08|8|2022

Cristinizado, Guzmán visita al Círculo Rojo que pagará la renta inesperada

06 de junio de 2022

06 de junio de 2022

Después de presentar el proyecto de ley en medio del off-gate, el ministro les hablará a los principales empresarios en un evento de AEA. Fernández sale por TV.

Martín Guzmán enfrentará el martes al mediodía a los dueños de las empresas que deberán pagar el impuesto de la renta inesperada, un proyecto que 20 horas atrás anunció junto al presidente Alberto Fernández, a la espera de un aval del Congreso que, a priori, asoma complicado. La presentación en sociedad se realizó en medio del off-gate, que eyectó del gabinete a Matías Kulfas, y mostró un costado más belicoso del ministro de Economía frente a los dueños de las firmas argentinas. La iniciativa ya cuenta con el rechazo de las grandes cámaras gremiales-empresarias del país, aunque por el texto solo estén afectados los tanques del sector privado.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Si bien el funcionario cerrará la jornada por los 20 años de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el jefe de Estado también hará acto de presencia: dejó grabado el mensaje que será emitido en la apertura del cónclave del Círculo Rojo. Lo escucharán Alfredo Coto, dueño de los hiper y supermercados Coto; Luis Pagani, de la alimenticia Arcor; Héctor Magnetto, del grupo de medios Clarín; Martín Migoya, de los unicornios de Globant; y Paolo Rocca, mandamás del poderoso grupo Techint, justo el destinatario del reclamo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por la producción de chapa producida en Brasil y que se destinará al gasoducto Néstor Kirchner. Fueron ese reproche el que, carambola mediante, sentenció la salida de Kulfas. 

 

El plan de gravar a las ganancias generadas como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania no es novedosa: había sido anunciada por Guzmán a mediados de abril. En ese momento, se lo leyó como una respuesta a pedir del kirchnerismo, que había criticado las debilidades del plan macroeconómico surgido del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con metas de achique del gasto fiscal en medio de una crisis de salarios generado por la disparada de la inflación del 6,7% de febrero. Un gesto en la antesala de la interna a cielo abierto. 

 

Si bien el Presidente dijo que se había "atrasado unos días", porque se pensaba presentar a fines de mayo, en Economía calculaban recién tener lista la iniciativa en los últimos días de junio. El apuro del anuncio pareció tener un doble objetivo: sacar de la tapa de los diarios el conflicto interno que desató las críticas de Kulfas al kirchnerismo energético por la obra del gasoducto y, por  el otro, mostrar a un Ministerio de Economía con un oído más atento a los reclamos de CFK y de sus aliados. El auditorio con presencias K fue celebrado en la Casa Rosada con un gesto de paz

 

Guzmán les explicará a los integrantes del establishment la necesidad de aportar con el nuevo impuesto. Fuentes del Palacio de Hacienda recordaron a Letra P que ya lo hizo ante el denominado "Círculo Morado" del Grupo Llao Llao, e incluso en otros foros empresarios, por lo que es "muy probable" que insista con esos conceptos frente a AEA. A modo de prólogo, los empresarios ya anunciaron que resistirán a la iniciativa y prometen poner a disposición todo el poder de lobby necesario para frenarla en el Congreso. Así lo habían adelantado, cuando lo habían tildado de "inútil" y "para la tribuna".

 

Fuentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), consultadas por Letra P, adelantaron que peregrinarán por los despachos de la Cámara de Diputados para garantizar que los votos no le alcancen al oficialismo y dejar en letra muerta a la renta inesperada. Uno de los argumentos que esgrimen desde la central fabril es un presunto impacto indeseado en las pymes, debido a que aquellas que se inscriben en el tramo II, con facturación de hasta $1.200 millones, iban a quedar gravadas, Sin embargo, la iniciativa habla de ganancias por encima de los $1.000 millones.

 

"Es cierto que no afecta a las pymes, solamente a las más grandes de las grandes, que son las que van a patalear", admitió un empresario que no será afectado, si llega a ser aprobado, por el impuesto. Sin embargo, desde la UIA aclararon que otra es la línea oficial: "Nuestra posición es que no queremos más impuestos", señaló un integrante de la mesa de conducción que acompaña al presidente Daniel Funes de Rioja. El mismo empresario, igual, se sinceró: "No tenemos información, por lo tanto no hemos estudiado la propuesta del gobierno".

 

El mundo empresario que estará reunido este martes, desde las 9, en el Sheraton Hotel de Retiro, sin presencia de mujeres, buscará condicionar los movimientos del ministro Guzmán. Según pudo saber Letra P, los millonarios del país quieren hacer valer el puente de diálogo que el jefe del Palacio de Hacienda jugó para contrarrestar las formas del kirchnerismo. La salida de Roberto Feletti del gobierno, en donde ejecutaba medidas "duras" para controlar la inflación, fue una señal para el Círculo Rojo, que ve la necesidad del economista de tener el respaldo del sector privado para calmar las expectativas de subas de precios. Tanto Rocca como Pagani visitaron a Alberto Fernández en los últimos tiempos. Esas reuniones generaron malestar en el kirchnerismo, que pidieron tener mano dura con los empresarios que remarcaban sus precios.

 

En la vereda de enfrente, empresas más pequeñas salieron a respaldar la propuesta. El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, sostuvo: "Es un oxígeno para el gobierno porque servirá para darle sustentabilidad para varios sectores que requieren financiamiento, tanto para el sector productivo como para lo social. Es una buena medida que volverá con generación de empleo".