X

El titular de Trenes Argentinos Cargas anuncia las obras para ejecutar en ese marco y un nuevo crédito chino. Personal "de más" y el impacto de la pandemia.

Por 07/08/2020 15:43

Pese a los problemas operativos generados por el coronavirus, los trenes de cargas operados por el Estado van camino a cerrar el año con un aumento del 25% en las toneladas transportadas. Daniel Vispo, presidente de Trenes Argentinos Cargas (TAC), analizó con Letra P la situación heredada y anticipó dos medidas clave: la declaración de la “emergencia ferroviaria” para revertir 7.500 kilómetros de vías que se encuentran en mal estado y una nueva asistencia crediticia de China de 900 millones de dólares para renovar ramales y adquirir repuestos y componentes de vagones que se armarán en talleres locales.

 

BIO. Presidente de la estatal operadora de las líneas Belgrano, San Martín y Urquiza. Ingresó al ferrocarril en junio de 1988 como administrativo y desarrolló su carrera profesional en el Belgrano Cargas. Fue jefe de Operaciones y gerente general. Desde diciembre, está al frente de todos los trenes estatales de cargas.

 

-¿En qué estado encontró la empresa Trenes Argentinos Cargas (TAC) y las redes de las líneas Belgrano, San Martín y Urquiza?

-Encontramos una empresa que tenía una doble cara. Una parte seminueva con 1.500 kilómetros de vías renovados y un parque tractivo y remolcado moderno compuesto por 107 locomotoras y 3.500 vagones que aún estaban en garantía. Y otra parte más grande con elementos más deteriorados, con 7.500 kilómetros de vías en mal estado y el 65% de las locomotoras y vagones con mantenimientos atrasados y diferidos. Los tramos de vías en buen estado tienen durmientes de hormigón y son los que se renovaron a partir de 2013 con el crédito de China para el Belgrano Cargas. Los otros ramales corresponden a la infraestructura de vía convencional que cuenta con durmientes de madera y son los que se encuentran en peor estado y demandan mayores inversiones.

-¿Qué pasó con el crédito de China? ¿Se concretaron todos los desembolsos y las inversiones que estaban previstas?

-El contrato firmado con China en 2013 contemplaba un crédito de 2.470 millones de dólares para la renovación de vías de la red de cargas del Belgrano y la provisión de locomotoras, vagones y equipamientos ferroviarios para los tres ferrocarriles que opera la empresa TAC. El capítulo correspondiente a la entrega de material tractivo y remolcado se cumplió íntegramente con la llegada de todos los equipos comprometidos entre 2015 y 2018. China también honró en tiempo y forma la entrega de los repuestos y las maquinarias. En enero arribaron los dos últimos tornos, que fueron para los talleres de San Cristóbal (Santa Fe) y Palmira (Mendoza). Pero la parte vinculada con las obras de infraestructura de vías, por motivos que desconocemos, no llegó a completarse y quedaron subutilizados alrededor de 360 millones de dólares. Entre 2015 y 2019, los fondos que manejaba la ADIF no se ejecutaron en su totalidad y quedaron varias obras paralizadas por falta de pago.  

-¿Qué va a pasar con la partida pendiente del crédito chino?

-Las autoridades del Ministerio de Transporte están negociando una adecuación contractual para extender los plazos de las obras que quedaron sin terminar. Junto con esa modificación, se firmará una nueva addenda para el suministro de rieles y equipos por un monto del orden de los 900 millones de dólares. La nueva addenda contempla destinar la mitad de los recursos para renovación de vías y la otra mitad, para la adquisición de insumos y órganos de parque que no se fabrican en el país. En este caso, se prevé traer las partes y los componentes de vagones de cargas para terminar de construirlos y armarlos localmente.

 

 

-¿Qué pasó con las cargas en el primer semestre y qué proyecciones manejan para todo el año?

-Teníamos previsto para este año un crecimiento del orden del 35%. Pero vamos a cerrar con una mejora que oscilará entre el 20 y el 25. En los primeros siete meses del año tuvimos un crecimiento de casi el 30% en las cargas transportadas. Hicimos acuerdos operativos comerciales con Ferroexpreso Pampeano y NCA y estamos utilizando nuestros trenes para llevar cargas en forma compartida en las redes de los concesionarios privados. Los clientes volvieron a creer en el ferrocarril porque ven el crecimiento de nuestras cargas y porque cuando vienen a pedir un tren lo tienen disponible. El aumento de las cargas obedece a la progresividad de las mejoras incorporadas con el crédito chino y a la confianza creciente de los clientes.

"Mantuvimos practicamente la misma cantidad que recibimos en diciembre. Entre las tres líneas tenemos 4.100 empleados. Dimos de baja varios administrativos que estaban de más y elevamos la dotación afectada a las vías."

-¿Cómo se vio afectada la operación de la empresa con el coronavirus?

-La pandemia nos generó un serio problema logístico interno que fuimos solucionando con esfuerzo y medidas contrarreloj. A eso se suman las distintas restricciones para los maquinistas que imponen algunas provincias y que implican más tiempo de viaje. Pero, en medio de esta situación atípica que trajo el coronavirus, el ferrocarril representa una gran solución para las cargas y los productos que deben trasladarse en el país. Un tren de 40 vagones operado por dos conductores remplaza el movimiento de 60 camiones con los correspondientes choferes que tienen que trasladarse de un lado a otro con todos los riesgos que eso implica.

 -¿Cuánto factura la empresa y cuál es la asistencia que recibe del Tesoro?

-Se acordó con el Gobierno que pague los salarios y que la empresa con sus ingresos por facturación cubra los costos operativos, el gasto de combustible, la reparación de vagones y los arreglos menores de vías. Facturamos un promedio de 600 millones de pesos mensuales y destinamos a reparaciones y obras en vías casi el 60% de lo que ingresa. 

-¿Qué pasó con la cantidad de empleados?

-Mantuvimos practicamente la misma cantidad que recibimos en diciembre. Entre las tres líneas tenemos 4.100 empleados. Dimos de baja varios administrativos que estaban de más y elevamos la dotación afectada a las vías.

 

 

-¿Qué planes tiene para revertir el mal estado de la mayor parte de las vías de cargas?

-Los funcionarios de Transporte están ultimando los detalles para declarar en las próximas semanas la emergencia ferroviaria. Bajo ese marco legal se prevé instrumentar un amplio y extendido plan de obras destinado a mejorar la infraestructura y las condiciones de seguridad para la circulación de los trenes. 

-¿Por qué decidió recuperar la línea Urquiza?

-La administración anterior había decidido cortar el tráfico de trenes entre Posadas y Paso de los Libres. En enero de este año, fuimos a Santo Tomé y recuperamos una carga de raleo de pinos. En ese momento, varios cargadores de Posadas nos manifestaron su intención de volver a despachar cargas en tren. Nos pusimos a trabajar y en seis meses recuperamos las vías y pudimos restablecer los primeros trenes de cemento en la red mesopotámica. Lo primero que estamos haciendo es tratar de estabilizar un movimiento de 30.000 toneladas de cargas mensuales y el objetivo es llevar en forma progresiva ese registro a 50.000 toneladas por mes. Algunos dirán que es poco. Pero, si tenemos en cuenta que Urquiza llegó a transportar sólo 6.000 toneladas mensuales, lo que estamos logrando ahora es muy significativo.