MÁS DE SEIS AÑOS DE ASILO

Lenín Moreno negocia con Londres la entrega de Assange

Busca que el fundador de WikiLeaks cumpla la sanción de la Justicia británica por haber violando en 2012 los términos de su libertad bajo fianza y que después pueda viajar a otro país.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, reveló que negocia con el Reino Unido una salida al caso de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, refugiado en la embajada de Quito en Londres desde hace más de seis años.

 

En una entrevista publicada en el diario El País, Moreno señaló que “el tema del señor Assange está siendo tratado con el Gobierno británico y entiendo que estamos estableciendo ya el contacto con la procuraduría jurídica del señor Assange para poder encontrar una salida, porque no corresponde al ejercicio del cumplimiento de los derechos humanos el que una persona permanezca durante tanto tiempo en calidad de asilado”.

 

De acuerdo con el presidente ecuatoriano, que se ha mostrado ansioso por superar ese problema que complica la relación de su país con el Reino Unido, “la salida ideal sería conversar con el señor Assange y con su abogado con el fin de consultarles si él está dispuesto a aceptar las condiciones en las cuales el Reino Unido proporciona la posibilidad de una salida. Y si eso se da, nosotros entendemos que hay una pena que tendría que asumir por haber violado el principio de acudir a presentarse con regularidad ante las leyes británicas. Y luego de pasar eso, inmediatamente poder gozar de la posibilidad de ser extraditado a un país donde no corre ningún peligro”.

 

En 2010, WikiLeaks publicó varias tandas de documentos secretos de los Estados Unidos que pusieron en cuestión la versión oficial sobre el comportamiento de las tropas de ese país en las guerras de Afganistán e Irak. En octubre, publicó casi 400.000 documentos que daban cuenta del aval de las mismas en una masiva política de violación de los derechos humanos de los presos en Irak.

 

En agosto de ese año, Assange fue acusado de violación por Suecia, que emitió una orden internacional de arresto en su contra. A raíz de eso, el activista, fue detenido en Londres, tras lo cual se le concedió la libertad bajo fianza.

 

En mayo de 2012, la Justicia británica determinó que debía ser extraditado a Suecia, pero Assange se refugió en junio de ese año en la embajada de Ecuador en Londres, obteniendo asilo pero imposibilitado desde ese momento de salir por temor a ser detenido nuevamente.

 

El año pasado, Suecia depuso la investigación por violación pero la Justicia británica mantuvo la orden de detención ya que considera que el activista australiano quebrantó los términos de su fianza.

 

Cada vez más alejado de las posturas de quien fue su mentor político y hoy es su principal rival, el ex presidente Rafael Correa, Moreno embistió en el marco de su gira europea contra los Gobiernos de Venezuela y Nicaragua, alineándose, en cambio, con la postura predominante en el hemisferio.

 

 

“Hay diferentes formas de presencia de la democracia. No necesariamente como nosotros entendemos la democracia. Pero sí hay muchas deficiencias dentro de esa democracia”, dijo en relación con Venezuela.

 

En tanto, con respecto a Nicaragua afirmó que su Gobierno reclama el fin de la mano dura contra el movimiento opositor y que, “igual que otros países de la OEA, nos hemos manifestado en contra de esa represión. En contra de la intervención de grupos paramilitares que están cometiendo crímenes innombrables dentro de Nicaragua. Eso no puede ser aceptado bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, al igual que lo han hecho muchos países, apelamos a la sensibilidad de las partes para que puedan sentarse en una mesa de diálogo. En caso contrario, la democracia de ese tipo, como está planteada en Nicaragua, no es viable”.

 

“Nunca la responsabilidad corresponde a una sola persona, pero sin duda la mayor responsabilidad recae” en el presidente Daniel Ortega.

 

Incluso fue más allá, y ponderó que fue un error la confrontación que Correa mantuvo con Estados Unidos durante sus años en el poder. “No se trata de distanciarse. Todo lo contrario. Los países del mundo necesitan acercarse, respetando las singularidades, las diferencias”, aseveró.

 

“La estrategia (de Correa) siempre fue la misma, complicar las cosas para generar una idea de que las cosas no marchan bien, tomar la bandera de la oposición y erigirse nuevamente como líder de la oposición del país. Una estrategia perversa, lastimosamente manejada desde el lado oscuro de la política”, señaló.

 

 

 

Correa está sometido a diversas investigaciones judiciales en Ecuador y acusa a Moreno de fogonearlas.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar