X
El mandatario aceita la relación con la gobernadora Corpacci, que apoyó leyes clave del Gobierno. Y habló del Plan Belgrano, que no tendrá recursos hasta el año que viene.
Por 22/07/2016 20:50

“Estuvimos hablando ya de varias obras que incluyen el Plan Belgrano, obras de riego para que haya más áreas productivas en Catamarca, rutas, ferrocarriles, escuelas, jardines de infantes, todas estas cosas que son elementales, necesarias absolutamente, insisto, para que cada catamarqueño tenga su oportunidad”. La frase pertenece al presidente Mauricio Macri. Las dijo durante la fugaz visita que protagonizó este viernes en Catamarca para mostrarse junto a la mandataria provincial. Lucía Corpacci, reelecta en octubre bajo la bandera del Frente para la Victoria pero considerada por la Casa Rosada una “de las gobernadoras que ha jugado muy bien en el Congreso durante todos estos meses, especialmente en el tema de los fondos buitre y en la designación de jueces”, justificó una fuente del Ministerio del Interior y Obras Públicas, la cartera que encabeza Rogelio Frigerio, el funcionario que el 14 de junio (hace un mes) visitó la provincia para hacer inauguraciones y emocionarse hasta las lágrimas cuando evocó al tres veces presidente Juan Domingo Perón.

"Vinimos a inaugurar obras para afianzar la relación. Hace 66 años, un presidente con una destacada visión en inclusión social y desarrollo para que todos tengamos las mismas oportunidades inauguró este colegio (Escuela 601 de Catamarca). Ese presidente era Perón. Vamos a trabajar para todos los argentinos, sin importar la camiseta ni los colores partidarios", prometió el nieto del fundador del desarrollismo argentino.

La emoción de Frigerio de hace un mes fue el prólogo de la visita presidencial de este viernes, con una coincidencia que desató la misma crítica: la aplicación del Plan Belgrano, el ambicioso esquema de obras que maneja el radical tucumano José Cano para “pagar la deuda social que tiene el país con el Norte argentino". La piedra en el zapato para la Casa Rosada gira en torno a una confesión reciente del propio Cano ante el Senado. Fue hace dos semanas, cuando anticipó que “el año que viene la Cámara alta va a a ser clave para el Plan cuando se discuta el presupuesto y ustedes van a poder ir viendo y acompañando cada una de estas obras”, dijo el ex candidato a gobernador. No fue lo único que dijo. También blanqueó por entonces parte de las  críticas que plantea dentro del Gobierno, especialmente cuando les pidió en la norma “algún punto de chequeo o cronograma” que permita a los legisladores controlar cómo se avanza hacia los objetivos enunciados.

El sincericidio senatorial data del 30 de junio, cuando Cano habló delante de los senadores de las omisiones de Infraestructura, Vivienda y Transporte; Economía Nacional e Inversión y Economías Regionales. En la cita, sin dudar, el jefe del Plan Belgrano reconoció que su cartera tendrá financiamiento recién el año que viene.

Sin embargo, al contrario de las afirmaciones de su funcionario, el Presidente volvió a relanzar el plan y prometió obras y la finalización del Hospital de Niños. “Nos hemos comprometido a terminar antes de fin de año, porque éste es el hospital de niños de referencia de esta provincia, el único, y necesitamos que tenga más capacidad, más camas -como sabe la doctora, que de ahí viene- para que podamos atender”, prometió el jefe del Estado, que invitó al ex vicegobernador Dalmacio Mera, actual senador por Catamarca y primo del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey.

Un miembro de la comitiva contó a Letra P que la visita de Macri “fue importante en términos simbólicos porque la Fiesta del Poncho es uno de los eventos más importantes de la provincia”

VIENTO. Durante su discurso, Macri buscó repetir el tono celebratorio sin detalles. “Llegábamos y me dicen 'qué lindo día te tocó'; yo les digo que ustedes siempre tienen sol pero a veces tienen viento, y hoy son dos bendiciones, porque Catamarca se tiene que transformar en un polo de energía solar y energía eólica, porque con la energía crecemos, con la energía progresamos, entonces ahí Catamarca tiene también otra gran oportunidad de desarrollo”, arengó el Presidente luego de traslucir que espera desarrollar un parque eólico similar al que tiene La Rioja en la zona limítrofe con Catamarca, al pie del cordón montañoso del Velazco, donde la mendocina Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA) cuenta con una decena de hélices financiadas por el estado provincial.

Ante las consultas de Letra P sobre la ausencia de presupuesto para el Plan Belgrano y la multiplicación de promesas presidenciales, pero sin fondos, un funcionario del ministerio de Frigerio lo relativizó. “Ojo que el Plan Belgrano no es sólo infraestructura, sino también planes sociales y obras que no fueron concretadas de la gestión anterior”, contestó la fuente para detallar que, a pesar de la confesión de Cano, buena parte de los planes sociales y educativos que vienen de la gestión anterior también forman parte de un plan de reparación histórica que ”engloba todo” y que cuenta con un crédito de 6.300 millones de dólares por parte del Banco Mundial para financiar la ampliación de la Asignación Universal por Hijo y de obras de infraestructura que será desembolsado en los próximos dos años. A pesar de las promesas, el Plan Belgrano sigue sin un peso formal de presupuesto, pero una agenda cargada de anuncios para devolver los favores recibidos en el Congreso. En esa lista de compromisos asumidos, Corpacci no es la única.

