X

El intendente de Fernández Oro, actual vice del partido en Río Negro, habla de su futuro en la fuerza que integra JxC. Cómo es la gestión en pandemia.

Por 14/09/2020 7:07

La Unión Cívica Radical (UCR) de Río Negro definió suspender la renovación de autoridades por año y su actual vicepresidente, Mariano Lavín, quien conduce el municipio de General Fernández Oro, reconoció que sería “un honor y un orgullo” presidir el partido que gobernó la provincia casi tres décadas, pero que se deberá esperar porque “es imposible realizar un comicio” en este contexto. En contacto con Letra P, describió cómo se gestiona en pandemia con dificultades económicas, una cuestionada estrategia sanitaria y las recientes protestas de efectivos policiales. “En lo particular, nunca descartaría ningún cargo institucional en el que le pueda aportar a la UCR lo que esté a mi alcance”, dijo el jefe comunal.
 

BIO. 41 años. Técnico en Computación. Afronta su segundo mandato como intendente de General Fernández Oro. Llegó al poder con el frente UCR-Todos Somos Oro luego de varios períodos del PJ, gobierno al que criticó como concejal. Es una de las caras nuevas del centenario partido, del cual es vicepresidente.

 

-¿Cómo tomaron la determinación de suspender la elección en la UCR?

-En el marco de una pandemia es imposible realizar comicios. No solo por cuidado personal, sino por la prohibición de reuniones de personas. Hoy, sería ir en contra de la ley.

-¿Le gustaría presidir la UCR?

-Como militante, y persona de la política, no me descargo de una responsabilidad de esas características. Sería un orgullo y un honor, pero hoy hay una conducción vigente de la cual soy parte, y las decisiones serán de un conjunto. En lo particular, nunca descartaría ningún cargo institucional en el que le pueda aportar a la UCR lo que esté a mi alcance.

-¿Cómo analiza la gestión provincial en la pandemia? ¿Piensa que la política sanitaria es la correcta?

-Es una pandemia inédita, por eso hay que poner énfasis en el crecimiento del sistema de salud. Se pone todo el esfuerzo, no existen soluciones mágicas. Hay que fortalecer y ampliar el sistema, apelando al cumplimiento de la sociedad. Esto es múltiple causal, no sirve señalar culpables como si tuviéramos que elegir un lugar u otro.

-¿En qué situación se encuentra el municipio?

-Hay un nivel alto de contagios, como en la región, con un sistema al límite de su funcionamiento. Hay pacientes que deben ser derivados a Catriel, a 150 kilómetros de distancia del Alto Valle. La verdad, nuestra realidad es difícil, el aumento de casos es alto y sostenido.

 

 

-¿Cómo tomaron los comerciantes, empresarios, sindicatos de su ciudad las idas y vueltas en los anuncios de vuelta a fase 1?

-Más del 90% de la actividad comercial está en funcionamiento. Menos del 10% todavía no puede trabajar, en un marco que la mayoría no está al máximo. Cada decisión que se toma, en el medio de hartazgo, angustia, siempre genera rechazo en los sectores. Eso hace que las decisiones requieran un consenso mayor.

-Su ciudad es un centro frutícola ¿Está trabajando en protolocos para la cosecha 2021? ¿Tiene pedidos de certezas de los sectores productivos?

-Hoy no es un tema de debate. Se analizará llegado el momento. La actividad frutícola estuvo exceptuada como actividad todos estos meses. Cuando se requiera a la mano de obra de otras regiones, entiendo que será posible con el cuidado necesario. Igual, no es muy entendible que falte trabajo y se traiga a gente de otras regiones

-¿Qué tiene para decir del reclamo policial en Río Negro?

-Nos preocupamos, sobre todo por el marco institucional. Entendemos las necesidades salariales de la policía, pero el camino es una mesa de diálogo. Ciertas actitudes generan mucho nerviosismo en la comunidad.