06|9|2022

Peralta hardcore: CFK era “una reina de Java” y Kicillof, “un pendejo pelotudo”

ENTREVISTAS

ENTREVISTAS

01 de agosto de 2017

01 de agosto de 2017

El ex gobernador se jacta de sus peleas con Cristina “cuando tenía el 54% y no le tocabas el culo ni con una caña de pescar”. “Discutía a los gritos pero me iba con la guita bajo el brazo”, recuerda.

El ex gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta blanqueó la pésima relación que históricamente mantuvo con el gobierno kirchnerista, ya sea con Néstor Kirchner o con Cristina Fernández ocupando la presidencia. Lo hizo sin filtros, desbocado. Dice que, en sus viajes a Buenos Aires para reuniones en Casa Rosada, la ex presidenta lo recibía con soberbia. “Parecía una reina de Java”, grafica. Pero se ufana de que, después de esas reuniones, volvía a la provincia “con la guita abajo del brazo”. Para dotar de mayor envergadura a esos méritos políticos, recuerda que conseguía los fondos “cuando (Cristina) tenía el 54% y no le tocabas el culo ni con una caña de pescar”.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En el revoleo, apuntó al ex ministro de Economía Axel Kicillof, a quien denominó como un “pendejo soberbio, un pelotudo marca cañón”. Y extendió sus insultos a otros miembros del ex gabinete cristinista.

 

Dice que, como candidato a senador nacional, quiere llegar al Congreso para armar un bloque de legisladores patagónicos para, según sus palabras, defender los intereses del sur del país. En 2015 jugó dentro del lema del Frente para la Victoria (FpV) y sus votos sirvieron para que Alicia Kirchner llegue a la gobernación. Ahora quiere terciar entre Eduardo Costa y el PJ local, tras su fracaso en la intención de acordar con Sergio Massa, para preparar su retorno al Ejecutivo provincial.

 

Despotrica contra las primarias, dice que los votantes no las entienden y que, además, en la caldeada Santa Cruz “la gente no anda con ganas de votar”. “La gente está puteando”, agregó.

 

BIO. Inició su carrera en el gremio de los bancarios y llegó a ser gerente del Banco Provincia de Santa Cruz. Néstor Kirchner lo puso como interventor de YCRT en 2004, luego de la tragedia en la que murieron 14 mineros. En 2007 fue vicepresidente primero de la Cámara de Diputados y llegó a la gobernación en 2007, luego de que renunciaran el gobernador y el vice, Sergio Acevedo y Carlos Sancho, por distintos conflictos. En 2011 ganó las elecciones con el 51,32 en la misma boleta que llevó a Cristina Fernández a la presidencia. En 2015 quedó tercero pero, por la ley de lemas, aportó 25 mil votos para que  Alicia Kirchner sea gobernadora. Ahora busca una banca en el Senado nacional por fuera del kirchnerismo para pelear por la Gobernación en 2019.

 

-¿Cómo están llevando adelante la campaña?

 

-Estamos visitando casa por casa. Empezamos con las familias tradicionales de la provincia y seguimos con los que nos piden desde los grupos de laburo, como los changos de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT). Trato de hacerlo en la casa porque escucho a la mujer, al jefe de hogar y a los hijos. Ayer una señora fue a una charla y me dijo que sus cinco hijos no sabían a quién votar y me pidió que les fuera a hablar. La semana que viene me junto con esa muchachada a explicarles que es eso de las PASO. Obviamente que voy a intentar que me voten a mí pero voy a intentar que voten a alguien.

 

-¿Por qué hay que explicarles qué son las PASO?

 

-Las PASO confundieron y la gente no sabe si son internas o qué. Por ahí me dicen que quieren que pierda Costa, entonces me preguntan si para eso lo tiene que votar a (Facundo) Prades, aunque me quieran votar a mí. Ahí hay un problema.

 

-¿Apoyaría la eliminación de las PASO en el Congreso?

