10|4|2021

El lanzamiento de Massa: toreo a Lavagna y garantía anti grieta

02 de abril de 2019

02 de abril de 2019

El líder del FR pidió “hacer crecer a Alternativa Federal” y desafió al ex ministro de Economía, quien busca gambetear una interna. Palos a Macri y cuestionamientos a CFK por su “silencio”.

Sergio Tomás Massa se lanzó, otra vez, a la carrera por la presidencia de la Nación. Como ocurrió en 2015, el líder del Frente Renovador insistió con la ancha avenida del medio. En el acto en la Rural, insistió con la necesidad de ir a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Alternativa Federal, el espacio que armó junto a algunos gobernadores y dirigentes, pero que se le volvió indomable con la irrupción del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, como figura potable para una candidatura. Fue un acto con dos objetivos claros: desafiar al ex ministro de Economía a una competencia interna y presentarse ante el electorado como la mejor opción para sobrevolar la grieta entre el Presidente y su antecesora.

 

 


 

En la hora y dos minutos que duró su discurso, el ex intendente de Tigre subió al ring a Roberto Lavagna, a quien –sin nombrarlo- desafió a competir en una interna; cargó duramente contra la política de Cambiemos, y, puntualmente, contra el Presidente –“el problema es Macri, no los argentinos”, dijo en el arrnque-; y cuestionó, aunque en menor medida y sin mencionar su nombre, a Cristina Fernández de Kirchner por “el silencio” que guarda, manteniendo en vilo a gran parte de la oposición que aguarda su definición sobre una candidatura.

 

La falta de certezas sobre los pasos electorales de CFK inquieta al resto de la oposición. Massa, además, tiene que lidiar con el otro frente abierto dentro del espacio que creó: le moldearon a Lavagna, quien hasta el año pasado era de su propio equipo económico, como el dirigente con experiencia capaz de sacar al país adelante.

 

 

Solo sobre el cierre de su alocución, Massa nombró a Alternativa Federal. Fue luego de repasar los diez puntos de gobierno. Mientras lanzaba su candidatura en una de los auditorios, en la pista central del predio de la Rural se cerraba la muestra “Nuestros Caballos”, la exposición equina más importante de Latinoamérica. El ex Jefe de Gabinete quiere adelantarse en la carrera del peronismo no K.

 

“Que la gente decida”, invitó Massa, en un claro mensaje al ex ministro de Hacienda en los primeros dos años de presidencia de Néstor Kirchner, quien intenta erigirse como el candidato de Alternativa Federal pero por consenso, sin medirse en las PASO.

 

Fue el principal pero no el único destinatario del mensaje. Antes, dijo que el llamado era a todos los sectores políticos, “sin exclusiones”. Diputados nacionales, intendentes y legisladores están confiados en que el tigrense salga vencedor en una interna. Al mismo tiempo, hay quienes insisten en que no hay que perder de vista el factor Cristina: luego del acto, un intendente bonaerense que llegó a la Rural desde la Quinta sección electoral dijo a Letra P que Massa puede ganar la primaria, pero fue enfático en que no hay que desatender qué hará Cristina.

 

 

 

Del mismo modo que lo hizo Macri en la campaña de 2015, Massa se presentó como el dirigente capaz de cerrar la grieta, “de unir a los argentinos”. “Ha sido destructivo para la Argentina. Vamos a enterrar en la grieta, el odio y la incapacidad”, se envalentonó.

 

Y para mostrar que él también tiene experiencia –la atribuida a Lavagna por periodistas y dirigentes-, dijo haber “aprendido” de “los errores del pasado”. Sinceró que su soberbia lo “llevó a creer que los votos son un cheque en blanco y –dijo- no es así. Me dolieron las derrotas, las viví como fracasos”.

 

“Hoy siento que maduré y me siento en mejores condiciones que nunca para liderar la Argentina que necesitamos. Voy a buscar la confianza de los votos, hay que hacer crecer entre todos Alternativa Federal, poniendo en común el esfuerzo. Estoy dispuesto a dar todo y dejar que la gente elija en las PASO a quien considere que deba ser el candidato del espacio. Yo voy a estar donde pongan los votos”, enfatizó. 

 

Todo lo que expresó Massa fue estudiado con minuciosidad. En un sector reservado, el asesor político catalán y ex consejero de Cristina Antoni Gutiérrez-Rubí siguió el discurso del precandidato. Según supo Letra P, estuvo casi al pie del libreto. Ahora, Massa es autocrítico y repite que hay que escapar de la grieta. No habla de la ancha avenida del medio. Dice, en cambio, que a la grieta “hay que taparla con valores”.

 

Frente al atril, Massa se mueve sobre su eje sin desplazarse. Va de izquierda a derecha y de derecha a izquierda en un intento de mirar a todos los presentes. Acompaña su discurso gesticulando con las manos y usa su índice derecho cuando puntualiza un concepto.

 

No hubo gobernadores en La Rural. Tampoco los otros postulantes presidenciales de Alternativa Federal. Massa ya puso tercera –o cuarta- en su carrera presidencial. El gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, también está en ese camino de ir a unas Primarias y hoy corre de atrás. Lavagna espera y trata de capitalizar. Pichetto, que hasta hace un tiempo era otro de los presidenciables, ya se baraja como un posible compañero de fórmula del economista.