04|12|2022

Los chanchitos son ajenos: Trump anunció que Argentina importará cerdos de EE.UU

17 de agosto de 2017

17 de agosto de 2017

El gobierno estadounidense detalló que llegó a un acuerdo con su par argentino para que los animales vuelvan a entrar al país por primera vez desde 1992. Los productores locales, en pie de guerra.

La Argentina autorizó la importación de carne de cerdo desde los Estados Unidos luego de 25 años, informó  la Oficina de Prensa de la Casa Blanca.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, anunció hoy que Estados Unidos y Argentina acordaron términos que permitirán que el cerdo estadounidense ingrese al mercado argentino por primera vez desde 1992", señaló el parte, difundido por la agencia de noticias DYN.

 

El informe de la Casa Blanca señaló que "el acuerdo sigue a la reunión del 15 de agosto entre el vicepresidente Mike Pence y el presidente Mauricio Macri de Argentina durante la visita del vicepresidente a Buenos Aires".

 

Los productores de cerdo de la Argentina habían expresado su rechazo a esta operación comercial por considerarla contraria la producción nacional, además de los peligros que representaría el ingreso de carne porcina de Estados, por estar afectada por el síndrome disgenésico y respiratorio.

 

El gobierno de Estados Unidos indicó que "la Argentina ha bloqueado las importaciones de carne de cerdo de Estados Unidos desde 1992, citando problemas de salud animal".

 

A raíz de esta situación la Casa Blanca informó que "funcionarios argentinos de seguridad alimentaria visitarán Estados Unidos para realizar la verificación in situ del sistema de inspección de carne de los Estados Unidos" para habilitar la operación.

 

Estados Unidos es el principal exportador mundial de carne de cerdo y este acuerdo le ofrece un mercado potencial de unos 10 millones de dólares, aseguró la Casa Blanca.