X
“Quiero defender a cada uno de los padres, niños y abuelos no sólo de la provincia, sino de todo el país”, afirmó la matancera en un acto en La Plata. Pedido de unidad y mensaje a Randazzo.
Redacción 10/06/2017 09:29 PM

 

En el acto organizado este sábado por la tarde por el ex ministro de Justicia Julio Alak en La Plata, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, lanzó un mensaje que reavivó las especulaciones en torno a una eventual candidatura suya en las próximas elecciones legislativas: “Quiero defender a cada uno de los padres, niños y abuelos no sólo de la provincia, sino de todo el país”, enfatizó.

Si bien en su entorno negaron a Letra P la posibilidad de una postulación en esta rueda electoral, en las instalaciones del club Atenas platense esa frase, que expandía sus intenciones políticas por fuera de los límites del territorio matancero, no pasó desapercibida y reabrió las dudas sobre cuál será el rol de la dirigente en los comicios venideros, en un contexto donde aparece como eventual sustituta de Cristina Fernández de Kirchner en caso de que la ex presidenta no se presente como candidata en las legislativas.

Con un marcado tono de campaña, Magario arrancó arengando a los miles de militantes que asistieron al acto: "Como dijo Eva Perón: Volveremos y seremos millones". En un microestadio donde fue predominante la presencia de organizaciones sindicales, la jefa comunal matancera aseveró: “Después del gobierno de Perón del 45 al 55, el primer gobierno peronista que recuperó la independencia económica, la soberanía política y la justicia social fue el de Néstor y Cristina”.

Tras una larga reivindicación de los gobiernos K, se encargó de apuntar los cañones hacia la administración macrista: "Hace un año y medio que tenemos un Presidente que gobierna para los ricos". Así, se enfocó en la crisis social: “En La Matanza hay 26 mil desocupados más, en todos los barrios se cierran talleres y fábricas. Otra vez hambre y desocupación”.

“En esta elección hay que convocar al conjunto del pueblo argentino para darles un escarmiento y decirles basta a Macri y Vidal”, enfatizó para ir por más ante el cántico “Vamos a volver” de la militancia: “No me caben dudas de que a este gorilaje lo vamos a sacar con las urnas”.

Dicho esto, Magario se enfocó en el panorama interno del peronismo, enviando un mensaje solapado a Florencio Randazzo: “El movimiento Nacional Justicialista no puede dividirse. Tiene que unirse para luchar contra el enemigo.

Cada uno de los dirigentes tiene que estar a la altura de lo que el pueblo nos demanda”.

Previamente, el anfitrión del encuentro, el ex ministro de Justicia y otrora intendente de La Plata, Julio Alak, emitió un discurso marcadamente peronista, reivindicando todos los iconos del espacio y "plenamente " a los gobiernos de “Néstor y Cristina, que dejaron un país soberano y desendeudado".

"Contra la vieja estrategia del poder económico de dividir y reinar, la respuesta es la unidad del movimiento Nacional justicialista", subrayó el dirigente platense para llamar a "dejar de lado las ambiciones personales para poder luchar contra este gobierno neoliberal que somete al pueblo al hambre y la exclusión".

"El desafío es la unidad de la militancia para que presione desde las bases a la dirigencia", clamó Alak, quien viene trabajando desde el año pasado para recuperar terreno en el peronismo local.

Magario y una frase que sembró la duda sobre una posible candidatura

“Quiero defender a cada uno de los padres, niños y abuelos no sólo de la provincia, sino de todo el país”, afirmó la matancera en un acto en La Plata. Pedido de unidad y mensaje a Randazzo.

 

En el acto organizado este sábado por la tarde por el ex ministro de Justicia Julio Alak en La Plata, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, lanzó un mensaje que reavivó las especulaciones en torno a una eventual candidatura suya en las próximas elecciones legislativas: “Quiero defender a cada uno de los padres, niños y abuelos no sólo de la provincia, sino de todo el país”, enfatizó.

Si bien en su entorno negaron a Letra P la posibilidad de una postulación en esta rueda electoral, en las instalaciones del club Atenas platense esa frase, que expandía sus intenciones políticas por fuera de los límites del territorio matancero, no pasó desapercibida y reabrió las dudas sobre cuál será el rol de la dirigente en los comicios venideros, en un contexto donde aparece como eventual sustituta de Cristina Fernández de Kirchner en caso de que la ex presidenta no se presente como candidata en las legislativas.

Con un marcado tono de campaña, Magario arrancó arengando a los miles de militantes que asistieron al acto: "Como dijo Eva Perón: Volveremos y seremos millones". En un microestadio donde fue predominante la presencia de organizaciones sindicales, la jefa comunal matancera aseveró: “Después del gobierno de Perón del 45 al 55, el primer gobierno peronista que recuperó la independencia económica, la soberanía política y la justicia social fue el de Néstor y Cristina”.

Tras una larga reivindicación de los gobiernos K, se encargó de apuntar los cañones hacia la administración macrista: "Hace un año y medio que tenemos un Presidente que gobierna para los ricos". Así, se enfocó en la crisis social: “En La Matanza hay 26 mil desocupados más, en todos los barrios se cierran talleres y fábricas. Otra vez hambre y desocupación”.

“En esta elección hay que convocar al conjunto del pueblo argentino para darles un escarmiento y decirles basta a Macri y Vidal”, enfatizó para ir por más ante el cántico “Vamos a volver” de la militancia: “No me caben dudas de que a este gorilaje lo vamos a sacar con las urnas”.

Dicho esto, Magario se enfocó en el panorama interno del peronismo, enviando un mensaje solapado a Florencio Randazzo: “El movimiento Nacional Justicialista no puede dividirse. Tiene que unirse para luchar contra el enemigo.

Cada uno de los dirigentes tiene que estar a la altura de lo que el pueblo nos demanda”.

Previamente, el anfitrión del encuentro, el ex ministro de Justicia y otrora intendente de La Plata, Julio Alak, emitió un discurso marcadamente peronista, reivindicando todos los iconos del espacio y "plenamente " a los gobiernos de “Néstor y Cristina, que dejaron un país soberano y desendeudado".

"Contra la vieja estrategia del poder económico de dividir y reinar, la respuesta es la unidad del movimiento Nacional justicialista", subrayó el dirigente platense para llamar a "dejar de lado las ambiciones personales para poder luchar contra este gobierno neoliberal que somete al pueblo al hambre y la exclusión".

"El desafío es la unidad de la militancia para que presione desde las bases a la dirigencia", clamó Alak, quien viene trabajando desde el año pasado para recuperar terreno en el peronismo local.