13|9|2022

Minimalismo y consenso, la receta (en suspenso) de Batakis para surfear la crisis

27 de julio de 2022

27 de julio de 2022

Sin grandes anuncios, apuesta a medidas de efectos puntuales con acuerdo interno, como el dólar-soja. El mercado mantiene la alerta de devaluación.  

Ajeno a los rumores y presiones para un nuevo cambio de timón en el gabinete, la tríada económica de Silvina Batakis, Miguel Ángel Pesce y Daniel Scioli trazó un plan de corto plazo, para intentar dejar atrás los chispazos que mantuvieron en vilo al Frente de Todos: mostrar pequeños gestos de coordinación en las medidas conjuntas para disipar la crisis. El paso intermedio del dólar-soja que anunció el miércoles el Banco Central, bajo la promesa de que no habrá una devaluación, pretende ser la moneda corriente del trío, en el medio del debate de ideas sobre la necesidad de engordar reservas, atacar la inflación y evitar nuevos traspiés que perjudiquen a la ecuación electoral.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La apuesta es transformar la "fortaleza" que logró Batakis en su paso por Washington, con guiño incluido del FMI y el retorno a una tensa calma financiera. La ministra de Economía tuvo un regreso demorado por cuestiones aeronáuticas, en una jornada en la distintas tribus del oficialismo aprovecharon para aumentar la presión sobre Alberto Fernández por más cambios.

 

En paralelo, la señal hacia el mercado del gabinete económico pretendía ser tajante, al punto de convertirse en un arma de doble filo: la economía volvió a estar bajo el control de la política. Por eso es que Batakis peregrinó repitiendo el respaldo político del FdT a la estrategia que llevó a Estados Unidos: “Estamos en una coalición de gobierno, y dentro de esa coalición hay un equilibrio, que efectivamente está dado para que podamos implementar estas medidas y vayamos desarrollando todo lo que tenemos que desarrollar para calmar un poco a la economía argentina”, evangelizó

 

Sin embargo, desde el mercado creen que la incertidumbre cambiaria continúa latente, a pesar del gesto del BCRA. El presidente de la Alyc Patente de Valores, Santiago López Alfaro, sostuvo que "ante la escasez de dólares y una brecha del 150%, nadie liquidará". "El tipo de cambio argentino está muy apreciado en términos reales, porque todas las monedas del mundo devaluaron en torno al dólar y la Argentina lo hizo el año pasado sólo a un ritmo del 1% mensual. Eso se nota en la balanza comercial y en la de servicios", sostuvo.

 

Según la mirada de López Alfaro, consultado por Letra P, "una devaluación atada a un plan le permitirá al Gobierno llegar con aire a las elecciones". De lo contrario, dijo que "será difícil llegar al control de la situación". Con esa mirada coinciden otros analistas del mercado, que huelen una sostenida demanda de dólares, formales e informales, que presionarán sobre el tipo de cambio, y que le subirán la vara al BCRA en su decisión de no depreciar la moneda local, más allá de la planificación.

 

"Estamos en una pulseada para ver si vamos a devaluar o no y nosotros no vamos a devaluar porque eso sería empobrecer a la gente", prometió este miércoles el Presidente, en dialogo con C5N. No obstante, a presión devaluatoria volvió a mostrar señales de actividad el mismo día. Tanto el dólar blue, que subió tres pesos y cerró a $ 326, como las cotizaciones financieras, se mantuvieron al alza y en valores máximos. La alta demanda de divisas para pagos del sector energético, obligó al Banco Central a vender 130 millones de dólares, "donde la demanda de divisas para energía superó largamente los 150 millones". La asistencia del BCRA al mercado cortó una racha de dos días de acumulación de reservas cercana a los 100 millones de dólares.

 

El duro diagnóstico que Batakis expuso ante funcionarios y mandatarios locales, primero, y luego ante el FMI e inversores internacionales, generó "incertidumbre" en el mercado, según fuentes consultadas por este medio. La duda es sobre la capacidad de intervención del Banco Central. Sin embargo, cerca de Pesce dejaron claro que "la entidad tiene la fortaleza para enfrentar con holgura cualquier intento de corrida cambiaria". "Lo que dijo la ministra está destinado al gasto público, como mensaje interno. Nunca dijo que las arcas del país estaba quebradas", aclaró la fuente consultada.

 

"El instrumento que lanzó ayer el BCRA para productores de soja se espera que empiece a tener efecto dentro de algunas jornadas, iniciando el proceso de venta, que luego se traducirá en la liquidación de divisas en el mercado de cambio. Según los procesos industriales, desde la venta del grano son unos 45 días hasta su impacto en el mercado", señalaron fuentes del mercado consultadas por Letra P.

 

La decisión del gabinete económico de avanzar en medidas con un "total consenso interno" quedó reflejada en la creación de la nueva herramienta que puso a disposición el BCRA para apurar la liquidación de la soja retenida en las silobolsas. Según pudo reconstruir Letra P de ese recorrido, el nacimiento estuvo a partir de la inquietud del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, ante los reclamos del campo. Allí fue que Pesce diseñó el "dólar-soja" y lo hizo circular en la mesa chica económica, con el objetivo de que cosechar el aval político de los socios principales del FdT. Incluso, la propia Batakis revisó la medida desde Estados Unidos.

 

"Domínguez acompañó con los instrumentos técnicos del Ministerio, pero la decisión fue del BCRA y de Economía", señalaron fuentes de la cartera agropecuaria consultadas por este medio. La estrategia de consenso tiene, sin embargo, el límite de la decisión inicial: mientras en el Central repitieron el éxito del apoyo de todo el arco oficialista, por debajo algunos funcionarios dejaban dudas sobre su efecto: "Lo veremos caminar. Uno espera que funcione".