados los primeros 350 kWh mensuales. Lo que supere ese límite será facturado al valor de la energía mayorista N1 de $57.214 por MWh, equivalente a un incremento de 1.800% con respecto a lo estaban pagando anteriormente.

Para hogares de sectores medios N2, el tope de consumo bonificado que estaba en 400 kWh mensuales se reduce 250 kWh mensuales. Por encima de ese nivel, correrá el valor mayorista N1 que representa una suba de casi 1.500% comparado con el precio de la energía subsidiada que estuvieron pagando hasta ahora.

El ajuste del gas para pasar el invierno

En el caso del servicio gasífero, el gobierno libertario resolvió incrementar el precio dolarizado del gas un 14%, pasando de u$s2,94 por millón de BTU (MMBTU) a u$s3,34 por MMBTU.

Ese precio pleno es que el abonarán los hogares N1, mientras que para los hogares N2 regirá una bonificación del 64% y pagarán el equivalente al 36% del nuevo precio del gas en boca de pozo. En tanto, para los sectores medios N2, la bonificación inicial será del 55%, pasando a pagar el equivalente al 45% del nuevo precio dolarizado del gas.

El traslado de esos ajustes generará en las facturas finales los siguientes aumentos con respecto a las boletas actuales:

  • Entre 8% y 10% para usuarios residenciales N1.
  • Un promedio de 80% para los hogares N2.
  • Alrededor de 70% para los sectores medios N3.

Al igual que en el servicio eléctrico, las autoridades energéticas también procedieron a recortar los consumos bonificados. Hogares N2, que no tenían ningún límite, pasan a tener los mismos topes de consumos subsidiados concedidos a los N3, los cuales varían mensualmente y según las zonas geográficas. Los consumos que excedan los techos bonificados establecidos para cada lugar, se abonarán al valor pleno del gas que rige para hogares N1.

Diego Chaher fue quien ordenó el cierre de la agencia Télam.
presidente offshore: milei viajara a italia para la cumbre del g7

También te puede interesar