X
Se trata del empresario Lisandro Cristiá, quien desde 2005 es parte de la unidad de negocios de la familia Carey. Sintonía con Nación, la clave para el crecimiento de la estación aérea.
Por 16/12/2019 9:18

De a poco los casilleros de las dependencias y empresas del Estado santafesino se van llenando con nombres propios de la nueva gestión. En las últimas semanas comenzó a analizarse el futuro presidente del directorio del Aeropuerto Internacional Rosario (AIR) -de administración provincial- y para ese puesto suena un empresario y dirigente ligado con el turismo de la ciudad.

Se trata de Lisandro Cristiá, quien desde 2005 es parte de la unidad de negocios de turismo de la familia rosarina Carey con su operadora insignia Free Way. El puente con el gobernador Omar Perotti lo tendió Eduardo Carey, titular del grupo homónimo (Inversiones y Turismo), de máxima confianza con Cristiá y vínculo con el mandatario.

 

 

El nuevo gobierno le daría una fuerte impronta al turismo santafesino, y para eso colocó como secretario del área al ex diputado nacional Alejandro Grandinetti. El candidato se amolda a esta visión. Su experiencia es en la actividad privada en la ex Esso y Litoral Gas, y desde hace 14 años codirige como socio Argenway, del mismo grupo, primero como operador de turismo receptivo internacional y después como desarrollador de hoteles a través de contratos con la firma Hilton.

El conocimiento en el área lo completó en el plano dirigencial. Desde 2007 integra la comisión directiva de la Asociación Rosarina de Agentes de Viajes (ARAV) donde fue vicepresidente durante cinco años y finalmente presidente por otros tres (2014 a 2017). Integró la comisión directiva de la Cámara Argentina de Turismo durante cuatro años y el Consejo Directivo del Ente Turístico de Rosario y la Comisión Asesora de la Secretaría de Turismo de Santa Fe.

 

 

De 48 años, estudió en el Politécnico y se graduó en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) como ingeniero mecánico. Hincha de Central, se muestra crítico en Twitter con las políticas del ex presidente Mauricio Macri. En los últimos años realizó gestiones en la búsqueda de vuelos para la ciudad ante las firmas Aerolíneas Argentinas y Latam y acercó diagnósticos para la negociación con las compañías aéreas, un sector de fuerte lobby empresarial.

En 2016 renunció a la Comisión Asesora del Aeropuerto en desacuerdo con el rumbo de la gestión aeroportuaria bajo el socialismo. Si bien reconoce públicamente el trabajo de la actual gestión, posee una orientación distinta a la del presidente Matías Galíndez, quien no tiene perfil turístico pero sí la experiencia público-privada tras su paso por la empresa estatal de transporte urbano de pasajeros La Mixta.

 

 

Según pudo saber Letra P, en el plano político Cristiá vería una oportunidad en el buen vínculo de Perotti con Nación para lograr respaldo e inversiones financieras sobre todo para finalizar obras de infraestructura a través de las distintas carteras del Ejecutivo y organismos nacionales, llámese Ministerio de Transporte, Secretaría de Turismo, Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y el Organismo Regulador de Aeropuertos (ORSNA). Lo mismo en el plano provincial. Además de lograr una alianza estratégica con Aerolíneas Argentinas para que sea protagonista en el crecimiento del AIR.

El empresario turístico comentó en charlas del sector que el aeropuerto de Rosario puede ser superavitario sobre todo por el trabajo de los últimos años, lo que alejaría cambiar de modelo de gestión como en algún momento se arrojó informalmente desde el lobby político-privado. El desafío que traería Cristiá es que las empresas aéreas no se retiren como ha sucedido en los últimos años y las rutas aéreas existentes sean rentables.