X
Aceptó todas las condiciones de los gremios, incluido no descontar días de paro si cumplen los 180 días de clase. Así, comunica una buena noticia en medio de un pésimo arranque electoral de Cambiemos.
Por 16/04/2019 12:31

Agobiada por el pésimo arranque de Cambiemos en el calendario electoral nacional, la gobernadora María Eugenia Vidal, figura estelar de la alianza gobernante, dio este martes una buena noticia para allanarse el camino en la previa de lo que será una campaña difícil en la batalla más importante, el distrito que gobierna: cedió ante los gremios y le dio a los docentes todo lo que reclamaban, incluido el no descuento por los días de paro, si se cumple con los 180 días pactados en el calendario escolar. “Si sienten que cometimos errores, les pedimos perdón. Somos un equipo con buena fe, pero no somos infalibles”, dijo en conferencia de prensa, flanqueada por sus ministros de Trabajo y Educación.

“Quiero agradecer a los gremios, que se reunieron de manera silenciosa para empujar este acuerdo”, dijo la gobernadora de Buenos Aires tras anunciar el acuerdo final que incluyó el aumento de 15,6% en concepto de la pérdida adquisitiva del salario durante 2018 (a pagarse un 5% en marzo y 10,6% en julio), la inclusión de suba con revisión trimestral y cláusula gatillo para 2019, además de la ampliación del plan de mantenimiento de escuelas, la creación de una mesa para seguir la situación socio educativa y dejar sin efecto suspensiones disciplinarias. El Gobierno hizo lugar también al reclamo de los gremios para que no se descuenten los días de paro no trabajados.

 

 

Respecto de este último punto, la mandataria pidió a los gremios coordinar el recupero de esos tres días en los que no se dictaron clases en la mayoría de las aulas bonaerenses. Una cifra a la que podría sumarse el paro que hizo el gremio Suteba en el marco de su pertenencia a la CTA.

“Quiero agradecer a los gremios que se reunieron de manera silenciosa para empujar este acuerdo (…) Esperemos que este sea el inicio de una nueva etapa”, destacó Vidal al cierre de la conferencia en la que estuvo flanqueada por los ministros Gabriel Sánchez Zinny (Educación) y Marcelo Villegas (Trabajo).

Antes, elogió el trabajo de su Gabinete y precisó que “para poder cumplir” con el aumento otorgado le va a “exigir un esfuerzo a todas las áreas” de su administración, “excepto a las áreas sociales como Salud o Desarrollo Social”, precisó Vidal.

 

 

“Si sienten que cometimos errores, les pedimos perdón. Somos un equipo con buena fe, pero no somos infalibles”, indicó. Luego abandonó la conferencia dándoles la palabra a sus ministros.

MÁS RECLAMOS. A lo largo de la negociación paritaria, los sindicalistas habían requerido que se establezca un plan de acción por la situación edilicia de las escuelas, que se atienda la cuestión socioeducativa en relación a los comedores escolares, el transporte y la provisión de útiles, además de reclamar que se reviertan las suspensiones disciplinarias a educadores.

Esos pedidos también serán atendidos a través de la conformación de mesas integradas de las que participen todos los actores interesados y donde se aborde la problemática socio educativa. También la ampliación del Plan de Prevención de Mantenimiento de Escuelas para mejorar las condiciones del mobiliario y la provisión de condiciones de infraestructura segura. Y, finalmente, el acuerdo para aceptar la medida cautelar dictada por el Tribunal de Trabajo N 3 de La Plata, en relación a los sumarios presentados a docentes.

 

 

Esta cautelar garantiza a los educadores sumariados el acceso a todas las acciones y derechos estatutarios que pudieran considerarse limitados como consecuencia de los procedimientos disciplinarios y que fueron suspendidos por orden judicial. Se trata de las sanciones realizadas a docentes y gremialistas en el marco de las medidas de fuerza y de las manifestaciones y planteos de reclamos al gobierno.

El final feliz de la negociación arrancó en marzo pasado, cuando ofreció a los gremios un aumento condicionado de manera trimestral a la cifra oficial de inflación, y un 15,6 % de recupero de lo perdido en 2018, aunque también suministrado en cuotas. Esta oferta, que llegó luego de versiones anteriores menos ambiciosas y que tuvo en el proceso un paro de 48 horas más el de adhesión al paro nacional de mujeres 8M, fue aceptado por los gremios con la condición de atender los cuatro puntos antes señalados, y que finalmente la mandataria atenderá.