 

-Las PASO son un tema a revisar. Es un gastadero de plata enorme. Hacés boletas como precandidato, boletas como candidato, fiscales, movilización de logística importante, son 840 mesas. Yo ahora no voy a llevar a nadie a votar, ni taxi ni colectivo. En las reuniones decimos que, el que pueda, lleva a su vecino y eso nos da resultado. Encima la gente no anda con muchas ganas de votar.

 

-No hay un clima electoral.

 

-No. La gente está puteando.

 

-¿Es difícil hacer campaña en este contexto?

 

-Es muy difícil. A nosotros por ahí nos es más fácil porque conocemos a los grupos enfrentados. Podría sacarme fotos con los jubilados o los judiciales, pero trato de no mezclar porque no me gusta esa exposición, ni la exposición de los medios nacionales. La vez pasada me llamaron con el tema (Eduardo) Sosa (el Procurador General desplazado por Kirchner en 1995. La Justicia le ordenó a Peralta restituirlo en el cargo pero se negó a hacerlo porque ya había otro fiscal en ese puesto), y antes también me llamaron todos los medios nacionales para pelearme con Cristina y yo no quiero hacer el show de Costa, no creo que ayude o construya más allá de verte en la pantalla; no creo que sirva para traer soluciones a la provincia en la situación que estamos. Tampoco me parece que sirva la desaparición de los senadores y diputados del Frente para la Victoria. Máximo (Kirchner) está haciendo campaña en la provincia de Buenos Aires. Son los dos extremos.

 

-¿Es una elección con campaña sobre los temas provinciales o los temas nacionales?

 

-Temas nacionales que puedan ayudar a la provincia: Reembolsos a las exportaciones de los puertos patagónicos, situación de YPF, figura jurídica de YCRT y jubilación de mineros por ley, explicarle a la gente que las leyes de Zona Franca quedaron cortas porque hay que ampliar la extensión y cuidar el comercio porque va a haber un impacto fuerte en los puestos de trabajo, hay que desgravar actividades comerciales. Por eso planteo conformar un bloque regional patagónico en ambas cámaras sin importar el partido político. Yo no estoy para nada de acuerdo con la derogación de la retención de las exportaciones y muchos menos fijar el tope de 3 por ciento de regalías. Focalizar la tarea de diputados y senadores es importante y explicárselo a la gente porque después de eso es cuando te metes en el terreno provincial de qué hacen con la guita.

 

-¿Esos temas nacionales son los que explican la situación económica de la provincia o es un problema de corrupción?

 

-No, que digan que se hizo una obra que no se hizo no tiene impacto directo sobre los números de Santa Cruz.

 

-Los que sostienen esa teoría dicen que son millones de pesos que podrían haber ido al pago de los jubilados, por ejemplo.

 

-Si (Julio) De Vido y José López resolvían 500 viviendas para Santa Cruz eran para viviendas, no para los jubilados. Esa plata hubiera salido si me hubieran devuelto el 15 por ciento de las jubilaciones y (el presidente, Mauricio) Macri los devolvió y puso un premio. Macri le erra en el tema minero, el tema petrolero y en el tema de reembolso a las exportaciones por puertos. Dice este gobierno que si le hubieran pagado el reembolso a las exportaciones no hubiéramos tenido que pedir el préstamo al Banco Nación. Conclusión: los 750 millones que a mí no me dieron durante 8 años son 5.000 millones de pesos que yo no tuve.

 

"Pino es peronista y tiene un programa peronista. Pero a esta altura de su vida se le dio por la cuestión ambiental."

 

-¿Qué pasó con esos recursos durante el gobierno kirchnerista?

 

-En 2010 Néstor me dijo que había que bancar a Cristina y que los reembolsos no iban a ir y que había que bancar los puertos con subsidios de la provincia. Entonces para los jubilados el 15 por ciento de las AFJP y los reembolsos nos hubieran ayudado. Igual que nos hubiera ayudado que los ATN hayan ido sólo a algunos municipios y nunca a la provincia.

 

-Pero en su gestión nunca pasó lo que pasa hoy de no poder pagar sueldos y eso se explica por la ayuda de Nación ¿Si en su gestión había déficit, cómo hacía para pagar?

