X
El equipo del Presidente pidió que les permitan tener papeles con “ordenadores” del discurso, pero Consenso Federal se opone. Cantidad de temas, moderadores y cruces, las definiciones que faltan.
Por 17/09/2019 10:40

A menos de un mes de la primera edición, representantes de los seis candidatos presidenciales empezarán a cerrar este martes los acuerdos sobre el formato de los debates públicos que se celebrarán el 13 y el 20 de octubre, con discusiones sobre la cantidad de ejes temáticos, los tiempos de exposición, la organización de las interacciones, la elección de los moderadores y la posibilidad de que los dirigentes tengan anotaciones sobre sus atriles.

Convocados por la Cámara Nacional Electoral (CNE), que tiene a su cargo la organización de los debates, los equipos de campaña de los seis candidatos presidenciales, Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), Alberto Fernández (Frente de Todos), Roberto Lavagna (Consenso Federal), José Luis Espert (Unite por la Libertad y la Dignidad), Juan José Gómez Centurión (Frente Nos) y Nicolás del Caño (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) ya se reunieron en dos oportunidades para definir la modalidad de los encuentros.

Durante las reuniones fueron surgiendo diferencias sobre el formato, que empezará a definirse en el encuentro que tendrán este martes y terminarán por cerrarse la última semana de septiembre. En caso de que los representantes partidarios no logren saldar las diferencias, los jueces del tribunal, Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera –que no participan de los encuentros– tendrán la última palabra.

 

 

Uno de los puntos a consensuar es si los candidatos podrán tener consigo apuntes o anotaciones, un pedido que hicieron en la reunión del último jueves el secretario de Comunicación Pública, Jorge Grecco, y el vocero presidencial, Ivan Pavlovsky, y que fue rechazado por los representantes de otros espacios, como Consenso Federal.

Según explicaron a Letra P fuentes de la Casa Rosada, el pedido se acota a que los dirigentes puedan tener sobre el atril “hojas con bullets”, para ordenar los tiempos de las exposiciones, además de papeles en blanco y una birome para hacer anotaciones sobre los discursos de los contrincantes. Los enviados del Presidente ofrecieron, incluso, que algún organizador del debate pueda revisar el material. La discusión todavía no se resolvió.

El otro tema en discusión es la cantidad de ejes temáticos que tendrá la presentación. A propuesta de la Cámara Electoral, en cada debate se abordarán cuatro grandes “paraguas temáticos”, a los que cada candidato destinará tres minutos: dos minutos serán de exposición, 30 segundos serán para interpelar a otro participante y los últimos 30 segundos estarán destinados al cierre. El tiempo será estricto: en caso de que algún participante se exceda, se quedará sin micrófono para hablar.

 

 

Sobre este punto, en las reuniones de coordinación aparecieron dos objeciones. Los representantes de Lavagna, Armando Torres y Brian Giménez, pidieron ampliar los ejes temáticos a cinco en vez de cuatro, para poder profundizar en temas económicos. El agregado de un eje temático obligaría a bajar los tiempos de exposición de dos minutos a uno y medio para cada candidato.

La segunda objeción, presentada por el Frente de Izquierda, encabezado por el apoderado Guillermo Ermili, apunta a evitar que el debate quede concentrado en los dos candidatos más taquilleros, Macri y Fernández. El espacio que postula a Del Caño pidió que los 30 segundos destinados a la interacción entre los candidatos no sea de elección libre, sino que se defina por sorteo para que todos tengan oportunidad de hablar el mismo tiempo. El equipo del Frente de Todos, representado por Abelardo Vitale, Julieta Waisgold y el apoderado del PJ, Jorge Landau, no presentó objeciones.

 

 

ACUERDO. Los representantes ya acordaron que los candidatos tendrán un minuto libre para presentarse y uno de cierre para pedir el voto. Ese tiempo no se podrá utilizar para interpelar a los otros participantes. Además, en la última franja horaria de la programación, entre las 19 y la 1 de la mañana, los días del debate no se transmitirán publicidades de campaña electoral para evitar que un candidato tenga más exposición que otro, en virtud de los minutos que le correspondan por ley. 

Entre los temas pendientes de definición aún resta saber cuándo se definirá el orden de intervención y el lugar que se le asignará a cada candidato, que se resolverá por sorteo. El equipo presidencial propuso que se realice el mismo día de los debates, que serán el 13 de octubre en la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe, y el 20 de octubre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).  

También falta resolver quiénes serán los moderadores del debate. En principio, según indicaron a Letra P integrantes de los equipos de diferentes espacios políticos, serán una mujer y un hombre en cada caso y los nombres se definirán en la última reunión de delegados, la última semana de septiembre. 

El debate presidencial es de carácter obligatorio de acuerdo a la ley 27.337, sancionada en noviembre de 2016 por el Congreso. El texto establece sanciones para los candidatos que no participen, como el no otorgamiento de espacios de publicidad audiovisual.