Emergencia ocupacional

El Gobierno acordó con empresarios que no habrá reducción de empleos por 90 días

Aunque niega que exista una ola de cesantías, Macri convocó a representantes de las cámaras para pedir que no echen trabajadores. Mientras, resiste la ley anti despidos, que piensa vetar.

Mientras intenta desactivar el impacto de la probable sanción de la ley anti despidos en el Congreso, el Gobierno nacional convocó a empresarios a Casa Rosada para firmar un “compromiso por el empleo”, en el que los representantes del sector privado acordaron “no reducir” sus planteles de empleados “durante al menos los próximos 90 días” y “generar planes de inversión para promover más puestos de trabajo”.

 

Aunque desde que comenzó la discusión parlamentaria por la ley de emergencia ocupacional, distintos funcionarios de Gobierno aseguraron que “no hay una ola de despidos”, el presidente Mauricio Macri decidió convocar a empresarios y sindicalistas para abordar la problemática.

 

“Como empresarios, desde nuestro rol de generadores de empleo y producción queremos comprometernos a no reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos 90 días, generar planes de inversión para promover nuevos puestos de trabajo y trabajar junto al Gobierno nacional y a los sindicatos en una agenda de desarrollo y de mejorar de calidad del empleo en el país, sector por sector”, dice el informal texto que los empresarios firmaron en Casa Rosada, antes del anuncio público del Presidente.

 

Además, los empresarios afirmaron que la transición económica que vive el país “genera dificultades de corto plazo” pero calificaron el momento de cambio como “positivo” y cargaron contra la ley anti despidos que podría sancionar en los próximos días la Cámara de Diputados. “Introduce un cepo al trabajo que dificultará nuevas inversiones y generará efecto contrario al que dicen buscar”, afirman los empresarios en el texto.  

 

Así, el Gobierno encontró en el sector privado, el apoyo a su posición frente a la ley de emergencia ocupacional, que avanza en el Congreso nacional gracias al impulso de la oposición y que el Presidente tiene previsto vetar.  El compromiso firmado por los empresarios sería la llave del oficialismo para neutralizar el veto anunciado a la ley anti despidos. 

 

Del encuentro participaron Macri, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el titular de la cartera de Producción, Francisco Cabrera, entre otros. "Nuestro compromiso es generar trabajo. Hay que generar reglas de juego claras", dijo el Presidente durante el breve discurso en el que anunció el acuerdo, en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

 

Negociaciones en Congreso

 

En paralelo con esta negociación con empresarios, el Gobierno intenta introducir cambios en la ley anti despidos, que el Congreso podría sancionar esta semana. Tras los debates en los plenarios de comisión de la semana pasada en Diputados, desde la Rosada intentaron entablar diálogo con los gobernadores peronistas para que sus diputados no voten la ley aprobada por el Senado y acepten debatir cambios.

 

En particular, las demandas se dirigieron contra los gobernadores, considerados afines, cuyos diputados forman parte del bloque Justicialista, como es el caso del salteño Juan Manuel Urtubey, cuya espada en la Cámara baja, Pablo Kosiner, fue uno de los más críticos del accionar del Gobierno en el tema despidos durante el discurso que dio en el plenario de comisiones, el jueves pasado.

 

"Mientras discutimos en el Congreso la situación del empleo, el Gobierno echó a 240 trabajadores del Anses. Muchos de planta permanente. Nosotros hemos puesto buena voluntad pero no se puede echar como perros de los organismos nacionales a gente con trayectoria”, dijo Kosiner. Otros diputados del bloque Justicialista y del Frente Renovador hablaron en sintonía. "Estamos discutiendo los problemas de empleo acá y el Gobierno sigue echando trabajadores. Esa es la señal que dan al mercado. Nos toman de tontos", dijo, enojado, un legislador peronista. 

 

Las palabras del salteño motivaron los reproches de los referentes de Cambiemos en el Congreso contra los funcionarios de la Casa Rosada, a los que reclamaron la "falta de timing" de las decisiones administrativas, mientras se tejen los acuerdos parlamentarios, además del reproche por la "falta de alineamiento" de los diputados que responden a los gobernadores peronistas, supuestamente afines.

 

"Nosotros ya votamos la ley que ellos necesitaban para la gobernabilidad, que era el acuerdo con los holdouts. Pero esto es otra cosa. No vamos a ir en contra de los trabajadores", sentenció Kosiner. 

 

El martes, el oficialismo intentará avanzar en negociaciones con el bloque de Sergio Massa, que puedan derivar en la introducción de modificaciones a la ley. Pero los principales referentes de Cambiemos en el Congreso ya se resignan a que la historia terminará con el veto del Presidente, que ya presentó el compromiso con los empresarios como formar de amortiguar el impacto político. 

 

 

  

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de Javier Milei.
Mónica Fein, presidenta del Partido Socialista.

También te puede interesar