 

-Jamás me dieron un ATN. Nos daban plata que devolvíamos durante el mes como anticipo de regalías y otra que formaron parte de una deuda de 4.300 millones. Nos endeudamos y pagábamos 40 millones de pesos, no era nada, no te mueve ni un pelo porque estaba hecho a largo plazo.

 

-Y al mismo tiempo creció la planta de empleados.

 

-Yo entré con 11 mil jubilados y ahora hay 17 mil. O sea que esos 6 mil jubilados los tenía que reemplazar. Tomé 2.500 cooperativistas a planta, reemplacé jubilados y tomé 3 mil policías. Me tocó bancar el 40 por ciento de crecimiento de Santa Cruz. En los municipios que ingresó personal no sufrían el costo porque lo pagaba yo.

 

-¿Por qué usted podía pagar y Alicia Kirchner ahora no puede?

 

-Hacé la cuenta del mes pasado: 1.077 de la “copa” (Coparticipación) nacional, ponele 380 de regalías petroleras, agregale 500 de la recaudación provincial, 45 de regalías mineras. Esa suma da un poco más de 2 mil millones. 950 es la masa salarial del sector activo y 550 de los pasivos, te sobran 500 palos. No le busques ninguna vuelta. Es información oficial.

 

 

 

-¿Si es así por qué no les paga? Ella dice que el costo político es más grande que lo que podría generar de interés financiero.

 

-Están jugando con la gente. Ellos están jugando en el escenario nacional, están victimizándose para que Cristina se victimice con Macri. Porque si no, vos no podés entender porque Máximo lo putea a Macri en todos los idiomas y la tía a los 10 minutos le va a pedir 500 palos. No se hace política así.

 

Yo me peleaba con Cristina a los gritos pero silla de por medio y me iba con la guita abajo del brazo para pagar los sueldos, porque si no me esperaban 300 mil tipos acá que me prendían fuego la provincia. Pero eso es negociar y había que pelearse con Cristina cuando tenía el 54 por ciento de los votos y no le tocabas el culo ni con una caña de pescar. Vos entrabas a Olivos y parecía una reina de Java; o con Kicillof, pendejo soberbio, un pelotudo marca cañón que entendía que el país era la Capital Federal. Ni te cuento De Vido y José López.

 

-Me decía que el diputado Costa monta un show por un lado y, por otro, hace el timbreo, que es parecido a lo que usted hace casa por casa.

 

-Digo que el escenario que él monta en Nación no tiene resultados concretos para Santa Cruz. Salvo que subterráneamente haya participado en la negociación con los docentes, pero no lo dice ni él ni (el ministro de Interior, Rogelio) Frigerio ni (el ex ministro de Educación, Esteban) Bullrich. No tiene el impacto que uno esperaría al ser el representante de Macri, tiene alto perfil, fue candidato dos veces y le pegó en el palo la última y es ahora su referente. Debería tener más ascendencia en las decisiones de Nación hacia Santa Cruz. Quizás lo está haciendo y le cuesta tanto como me tocó a mí con Cristina.

 

-¿La campaña sucia empezó con el video del intendente de Caleta Olivia, Facundo Prades (se lo registró tomando dinero, presuntamente una coima para la instalación de un supermercado), o empezó antes con las denuncias que te hicieron?

 

-Me parece que hay una sobreactuación del fiscal (federal Gonzalo Miranda) con el caso Sosa. El tipo quiso primerear y salir en la tapa de los diarios y todos sabemos que lo de Sosa termina en un juicio oral y yo tendré que dar las explicaciones que di siempre: Esa sentencia es incumplible. Después a Gabriela (también de apellido Peralta, su pareja y funcionaria), pero veo que está en vía muerta. A los testigos que van a declarar a la causa (por malversasión de subsidios) no le preguntan nada. Gabriela fue la ministra más auditada en la historia del Ministerio de Desarrollo Social, el Tribunal de Cuentas la auditó más de 150 veces. Me parece que fue una maniobra política para pegarme a mí por elevación. Se la agarraron de entrada con ella cuando ni bien asumieron que dijeron que había una provincia quebrada y había mucho desorden. Mirá la vergüenza que es el Estado ahora.

