X
La intendenta PJ de Unidad Ciudadana, había solicitado al gobierno, por el caso de un centro de salud cuyo edifico está en proceso de remate. “Jamás tuvimos respuesta” dijo la jefa comunal.
Redacción 24/08/2017 12:57 PM

En el inicio de su actividad ordinaria el Concejo Deliberante de La Matanza, votó por unanimidad la ordenanza que declara de interés público y sujeto a expropiación, el edificio donde funciona el Centro de Medicina Física y Rehabilitación (CEMEFIR).

Esta decisión fue remitida al ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, y a las cámaras de Senadores y Diputados, para solicitar que se apruebe una ley que ratifique la expropiación del inmueble.

La intención de la intendenta, Verónica Magario, impulsora de la propuesta, era impedir que el inmueble sea rematado, ya que se encuentra en ese proceso judicial.

Cuatro meses después del pedido, la jefa comunal del peronismo, partícipe de Unidad Ciudadana, reclama que la gobernadora, María Eugenia Vidal, no ha atendido ese pedido.

“La Ordenanza que se aprobó por unanimidad fue comunicada a la Gobernadora a través del Ministerio de Gobierno, y a los Presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores de la Provincia. A partir de allí la gobernación debía tratar la expropiación en forma inmediata. El Ministerio de Gobierno es el canal institucional que tienen todos los Municipios de la Provincia para realizar este tipo de peticiones. Y nosotros jamás tuvimos respuesta”, aseguró la intendenta.

Y detalló que el CEMEFIR es un centro que atiende de forma gratuita a más de siete mil pacientes, y se solventa con fondos municipales.

“El Municipio ha garantizado y seguirá garantizando a todos los médicos y pacientes del CEMEFIR que ese centro de rehabilitación, donde se atiende mucha gente con capacidades diferentes de distintos Municipios de la Provincia, va a seguir funcionando en el edificio en el que está, porque son las instalaciones adecuadas para ese fin y siempre vamos a defender el bienestar y los intereses de la gente” aclaró la jefa comunal.

El reclamo de Magario, se instala como un nuevo capítulo de la mala relación que la intendenta del municipio más poblado de la Provincia, tiene con la gobernadora bonaerense.

Desde el inicio de la gestión de Cambiemos, el vínculo entre Vidal y Magario fue distante, y no pasó mucho tiempo hasta que se transformó en confrontación directa.

 

 

A través de sus ex aliados del GEN, el Partido que comanda Margarita Stolbizer, la mandataria había promovido el debate por la división territorial de La Matanza.

Y había comandado al presidente de la Cámara Baja, Manuel Mosca (por entonces Vice del cuerpo) a recorrer junto a legisladores y otros funcionarios, el municipio de la tercera sección.

La idea era hacer pie en una comuna donde Cambiemos no había podido ingresar, apabullada por el peso electoral del peronismo.

Para fines de 2016 la estrategia había hecho agua, dando paso a una pelea más directa. Magario, y su antecesor y jefe del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, comenzaron a reclamar por la supuesta discriminación de Vidal con su comuna.

Un hecho que en las formas, fue dejado en evidencia por la intendenta, todas las veces que el Presidente, Mauricio Macri y la gobernadora, visitó el municipio para inaugurar alguna obra.

En esas oportunidades, la jefa comunal del peronismo, quedaba relegada a un segundo y hasta un tercer plano, detrás de los funcionarios invitados por el Presidente.

 

 

La Matanza es el distrito clave para la elección legislativa, y en las PASO demostró la potencia que conserva el peronismo y la figura de Cristina Fernández de Kirchner, candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana.

Allí, CFk obtuvo el 46,73 por ciento de los votos, sobre el 24,49 obtenido por Cambiemos.

 

 

 

 

Sigue la pelea en La Matanza: Magario reclama a Vidal que apure una expropiación

La intendenta PJ de Unidad Ciudadana, había solicitado al gobierno, por el caso de un centro de salud cuyo edifico está en proceso de remate. “Jamás tuvimos respuesta” dijo la jefa comunal.

En el inicio de su actividad ordinaria el Concejo Deliberante de La Matanza, votó por unanimidad la ordenanza que declara de interés público y sujeto a expropiación, el edificio donde funciona el Centro de Medicina Física y Rehabilitación (CEMEFIR).

Esta decisión fue remitida al ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, y a las cámaras de Senadores y Diputados, para solicitar que se apruebe una ley que ratifique la expropiación del inmueble.

La intención de la intendenta, Verónica Magario, impulsora de la propuesta, era impedir que el inmueble sea rematado, ya que se encuentra en ese proceso judicial.

Cuatro meses después del pedido, la jefa comunal del peronismo, partícipe de Unidad Ciudadana, reclama que la gobernadora, María Eugenia Vidal, no ha atendido ese pedido.

“La Ordenanza que se aprobó por unanimidad fue comunicada a la Gobernadora a través del Ministerio de Gobierno, y a los Presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores de la Provincia. A partir de allí la gobernación debía tratar la expropiación en forma inmediata. El Ministerio de Gobierno es el canal institucional que tienen todos los Municipios de la Provincia para realizar este tipo de peticiones. Y nosotros jamás tuvimos respuesta”, aseguró la intendenta.

Y detalló que el CEMEFIR es un centro que atiende de forma gratuita a más de siete mil pacientes, y se solventa con fondos municipales.

“El Municipio ha garantizado y seguirá garantizando a todos los médicos y pacientes del CEMEFIR que ese centro de rehabilitación, donde se atiende mucha gente con capacidades diferentes de distintos Municipios de la Provincia, va a seguir funcionando en el edificio en el que está, porque son las instalaciones adecuadas para ese fin y siempre vamos a defender el bienestar y los intereses de la gente” aclaró la jefa comunal.

El reclamo de Magario, se instala como un nuevo capítulo de la mala relación que la intendenta del municipio más poblado de la Provincia, tiene con la gobernadora bonaerense.

Desde el inicio de la gestión de Cambiemos, el vínculo entre Vidal y Magario fue distante, y no pasó mucho tiempo hasta que se transformó en confrontación directa.

 

 

A través de sus ex aliados del GEN, el Partido que comanda Margarita Stolbizer, la mandataria había promovido el debate por la división territorial de La Matanza.

Y había comandado al presidente de la Cámara Baja, Manuel Mosca (por entonces Vice del cuerpo) a recorrer junto a legisladores y otros funcionarios, el municipio de la tercera sección.

La idea era hacer pie en una comuna donde Cambiemos no había podido ingresar, apabullada por el peso electoral del peronismo.

Para fines de 2016 la estrategia había hecho agua, dando paso a una pelea más directa. Magario, y su antecesor y jefe del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, comenzaron a reclamar por la supuesta discriminación de Vidal con su comuna.

Un hecho que en las formas, fue dejado en evidencia por la intendenta, todas las veces que el Presidente, Mauricio Macri y la gobernadora, visitó el municipio para inaugurar alguna obra.

En esas oportunidades, la jefa comunal del peronismo, quedaba relegada a un segundo y hasta un tercer plano, detrás de los funcionarios invitados por el Presidente.

 

 

La Matanza es el distrito clave para la elección legislativa, y en las PASO demostró la potencia que conserva el peronismo y la figura de Cristina Fernández de Kirchner, candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana.

Allí, CFk obtuvo el 46,73 por ciento de los votos, sobre el 24,49 obtenido por Cambiemos.