Austeridad PRO

Macri elimina 1.500 cargos políticos, pero no se irán ministros

El Ejecutivo afina el lápiz para el DNU con el que achicarán los cargos del gabinete nacional. Por ahora no se tocará ningún ministerio. El puesto de Díaz Gilligan, uno de los que está en análisis.

El presidente Mauricio Macri mantuvo este lunes acaloradas reuniones con varios ministros para sellar los últimos detalles del megadecreto que firmaría en los próximos días, con el cual eliminará 1.500 cargos políticos, entre secretarías, subsecretarías y direcciones de todos los ministerios. Es parte del ajuste de la política que anunció en diciembre pasado, como gesto de ejemplo hacia el resto de las administraciones provinciales y municipales, a las que busca presionar para achicar el gasto público y bajar el déficit fiscal.  

 

El nuevo ajuste de la administración central -el año pasado Macri eliminó dos de los 22 ministerios que había incluido en el organigrama presidencial inicial cuando asumió en diciembre de 2015- esta vez no tocará ningún ministerio y sólo incorporará cambios del organigrama interno, pero en las segundas líneas. Alcanzaría, en algunos casos, el 30 por ciento y en otras hasta el 40 por ciento de los cargos, como es el caso del Ministerio del Interior, que fusionará las secretarías de Obras Públicas y Vivienda en otra con nuevo nombre y eliminará diez subsecretarías y otras tantas áreas.

 

“La reducción no alcanzará a los ministerios, que seguirán siendo 20”, dijeron a Letra P fuentes cercanas a Macri, y admitieron que entre las subsecretarías que podrían caer en desgracia justamente pusieron la lupa en el cuestionado subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, como una salida elegante ante el escándalo por la cuenta offshore en Andorra.

 

 

Entre los que dejarán su cargo figuran el subsecretario de Interior y ex diputado de la Coalición Cívica, Juan Carlos Morán, y se fusionarán las secretarías de Obras Públicas y de Vivienda, para pasar a tener otro nombre, mientras que Asuntos Hídricos quedará en manos del actual subsecretario, Pablo Berenciartura, y se disolverá la secretaría de Asuntos Municipales que dejó vacante la actual diputada Aida Ayala, quedando sólo la subsecretaría del área, a cargo de Lucas Delfino.

 

“Se viene trabajando en la reestructuración de los ministerios desde hace seis meses y en varios casos superará la reducción del 20 por ciento anunciada por Macri”, dijeron las fuentes, que se encargaron de aclarar que el recambio y salida de funcionarios “nada tiene que ver con denuncias judiciales o internas intempestivas” en el gabinete, sino de “un reordenamiento consensuado desde cada ministerio”.

 

De esta manera, voceros de la Casa Rosada salieron al cruce de las versiones que apuntaban cierto malestar de ministros contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña, e insistieron en que las diferencias se terminaron de zanjar en el “retiro espiritual” que Macri encabezó en Chapadmalal el pasado fin de semana.

 

“Son todas mentiras, no hay peleas internas”, aseguraron a Letra P este lunes fuentes del Gobierno mientras desfilaban por los pasillos varios ministros para hablar con Macri y Peña.

 

En algunos casos, la reducción de empleados políticos serán afectados por un decreto presidencial que sería publicado en las próximas horas, y en otros, podría definirse sólo por resolución de cada ministerio y “por goteo”.

 

Marcos Carasso, titular de la UCR de Córdoba.
Abrazo de oso. El saludo del gobernador Maximiliano Pullaro con el presidente Javier Milei.

También te puede interesar