28|2|2021

28|2|2021

"Macri mantiene una referencia insoslayable en el antiperonismo"

28 de agosto de 2020

28 de agosto de 2020

La directora de Analogías analiza una eventual candidatura del expresidente en las legislativas de 2021, pese a su imagen negativa. ¿Qué rol tendrá Larreta?

Con un partido de fútbol en Zurich, el expresidente Mauricio Macri inició su agenda de actividades en la Fundación FIFA, pero también sigue de cerca la estrategia de Juntos por el Cambio en contra de la reforma judicial que impulsa el Gobierno.

 

El fundador del PRO se fue de la Argentina en medio del avance de la causa por el supuesto espionaje ilegal realizado durante su gobierno, a la que considera una “operación” del kirchnerismo. De lejos, agita la grieta y celebra las manifestaciones en contra del Gobierno.

 

"Macri aparece muy deteriorado en su posición frente a la sociedad. Sin embargo, mantiene una referencia insoslayable en el universo antiperonista", señala la directora de Comunicación de Analogías, Marina Acosta. No obstante, reconoce que es "difícil" que el exmandatario pueda encabezar la lista de candidatos y candidatas de la oposición en las elecciones legislativas por la mala imagen que tiene en la opinión pública. 

 

 


 

-¿Por qué, en los últimos meses, cayó la imagen de Alberto Fernández?

 

-Cuando la crisis se prolongan en el tiempo, los liderazgos políticos indefectiblemente se ven afectados. Los mandatarios ven acotados su márgenes de acción, ya que la gestión de gobierno se orienta a la resolución de la crisis. Si bien es cierto que hay una caída en la imagen, el Presidente conserva un diferencial positivo alto, aún mayor al de febrero. Ese respaldo se apoya en el reconocimiento social de su gestión ante la pandemia. 

 

-¿Por qué el Presidente abandonó su perfil moderado y abrió una guerra personal con Macri?

 

-La discusión entre Fernández y Macri no debe plantearse en términos de una guerra. Se trata de dos referentes políticos que pertenecen a espacios que se ubican en distintas posiciones del arco ideológico. La política implica deliberación pública para la construcción de un sistema democrático robusto. Luego, a partir de la amplificación mediática y de los intereses que tienen los grandes medios, estas discusiones adquieren más resonancia y todo queda reducido a un mero enfrentamaniento entre personas. En realidad, lo que se soslaya es la disputa de dos proyectos políticos disímiles.

 

-¿La oposición dura logró llevar al Presidente al terreno donde mejor se mueve?

 

-El espacio opositor tiene un serio problema. En nuestra última encuesta nacional, cuando preguntamos quién podría ser el candidato presidencial en las elecciones de 2023, más del 40% de las personas encuestadas dijo “no saber”. Eso quiere decir que la ciudadanía no pudo referenciar el liderazgo opositor. Si estuviéramos atravesando una coyuntura electoral hablaríamos de una masa de votantes desperfilada. Con este telón de fondo, una parte de la oposición ha creído que la estrategia debe ser el enfrentamiento agresivo. 

 

 

 

-¿La marcha del 17A pudo haber sido el disparador de este cambio de actitud?

 

-La oposición intentó capitalizar el descontento del antiperonismo, pero de manera irresponsable. En plena pandemia, con el número de contagios y muertes creciendo día a día, acompañar una protesta de este tipo revela la falta de compromiso que tiene cierta dirigencia con el bienestar de la salud de la población. También entiendo que cuando uno recibe críticas tiene que salir a responder y Fernández tuvo que salir a contestar las críticas de la oposición. 

 

-¿Por qué el Gobierno elige debatir temas tan polémicos, como la reforma judicial o el decreto sobre telecomunicaciones, en plena crisis?

 

-La reforma judicial era un tema que la fórmula presidencial explicitó en su plataforma electoral. De los tres poderes del Estado, el Judicial siempre ha sido el más cuestionado. Incluso poco antes de que el Presidente anunciara la reforma, medimos la opinión de la ciudadanía y un 77% de la muestra contestó que era necesaria. Respecto al decreto de telecomunicaciones, hay que tener en cuenta que  la pandemia configuró un escenario inédito donde el uso de la tecnología se volvió fundamental. En Argentina existe una brecha digital que no es otra cosa que una brecha social. Con esta decisión, el Presidente busca garantizar que toda la ciudadanía pueda acceder al conocimiento y a la comunicación. En síntesis, cuestionar el momento del tratamiento de estos temas es negar que se trata de problemáticas relevantes que requieren respuestas urgentes. 

 

-¿En las elecciones legislativas van a predominar los sectores duros o moderados?

 

-Va a persistir el esquema predominante de dos coaliciones, en cuyo seno se desarrollan las tensiones entre sectores duros y moderados. La agenda de la tensión entre los extremos es más bien materia de los medios de comunicación. Esas opiniones políticas existen en la sociedad y en las bases de apoyo de las fuerzas políticas, pero vemos que se procesan de modo institucional dentro del esquema de coaliciones.

 

-¿El armado de listas del Frente de Todos es un desafío para mantener la unidad?

 

-Siempre el armado de listas supone tensión y pone a prueba el modo de funcionamiento de una coalición. Seguro habrá discusiones, pero no estará en riesgo la unidad como tal. Sí se pondrá a prueba el tipo de representación de la coalición gobernante, en función del programa de Gobierno y los resultados que efectivamente pueda mostrar. 

 

-¿Qué rol va a jugar Cristina Kirchner a la hora de armar las listas de candidatos y candidatas?

 

-La expresidenta es la gran artífice de la coalición de gobierno y tendrá un rol destacado en el armado de las listas.

 

-¿Cómo imagina que será la definición de candidaturas en la oposición?

 

-La coalición de centroderecha tiene antecedentes flexibles en esa materia. En ocasiones, se definieron a través de las PASO y en otras fue por los consensos. La oposición buscará, entre los sectores duros y moderados, los métodos óptimos que a nivel local le permitan contener una mayor tensión diferencial respecto del oficialismo.

 

 

 

-¿Larreta se encamina a ser el líder de la oposición?

 

-Tiene mucha visibilidad por su gestión de la pandemia. Sus movimientos revelan que quiere convertirse en el referente de la oposición. Ese es el trampolín hacia la candidatura presidencial. Por el momento, es el dirigente mejor posicionado de ese espacio. 

 

-¿Imagina a Macri retirado de la política o cree que tiene ganas de volver a encabezar la oposición?

 

-Por el fracaso de su gobierno, Macri aparece muy deteriorado en su posición frente a la sociedad. Sin embargo, mantiene una referencia insoslayable en el universo antiperonista. En el imaginario social persiste la idea de que su presidencia fue “mala o muy mala”. Para construir una mayoría electoral, encabezando una lista, eso es un límite difícil de superar. 

 

-¿Macri podría volver al poder armando un plan como lo hizo Cristina Kirchner en 2019?

 

-Maquiavelo decía que es virtuoso el Príncipe que actúa cuando la fortuna está de su lado, pero también el que es capaz de generar la condiciones para que la fortuna lo acompañe. El año pasado, Cristina Fernández supo leer las preocupaciones de la ciudadanía y generó confianza en el electorado que, en las urnas, apoyó su propuesta de gobierno. El virtuosismo de Cristina es empíricamente comprobable. No hay elementos que permitan afirmar la ductilidad de Macri.