 

-¿Y Prades?

 

-Prades va a tener que aclarar en la Justicia. Las imágenes son muy fuertes y ese es el problema. La gente las tomó muy mal. También me parece medio raro que después de un año y con el padre largado a la campaña aparezca la denuncia. Yo lo conozco a Fermín Valdivia, un viejo militante radical que puso mucho por su partido en Caleta. Estuvimos reunidos en Caleta y estaba muy preocupado por la situación de la provincia pero de esto no me dijo nada. Si fuera Costa el que está detrás de esto demostraría que la interna no la tendría tan fácil. ¿Por qué harías una cosa así con un pibe de una generación nueva de radicales que gobierna la segunda ciudad de la provincia?

 

-¿Qué tan cerca está hoy Santa Cruz Somos Todos de Massa?

 

-Yo hablé con Massa el día que se fue de la Jefatura de Gabinete y no hablé nunca más. Lo llamé para estas elecciones y hablamos tres veces. Le plantee la posibilidad de formar un frente amplio que incluya la Frente Renovador y otros partidos. Massa dijo que estaba de acuerdo pero después no cuajó porque se ve que a él no le cerraron las cosas con (José) Blassiotto o a Blassiotto con él, así que ahí está el Frente Renovador sólo. Veremos cómo le va en las elecciones.

 

-¿O sea que el peronismo lleva hoy 3 frentes?

 

-El PJ como instrumento electoral esta subsumido por el Frente para la Victoria y, hacia adelante, no podemos jugar en ese sector del arco partidario. Queremos rearmar al peronismo desde una base más amplia que tenga como columna vertebral al peronismo, de hecho en nuestra lista son todos peronistas salvo Dino Zafranni y Jenny Andrade, que son de Proyecto Sur.

 

-¿Y el FpV?

 

-El esquema del Frente para la Victoria tuvo un techo y ahora hay que buscar otra forma de canalizar las aspiraciones de la gente. Ayer me llamaron 15 compañeros que iban a votar a Julio Gutiérrez (lista interna dentro del FpV) y que nos van a votar a nosotros. Hay que ver qué pasa después de las PASO. Yo veo que Gutiérrez es bastante duro con los candidatos oficiales y hay que ver si después se quedan en la casa. Y hay que ver como juega generacionalmente dentro del Frente lo que queda, porque Ana Ianni es (el intendente de El Calafate, Javier) Belloni y Pablo Grasso es el vicegobernador Pablo González, si pierden ellos pierden Belloni y González. Muchos que hoy no están en las listas especulan con eso y con una Cristina candidata en 2019. Igual Cristina hoy puede ganar 30 a 28 pero puede perder 70 a 30 dentro de dos años.

 

-¿Cómo se explica la alianza con Proyecto Sur? ¿Pudo hablar con Pino Solanas?

 

-No, no pude. Y lo peleé la otra vuelta por su posición con el carbón y las represas. Pino es peronista y tiene un programa peronista. A esta altura de su vida se le dio por la cuestión ambiental pero yo tengo un gran respeto, mirá la edad que tiene y va a ser candidato a senador. Tiene espíritu frentista y coincide en sumar a los partidos del campo popular, dice que Macri tiene un proyecto neoliberal y que el kirchnerismo en Santa Cruz es una cosa terminada. Acá el "Colo" Pérez que fue candidato a gobernador del massismo le sumó a Costa más de 11 mil votos por la Ley de Lemas y quedaron desencantados en la pos-elección y (José) Garrido le sumó a (Roberto) Giubetich 4 mil. Nosotros tenemos lo que se escindió del Frente Renovador y a Dino Zafranni que tiene la llave del partido, el único partido vivo para poder presentar candidatos nacionales. Dino dijo que busquemos acuerdos programáticos porque conmigo venía discutiendo (lo denunció hace 3 meses en la Justicia federal por presuntos ilícitos en la asistencia financiera por 4.339 millones de pesos de la Nación a la provincia) y en términos pragmáticos ellos necesitaban alguien que les rompa la polarización entre el FpV y Costa. Y ese tipo era yo.