X
María Emilia presentó su lista para la elección municipal del 23 de junio. Intentará extender el proyecto que inició su padre en 2003 y continuó su hermano. Fuerte gesto para Arabela Carreras.
Por 14/05/2019 11:09

Acompañada por los candidatos a concejales, la diputada María Emilia Soria presentó sus propuestas de campaña para la elección municipal de General Roca que podría marcar dos décadas de peronismo -en la segunda ciudad en importancia- en una provincia de histórica pertenencia radical. Entre los anuncios más destacados, hizo un llamado al diálogo a los gobiernos rionegrino y nacional.

“En términos generales, nuestra propuesta para el Municipio de Roca tiene dos ejes claros. Uno es dar continuidad al modelo de gestión que inició Carlos Soria y que continuó Martín (por su hermano, el actual intendente). Y el otro es avanzar en nuevos aspectos que hasta ahora no se han desarrollado suficientemente, es decir, innovar en algunas cuestiones”, anticipó María Emilia en la sede de la Cámara de Comercio local.

 

 

Como explicó Letra P, luego de la dura derrota en las elecciones provinciales, su hermano Martín sufrió el embate de sectores disidentes dentro del Partido Justicialista (PJ) y debió viajar al Instituto Patria para escuchar los lineamientos de la campaña nacional kirchnerista en la provincia.

“Más allá de las causas que originan esta situación de crisis y que nos llevan a estar como estamos, a nivel local, sobre todo, es fundamental poder aunar esfuerzos y optimizar los recursos disponibles para llevar soluciones concretas a los vecinos”, puntualizó la candidata. Asímismo, señaló que buscará mayor descentralización para su estructura de gobierno.

DIÁLOGO. “Estoy confiada de que, teniendo una gobernadora mujer como Arabela (Carreras), vamos a entendernos con facilidad y a establecer una relación de diálogo con nuestros vecinos. A pesar de la afinidad política, he podido realizar un trabajo articulado con los ministerios nacionales”.

La definición de Soria es un cambio sustancial en el discurso de su hermano Martín, quien mantuvo un crudo enfrentamiento con el gobernador saliente, Alberto Weretilneck, y la Casa Rosada.