12|9|2022

El gremialista del campo que tensa, pero no corta

12 de septiembre de 2022

12 de septiembre de 2022

El presidente de la Rural va por la reelección. Endureció su discurso, pero mantiene el diálogo y vende construcción política con el empresariado del agro.

ROSARIO (Corresponsalía) La Sociedad Rural (SRA) va a las urnas el 22 de septiembre. Luego de más de un año de gestión, el actual presidente, quien se define como gremialista, Nicolás Pino buscará la reelección, mientras que el cordobés Alejandro Ferrero intentará recuperar la entidad en manos de Unidad y Acción. Las elecciones llegan en un clima de tensión con acusaciones cruzadas. En este marco, el candidato que busca la reelección se esfuerza por desmarcarse de los discursos opositores.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Pino nació en 1964 y es productor ganadero. Sus principales actividades se desarrollan en un campo de cría en General Alvear, un feedlots en Entre Ríos y una empresa comercializadora de carne. Su relación con el campo viene de familia y siempre que puede resalta esa herencia de entusiasmo por la hacienda. En la Sociedad Rural Argentina (SRA) comenzó de muy joven, a los 22 años. 

 

El productor agropecuario hizo carrera dentro de la entidad. Al poco tiempo de ingresar, a través del entonces presidente Guillermo Alchourron, que era amigo de su padre, llegó a ser comisariato de la Exposición Rural, área que se encarga de que todo funcione durante el evento. Su actividad gremial se forjó cuando fue director de la Sociedad Rural de Olavarría. Su trabajo dentro de la entidad y a través de su construcción se acercó a la comisión directiva.

 

En un principio fue secretario de la gestión de Hugo Biolcati y luego vicepresidente segundo, en el período de Luis Miguel Etchevehere. A lo largo de su paso por la entidad, forjó una amistad importante con el exministro de Macri, que hasta el momento se mantiene. Pino es un dirigente rural que sostiene que siempre debe haber diálogo. A pesar de que se esté en el peor momento, entiende que es lo último que se debe romper porque luego no hay vuelta atrás. Sus declaraciones contra el Gobierno fueron in crescendo en las últimas semanas. Sin embargo, faltar a una convocatoria de reunión no está en los planes. 

 

El candidato a la reelección solo tuvo un poco más de un año de liderazgo a raíz de la postergación de las elecciones en 2020. Llegó a la conducción de la entidad con los votos justos, en una elección muy pareja. Desde ese momento buscó tender puentes en su armado para garantizar su reelección. En primer lugar, quiso que se reconozcan sus dos años de mandato, pero nunca logró que se trate en las asambleas. 

 

Sin embargo, Pino mostró cintura para evitar que haya internas en las elecciones de consejeros en 2021. Asumió en junio, en pleno conflicto por el cierre de las exportaciones de carne, y a los tres meses hubo nuevamente comicios. En ese momento negoció y acordó una lista única, como muestra de su construcción política.

 

Al candidato a la reelección le gusta estar cerca del hombre y mujer de campo. Su lema es que donde haya un productor, Pino y la SRA van a estar. En la gestión recorrió 200.000 kilómetros. Durante su mandato buscó “limpiar” de los lugares que ocupa la SRA en diferentes organizaciones a quienes no responden a su espacio. La última jugada resonante fue la salida de Santos Zuberbühler como representante de la entidad en el Consejo Directivo del INTA.

 

Este año Pino mantuvo reuniones con legisladores y legisladoras de diferentes partidos políticos, aunque mantiene una relación más cercana con el macrismo. Eloisa Frederking, secretaría de la SRA, fue la encargada de articular dichos encuentros, que le permitieron al dirigente rural imponer una agenda en el Congreso sobre las retenciones.

 

Pino llegó en 2021 a Movimiento Compromiso Federal con una estructura conformada, que perdió en 2018. La participación de Marcos Pereda Born como candidato a vicepresidente de Pino le dio continuidad al espacio. Pereda Born es descendiente de la familia que fundó Bunge & Born, dueño del grupo Bermejo. Además, es uno de los principales aportantes a la campaña de María Eugenia Vidal en 2019 y acompañará nuevamente a Pino en la fórmula.

 

La construcción de esta dupla le permitió al actual presidente acercarse al sector empresarial de la Argentina. Sumó a la SRA al Consejo Agroindustrial Argentino, aunque luego decidió retirarse. Sin embargo, la entidad fue ocupando otros espacios de relevancia, como el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur y la Organización Mundial de Agricultores. Esta posibilidad de convocatoria le permitió, cuando el diálogo estuvo empantanado con el entonces ministro de Agricultura Julián Domínguez, convocar a la cadena agroindustrial para realizar un reclamo en conjunto. 

 

De esta manera, Pino busca ser reelecto con el apoyo del sector empresario. El dirigente rural se muestra con discurso duro, pero siempre abierto al diálogo. Que se doble, pero no se quiebre.