X
El director de la agencia Ruputación Digital, explica el valor de la Big Data en las campañas electorales y la gestión. Reniega de los punteros políticos y afirma que la privacidad “ha desaparecido”.
Por 10/05/2019 13:03

Cuando Cambiemos ganó la elección en 2015 en Argentina y hubo que buscar explicaciones a ese fenómeno impensado -al menos para la mayoría de las encuestas tradicionales y comunicadores nacionales- empezaron a repetirse dos palabras en inglés: Big Data. A grandes rasgos se trata de una herramienta digital que permite conocer, a través de los datos generados por las tecnologías modernas, el consumo en redes, los gustos/disgustos y la interacción que genera en tiempo real. Cada paso que se da en redes es información y esa información está registrada;  hay gente que se ocupa de recopilarla, clasificarla, hacerla circular y darle distintos usos: Desde su agencia Reputación Digital, José Norte Sosa es una de esas personas que se ocupa de darle sustento a la información que expide la big. Tras su exposición en la #WeComm que pasó días atrás por Montevideo habla con Letra P y afirma que en un futuro no muy lejano, serán muchos los municipios usarán esta herramienta para la gestión de gobierno. También cree que que para el convencimiento de un votante hoy vale más la cuestión digital que lo que puede llegar hacer, por ejemplo, un puntero político.

 

BIO. Doctor en Ciencias Empresariales, además es Licenciado en Informática, Máster en Inteligencia Articial, Máster en Marketing y MBA Internacional por la Universidad Politécnica de Catalunya. Es director y fundador de Reputación Digital, es experto en Big Data e Inteligencia Articial, se dedica a analizar la evolución y cambio de las opiniones públicas que los usuarios hacen en Internet y las Redes Sociales. Trabaja para varios gobiernos provinciales y nacionales. Es Profesor y Director del Diplomado en Big Data & Business Analytics del ICDA - Universidad Católica de Córdoba.

 

-¿Para qué sirve la Big Data?

-A nivel gestión la posibilidad que te da la data es que podés trabajar en un modo real time, cada 24 horas podés tener un termómetro de la evolución de las demandas ciudadanas. Por otro lado, esto ayudaría a que los municipios sean más activos o proactivos y no estar esperando que un problema explote, sino que con una cierta antelación esto pueda atenuarse y tener una mejor gestión.

-¿Y en una campaña?

-A nivel de comunicación política lo que te permite tener la devolución de lo que la gente dice en tiempo rea:l es saber cómo está impactando el mensaje de la campaña en la personas que lo está escuchando y cómo estas enamorando o desenamorando al posible votante, además de medir en tiempo real el impacto y poder cambiar. Hay veces que desde la comunicación política se va por una línea de trabajo y resultó ser que esa línea no está generando el impacto que se esperaba. Pero felizmente con esta herramienta de la big data y la inteligencia artificial te permite de alguna manera poder medir en el tiempo real y poder cambiar ese impacto que está generando la comunicación, en el ciudadano.
 


-¿El uso de la Big Data llegó para quedarse en las campañas políticas?

-La última campaña en España se desarrolló básicamente en lo digital, hubo muy poco mitín político y reuniones. Casi toda la campaña se desarrolló a través de la red social: se utilizó comunicación tradicional, pero sobre todo whatsapp, twitter, Instagram y facebook. Para este año en Argentina van a ir creciendo los recursos de esta tecnología.

-¿Cómo es el impacto en Argentina?

-Todavía hay muchos políticos de la vieja escuela. Yo les digo que están encastrados en el siglo pasado, no tienen la capacidad de visibilizar estas nuevas tecnologías y actúan en consecuencia. Entonces siguen trabajando en el tema de las reuniones políticas, de los punteros, cuando en realidad el puntero del siglo XXI es el influencer. Mientras más punteros influencer tengas eso significa que estás trabajando bien tu estrategia de comunicación digital.

-¿En Argentina ya se usa la Big Data para la gestión?

-En estos momentos son muy pocos los municipios, en especial en Argentina, que están utilizando estas tecnologías para el desarrollo de la gestión. Nosotros entendemos que a medida que se vayan renovando los cuadros políticos sí va a haber una escucha más activa de estas demandas y una respuesta más rápida. Todavía no está el modelo preparado, pero no descarto que suceda.

-Se maneja información personal ¿cuál es el límite?

-La privacidad ha desaparecido, cunado vos te conectas a una red, todas las redes están trackeando nuestro movimiento sea en un supermercado, centro comercial, donde sea. Las redes públicas de wifi incluso te avisan que no es segura para los datos. Cuando la gente comenta un spot publicitario en una red ese comentario es lo más puro que puede existir porque justamente lo que está diciendo es que desde su más sincera inquietud una falencia o queja para mejorar. El elemento tradicional, las encuestas, no reflejan eso: esa individualidad, de las personas, utilizando sistemas de inteligencia artificial y big data nos permite saber con bastante precisión, quiénes son esos usuarios, cómo se están quejando, desde qué lugar lo hacen y cuál es impacto que ellos están generando en su círculo, ya sean amigos o familiares.