X

Kicillof recibió a los intendentes y les dio detalles de su gestión contra la pandemia. Escuchó reclamos económicos y evacuó dudas sanitarias. Cómo blindarse de la grieta en el caos.

Cuarentena sin aislamiento político

Con la pandemia como enemigo común, el gobernador Axel Kicillof recibió a todos los intendentes e intendentas de la provincia con el objetivo de ordenar una tropa diversa en medio del caos sanitario que se intenta evitar. Los principales dirigentes de la provincia de Buenos Aires dejaron de lado las diferencias políticas y partidarias. El mandatario desmenuzó las medidas adoptadas por los distintos ministerios y los representantes distritales acercaron sus inquietudes ante un escenario incierto. La contención atraviesa el vínculo.

La agenda sanitaria y la emergencia marcaron el ritmo del encuentro que protagonizaron el gobernador, tres miembros de su gabinete y los 135 jefes comunales. Acaso sea este, de la crisis por el COVID-19, el único momento en que Kicillof logre encolumnar tras de sí a la totalidad de los intendentes, independientemente del color político. El objetivo es alcanzar el nivel de unidad que a gran escala logró el presidente Alberto Fernández, ratificado por completo este jueves con el apoyo de todas las provincias a la trascendente decisión de disponer el aislamiento total. La foto del primer mandatario junto a Horacio Rodríguez Larreta, el propio Kicillof, y los gobernadores Omar Perotti (Santa Fe) y Gerardo Morales (Jujuy) derraman a todos los niveles de conducción. “Acá no hay diferencias”, graficó el intendente de Bragado (Cambiemos), Vicente Gatica, al ingresar a la reunión con el gobernador bonaerense. 

SALTEADOS Y ENFILADOS. En la antesala del encuentro, el Ejecutivo se encargó de aclarar que estaba garantizada la seguridad sanitaria de los presentes. La cita fue en el Teatro Metro de La Plata, una sala cercana a la Gobernación bonaerense que cuenta con 700 butacas. La recepción se dividió en tres grupos de 40 integrantes aproximadamente. Salvando alguna inquietud puntual por parte de los intendentes, la exposición del Ejecutivo provincial fue la misma en las tres reuniones. Los integrantes del equipo gubernamental, ubicados en el escenario, fueron los encargados de explicar las medidas y lineamientos adoptados en espejo con el Gobierno nacional.

 


Kicillof sentó a su lado a su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, encargado de contar las normativas adoptadas para hacer frente al virus; la titular de Educación, Agustina Vila, que se refirió a la continuidad pedagógica en medio de la suspensión de clases y la distribución de los bolsones en los comedores escolares; y el ministro de Salud, Daniel Gollán, que desglosó el estado actual del sistema de salud y el protocolo de actuación previsto ante el avance de la enfermedad. El panorama no fue alentador.

“Estamos trabajando para el peor de los escenarios”, dijo luego Bianco en alusión a los preparativos para un eventual crecimiento exponencial de contagios; “hay que estar precavidos”. Expertos explican que se espera el pico de contagio entre fines de abril y mayo. 

En el lugar donde habitualmente se sienta el público, se ubicaron los intendentes. Butaca de por medio y salteando las filas escucharon la exposición y luego dieron lugar a sus inquietudes. En el ambiente flotaban varias preocupaciones.

Uno a uno los jefes comunales destacaron el respaldo total a las medidas irradiadas por el arco nacional y la necesidad de generar políticas conjuntas con la provincia. También ese fue un interés del Ejecutivo bonaerense. La reunión buscó acordar un trazado común y evitar iniciativas personales por parte de algunos alcaldes.

Miguel Fernández, de Trenque Lauquen, expresó intranquilidad por la coparticipación. “Todos los municipios dependemos de eso”, dijo en un breve encuentro con la prensa. La disposición de recursos para hacer frente a la necesidad de insumos hospitalarios fue marcada durante la jornada y obtuvo respuesta. Fuentes cercanas a la Gobernación indicaron a Letra P que la provincia destinará 300 millones de pesos en forma extraordinaria por el Código único de Distribución (CUD). También, se le dará prioridad de ejecución a los proyectos sanitarios incluidos en el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que se aprobó en la Ley Impositiva 2020. 

Fernández, titular del Foro Radical, puntualizó además que había incertidumbre sobre la forma en que el Estado garantizaría la asistencia alimentaria a grupos vulnerables ante la implementación de la cuarentena.

Por pedido ministerial, los intendentes llegaron al encuentro habiendo enviado un listado de los requerimientos en materia sanitaria de cada municipio. Los funcionarios provinciales anunciaron que en el marco de los proyectos presentados para financiarse con FIM se privilegiará a aquellos vinculados a obras en centros de salud. En la reunión también se plantearon las complejidades en el territorio ante la falta de recursos humanos. Jorge Macri (Vicente López) expuso su preocupación ante el traslado de 500 terapistas de la provincia a la Ciudad de Buenos Aires.

 

 

Los intendentes pidieron además evitar normalizar las decisiones. “Un municipio del interior no es lo mismo que uno del conurbano”, dijo Osvaldo Cáffatro, de Zárate, que describió que su distrito tiene un movimiento diario de 8 mil personas que llegan a trabajar al polo industrial. “Pedimos que se tenga en cuenta la diversidad porque una misma decisión no sirve para todos”, indicó.

En el medio de la incertidumbre y ante un escenario complejo, todos los actores destacaron el alcance del encuentro. Con mucho por ajustar y desandar resaltaron la importancia de las reuniones para generar estrategias comunes para batallar contra la pandemia.

 

 

ORDEN Y CONTROL. El ejecutivo también bajó línea a los intendentes para evitar el corte de rutas que municipios y vecinos han llevado adelante en algunos distritos, como en Olavarría. Bianco fue taxativo: impedir el acceso “es ilegal”. Y reiteró que solo el Gobierno nacional tiene la facultad de restringir la circulación de personas.

“La gente tiene que entender que esto es un problema muy grave de salud. Es fundamental que se tome conciencia y no ir a los lugares turísticos, como pude ver en los medios. Necesitamos mayor responsabilidad individual”, sostuvo Bianco. La misma responsabilidad reclamada por el Presidente e incumplida que lo llevó a tomar la decisión de la cuarentena obligatoria.