26|11|2021

Voto migrante: JxC y el FdT buscan la llave del nuevo tesoro porteño

14 de agosto de 2021

14 de agosto de 2021

El padrón de personas extranjeras residentes en la Ciudad sumó casi 400 mil votantes. Aparato oficial, equipos peronistas y foco en el sur. 4S, fecha clave.

Las elecciones porteñas estrenarán este año un cambio del código electoral que significó el ingreso de casi 400.000 personas al padrón de votantes en condiciones de sufragar. Desde estos comicios, quienes hayan nacido en el extranjero, vivan en la Ciudad de Buenos Aires y sean mayores de 16 años no deberán inscribirse en un registro especial, sino que quedarán en el padrón automáticamente si tienen la residencia permanente en el país. El cambio implica un nuevo desafío para las campañas electorales de todas las fuerzas políticas que disputen elecciones para las comunas, la Legislatura y la Jefatura de Gobierno porteña en el territorio que comanda el PRO desde hace 14 años. El nuevo tesoro ya activó a los comandos electorales de Juntos por el Cambio (JxC) y el Frente de Todos (FdT) para los comicios de este año.

 

El padrón de personas extranjeras residentes creció casi 20 veces con este cambio. En 2019, había 22.000 personas habilitadas para elegir cargos ejecutivos y legislativos porteños y ahora hay 398.222 para las próximas PASO del 12 de septiembre y las legislativas del 14 de noviembre. Entre las pocas indagaciones que hay sobre el tema, el Centro de Estudios Sociales para el Desarrollo Territorial (CESDET) concluye que las nuevas incorporaciones al padrón superan "ampliamente" a los 220.240 electores que tiene la Comuna 13. Comprende a los barrios de Belgrano, Núñez y Colegiales, tres de los bastiones electorales que tiene el macrismo en el norte capitalino y, a la vez, la comuna porteña con el electorado nativo más numeroso. Del nuevo total, subraya el estudio, el 53,9% que podrá votar son mujeres y el 46,2%, varones.

 

La nueva composición del padrón está en pleno desarrollo. El Tribunal Superior de Justicia lo publicó este viernes y habrá tiempo para presentar reclamos, correcciones e impugnaciones hasta el 24 de agosto, cuando quedará conformado de manera definitiva. Mientras, en el Gobierno porteño y en el Frente de Todos ya empezaron a sacar cuentas.

 

En 2019, poco más de 2,5 millones de habitantes estuvieron en condiciones de votar en la Ciudad. Lo hizo el 80% y las distintas fuerzas políticas necesitaron unos 65.000 sufragios para obtener una banca. Si se aplica ese porcentaje de presentismo al padrón migrante actualizado, unos 315.000 nuevos votos estarán en juego este año, equivalentes a la cantidad necesaria para obtener entre cuatro y cinco escaños en la Legislatura.

 

Para el rol opositor que tiene la coalición peronista en la Ciudad, la coyuntura electoral significa un desafío. Por esa razón, uno de los cuatro subcomandos de campaña del FdT porteño está destinado a la población migrante. Los otros tres son para juventud, zona sur y feminismos. Con esa arquitectura, el peronismo porteño tiene dos equipos que buscarán captar el voto migrante, porque el grueso de esa población está en la zona sur, el territorio donde peor le va a Juntos por el Cambio. 

 

Una fecha clave será el sábado 4 de septiembre. Desde 1949, esa fecha conmemora el Día del Inmigrante en todo el país, pero esta vez tendrá una significación política especial por la centralidad que tendrán los residentes extranjeros en las urnas porteñas. La conmemoración se concretará una semana antes de las primarias del 12 de septiembre y será el epicentro de la campaña que prepara el FdT para la población migrante de la capital. 

 

El oficialismo local jugará su ficha el mismo día, pero buscará capitalizar que la gestión larretista buscó ampliar ese derecho. En rigor, es un viejo reclamo de las organizaciones de migrantes, los movimientos sociales, los partidos políticos y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. La administración capitalina viene trabajando desde 2016 con el programa de formación "En la Ciudad, votás", que está a cargo de la Dirección de Reforma Política y Electoral del ministerio de Gobierno. 

 

Los contactos políticos del larretismo con las comunidades migrantes están a cargo del legislador porteño y titular del PRO capitalino Claudio Romero, dentro de un trabajo coordinado por el Ministerio de Gobierno que incluyó operativos territoriales, relaciones con entidades diplomáticas y referentes que colaboraron con la divulgación del proceso electoral porteño. La cartera política, conducida por Bruno Screnci, también desarrolló una Guía Electoral Migrante y material traducido al coreano, chino y guaraní, entre otros idiomas. Toda esa infraestructura institucional es parte de la artillería que el larretismo viene desplegando desde hace cinco años y que ahora pondrá a prueba para conquistar la mayor parte de una comunidad que mayoritariamente ha sido reactiva con el PRO.

 

En su estudio, el CESDET recordó que en las elecciones ejecutivas porteñas de 2019 solo hubo 20.857 electores migrantes. Hubo una participación del 42,98% y el Frente de Todos cosechó el 66% de los votos, frente al 27,55% de Juntos por el Cambio. En las legislativas porteñas de 2017, el padrón migrante sólo tenía 16.334 electores, pero la participación fue del 27,22%. Son dos cifras muy bajas ante el 80% de presentismo del votante nativo. En el caso migrante hay una menor participación en las legislativas que en las ejecutivas, pero, a pesar de esa diferencia, el FdT obtuvo en 2017 el 47,68% y JxC el 27,99%.  

 

Los datos revelan que uno de los ejes de la campaña estará concentrado en ampliar la participación. Sin embargo, la geografía política y social de la población migrante en la capital no es ajena a la histórica fractura metropolitana entre el sur pobre y el norte rico. 

 

La comuna 1, que comprende a Retiro, tiene más de 51.000 votantes migrantes. Le sigue la 8, que comprende a los barrios de Villa Soldati, Villa Riachuelo, Villa Lugano y tiene 45.000 personas empadronadas. En tercer lugar aparece la comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco) con 40.000 electores. Cuarta, la comuna 4 (La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya). En esos cuatro barrios hay casi 39.000 votantes.

 

Las comunidades migrantes de la Ciudad más numerosas son la boliviana, con 65.400 personas empadronadas; la paraguaya, con 54.000; la peruana, con 41.500 y la uruguaya, con 23.300. También hay 12.900 residentes de origen español, 11.900 provenientes de Italia, 10.900 de China, 6.900 de Brasil, 6.500 de Chile, 6.300 de Colombia, 5.000 de Venezuela y la misma cantidad de Corea del Sur.