Macri en Catamarca: devolución de gentilezas y obras sin presupuesto

El mandatario aceita la relación con la gobernadora Corpacci, que apoyó leyes clave del Gobierno. Y habló del Plan Belgrano, que no tendrá recursos hasta el año que viene.

“Estuvimos hablando ya de varias obras que incluyen el Plan Belgrano, obras de riego para que haya más áreas productivas en Catamarca, rutas, ferrocarriles, escuelas, jardines de infantes, todas estas cosas que son elementales, necesarias absolutamente, insisto, para que cada catamarqueño tenga su oportunidad”. La frase pertenece al presidente Mauricio Macri. Las dijo durante la fugaz visita que protagonizó este viernes en Catamarca para mostrarse junto a la mandataria provincial. Lucía Corpacci, reelecta en octubre bajo la bandera del Frente para la Victoria pero considerada por la Casa Rosada una “de las gobernadoras que ha jugado muy bien en el Congreso durante todos estos meses, especialmente en el tema de los fondos buitre y en la designación de jueces”, justificó una fuente del Ministerio del Interior y Obras Públicas, la cartera que encabeza Rogelio Frigerio, el funcionario que el 14 de junio (hace un mes) visitó la provincia para hacer inauguraciones y emocionarse hasta las lágrimas cuando evocó al tres veces presidente Juan Domingo Perón.

"Vinimos a inaugurar obras para afianzar la relación. Hace 66 años, un presidente con una destacada visión en inclusión social y desarrollo para que todos tengamos las mismas oportunidades inauguró este colegio (Escuela 601 de Catamarca). Ese presidente era Perón. Vamos a trabajar para todos los argentinos, sin importar la camiseta ni los colores partidarios", prometió el nieto del fundador del desarrollismo argentino.

La emoción de Frigerio de hace un mes fue el prólogo de la visita presidencial de este viernes, con una coincidencia que desató la misma crítica: la aplicación del Plan Belgrano, el ambicioso esquema de obras que maneja el radical tucumano José Cano para “pagar la deuda social que tiene el país con el Norte argentino". La piedra en el zapato para la Casa Rosada gira en torno a una confesión reciente del propio Cano ante el Senado. Fue hace dos semanas, cuando anticipó que “el año que viene la Cámara alta va a a ser clave para el Plan cuando se discuta el presupuesto y ustedes van a poder ir viendo y acompañando cada una de estas obras”, dijo el ex candidato a gobernador. No fue lo único que dijo. También blanqueó por entonces parte de las  críticas que plantea dentro del Gobierno, especialmente cuando les pidió en la norma “algún punto de chequeo o cronograma” que permita a los legisladores controlar cómo se avanza hacia los objetivos enunciados.

El sincericidio senatorial data del 30 de junio, cuando Cano habló delante de los senadores de las omisiones de Infraestructura, Vivienda y Transporte; Economía Nacional e Inversión y Economías Regionales. En la cita, sin dudar, el jefe del Plan Belgrano reconoció que su cartera tendrá financiamiento recién el año que viene.

Sin embargo, al contrario de las afirmaciones de su funcionario, el Presidente volvió a relanzar el plan y prometió obras y la finalización del Hospital de Niños. “Nos hemos comprometido a terminar antes de fin de año, porque éste es el hospital de niños de referencia de esta provincia, el único, y necesitamos que tenga más capacidad, más camas -como sabe la doctora, que de ahí viene- para que podamos atender”, prometió el jefe del Estado, que invitó al ex vicegobernador Dalmacio Mera, actual senador por Catamarca y primo del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey.

Un miembro de la comitiva contó a Letra P que la visita de Macri “fue importante en términos simbólicos porque la Fiesta del Poncho es uno de los eventos más importantes de la provincia”

VIENTO. Durante su discurso, Macri buscó repetir el tono celebratorio sin detalles. “Llegábamos y me dicen 'qué lindo día te tocó'; yo les digo que ustedes siempre tienen sol pero a veces tienen viento, y hoy son dos bendiciones, porque Catamarca se tiene que transformar en un polo de energía solar y energía eólica, porque con la energía crecemos, con la energía progresamos, entonces ahí Catamarca tiene también otra gran oportunidad de desarrollo”, arengó el Presidente luego de traslucir que espera desarrollar un parque eólico similar al que tiene La Rioja en la zona limítrofe con Catamarca, al pie del cordón montañoso del Velazco, donde la mendocina Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA) cuenta con una decena de hélices financiadas por el estado provincial.

Ante las consultas de Letra P sobre la ausencia de presupuesto para el Plan Belgrano y la multiplicación de promesas presidenciales, pero sin fondos, un funcionario del ministerio de Frigerio lo relativizó. “Ojo que el Plan Belgrano no es sólo infraestructura, sino también planes sociales y obras que no fueron concretadas de la gestión anterior”, contestó la fuente para detallar que, a pesar de la confesión de Cano, buena parte de los planes sociales y educativos que vienen de la gestión anterior también forman parte de un plan de reparación histórica que ”engloba todo” y que cuenta con un crédito de 6.300 millones de dólares por parte del Banco Mundial para financiar la ampliación de la Asignación Universal por Hijo y de obras de infraestructura que será desembolsado en los próximos dos años. A pesar de las promesas, el Plan Belgrano sigue sin un peso formal de presupuesto, pero una agenda cargada de anuncios para devolver los favores recibidos en el Congreso. En esa lista de compromisos asumidos, Corpacci no es la única.