PASO 2021

Una pelea sin código: el acuerdo que vendió JxC es apenas una tregua

El encuentro para plasmar un reglamento de no agresión interna solo alcanzó para acordar un alto el fuego en medio de la ofensiva de la UCR contra el PRO.

La reunión urgente de la Mesa Nacional de JxC convocada para acordar un código de convivencia entre sus socios terminó con una "tregua" que no alcanzó a convalidar la idea de reglamentar su funcionamiento interno. La escena fue virtual y contó con los representantes de cada espacio, pero desnudó que los niveles de acuerdo sólo llegan a controlar las tensiones en forma provisoria a partir de la nueva pelea de fondo entre el gobernador jujeño, Gerardo Morales, y el jefe de Gobierno porteño,  Horacio Rodríguez Larreta

 

El cacique radical no participó del encuentro pero se encargó de desautorizar la idea del "código" que estaba preparando la titular del PRO, Patricia Bullrich. También contaba inicialmente con la ayuda del diputado nacional Alfredo Cornejo, que preside el Comité Nacional del partido. "No comparto eso del código de convivencia, las cosas se hablan, se da la palabra y se cumple. El tema de los globitos y el bailecito pasó y no llegamos a nada, con eso no alcanza", disparó Morales este lunes, dentro de un recorrida mediática donde también confirmó que buscará pelear por la presidencia del partido en diciembre, cuando vence el mandato de Cornejo. 

 

Con esas declaraciones, Morales limó a Cornejo, pero también apuntó a Rodríguez Larreta para reflejar el malestar de los dirigentes del partido por las críticas del PRO contra el médico Facundo Manes, que encabeza la lista de precandidatos a diputados nacionales por la Provincia de Buenos Aires de la UCR. "No tenemos dudas que toda la ofensiva contra Facundo la movió Rodríguez Larreta. Con (Elisa) Carrió pasó lo mismo, ella habla por Horacio y no les vamos a dejar pasar esa opereta", bramó un dirigente radical del interior que se niega a justificar las críticas del PRO y de la CC, aunque Manes disparó la semana pasada dos dardos que los pusieron en pie de guerra. Primero dijo que esperaba que en la campaña de Santilli no se utilizaran fondos de los porteños y poco después aseguró que Carrió le propuso la vicepresidencia en 2015. 

 

La acusación velada sobre malversación de fondos del gobierno porteño originaron una dura advertencia del PRO y una ronda de respuestas virulentas. Las alusiones a Carrió derivaron en una posible demanda por "daño moral" que presentará la fundadora de la Coalición Cívica contra Manes para que se rectifique. Ante las consultas de este portal, cerca de Carrió no precisaron si dejará sin efecto la demanda, pero la exdiputada reclama que "Manes deje de mentir". 

 

El compromiso de no mentir es parte del decálogo que llevó a la reunión Bullrich. Ese punto es impulsado para contener la bronca de Carrió, pero cayó como una piedra en el radicalismo porque consideraron que los ridiculizaba. “No mentiré ni mantendré reservas respecto de mis propias ideas o de las acciones que proyecto para el caso de resultar elegido. Me comprometo a la verdad, que tiene valor por sí misma y es fuente de toda confianza”, rezaba el texto, según reprodujo el portal Infobae. La iniciativa no prosperó porque buena parte de la UCR lo considera innecesario, aunque Cornejo era otro de los impulsores del código de convivencia que fue duramente cuestionado por sus correligionarios y también por el larretismo. 

 

La virulencia en el arranque de la campaña preocupa a los socios opositores. Este fin de semana, el macrismo apuntó a mostrar juntar a Bullrich y a la exvicegobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que ahora es primera precandidata a diputada nacional por la Capital. Uno de los temas que genera alarma en el PRO, es el nivel de rechazo que tiene Vidal por la interna irresuelta con Bullrich, que derivó en que la titular del PRO resignara su candidatura.

 

Ese giro empeoró la performance de Vidal, porque un sector del voto duro del partido amarillo consideran a la exgobernadora y al alcalde como los responsables de postergar a Bullrich. “Tenemos que entender que hay millones de argentinos que hoy nos votan porque quieren votar a la República, que es nuestra verdadera candidata, porque quieren votar por el trabajo, por la educación y porque no haya más populismo. Si en un amistoso nos pegamos patadas entre nosotros, después no vamos a tener jugadores para pelear contra nuestros rivales de verdad”, insistió la exministra en una entrevista que compartió con Vidal en La Nación +. 

 

El PRO ofrendó esos gestos en la reunión de este lunes, como una muestra práctica del decálogo que finalmente fue rechazado. En su lugar, la alianza difundió un comunicado donde quedó en evidencia que el principal acuerdo gira en torno a confrontar con el Gobierno. "El verdadero adversario en los comicios es el oficialismo, que ha estancado a nuestro país en materia económica, social y educativa", sentenció el texto donde repasaron los principales puntos de choque con el peronismo.

 

En esa línea, el texto apunta que "todos los legisladores que resulten electos por JxC se comprometen a hacer cumplir los preceptos constitucionales que hacen al sistema democrático, la independencia de la justicia, la transparencia y el federalismo", a la vez que rechaza la ley de modificación del Ministerio Público Fiscal y la de Reforma de la Justicia. El pronunciamiento, que también cuestiona la política oficial económica, sanitaria e internacional, insiste en señalar que es "imprescindible establecer un modelo que recupere la presencialidad en las escuelas y que garantice la inclusión" y en materia de seguridad reclamaron que "debe despojarse de la concepción ideológica que le impone el Gobierno" y que no haya "contemplaciones con los delincuentes". 

 

En el encuentro participaron Vidal, Bullrich, Rodriguez Larreta, el expresidente Mauricio Macri, que se conectó desde Zurich (Suiza), el presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, el jefe de bloque macrista en el Senado, Humberto Schiavoni, su par radical Luis Naidenoff, el excandidato a vice Miguel Pichetto y dos de los tres jefes de JxC en Diputados: Juan Manuel López, de la Coalición Cívica y Mario Negri, de la UCR. 

 

José Emilio Neder, senador Santiago del Estero.
guerra de guerrillas en la madre de todas las batallas

También te puede interesar