Política

Michetti: marginada de la mesa chica, los senadores la saltean para hablar con la Rosada

Los representantes en la Cámara alta se sienten incómodos porque creen que la vicepresidenta no tiene injerencia en el Gobierno. Hablan con Frigerio o con el presidente de la Cámara de Diputados.

Dueña de un caudal de votos propio y con imagen positiva alta, Gabriela Michetti sufre, sin embargo, un aislamiento dentro del Gobierno que a pocos meses de asumir como vicepresidenta ya erosionó su poder político en la Cámara alta. Pese a que mantiene buenas relaciones con representantes de todas las bancadas, los senadores no la consideran una interlocutora válida con la Rosada y directamente la saltean cuando quieren negociar con el oficialismo.

 

La mayoría peronista del Senado se siente incómoda ante la ventaja que tienen sus pares en Diputados, donde acuerdan con Emilio Monzó, quien integra la mesa chica presidencial. “En el Senado no podemos acordar nada porque simplemente vemos que Gabriela y (Federico) Pinedo están afuera del círculo de poder. Tenemos que recurrir a (Rogelio) Frigerio o a Monzó. O terminar coordinando con los diputados”, dicen en los pasillos de la Cámara alta.

 

Esta situación quedó evidenciada con la invitación que le hizo el oficialismo al presidente de la bancada del FPV-PJ, Miguel Ángel Pichetto, a la Casa Rosada para avanzar en las negociaciones por el acuerdo con los fondos buitre, mientras que en Diputados el diálogo fue conducido por Monzó y el jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot.

 

Pichetto se negó a asistir al convite y envió un mensaje al oficialismo. “Que vengan ellos acá”, dijo. El ministro del Interior, Frigerio, hizo su paso por el Congreso, a la vez que el oficialismo mantuvo el diálogo con los gobernadores para destrabar la situación. Michetti quedó afuera de las negociaciones.

 

Tampoco los representantes del radicalismo muestran cómodos con la vicepresidenta, molestos por los despidos de empleados y los controles que empezó a implementar en el Senado.  Y varios operadores del PRO insisten en que Michetti “tiene buena imagen y votos” pero remarcan que no pertenece al círculo de poder de la Rosada. Aunque no descartan tener que recurrir a ella, como tantas otras veces, como cara salvadora para la contienda electoral de 2017 en la provincia de Buenos Aires.

 

Los gobernadores de Juntos por el Cambio cambian la forma de relacionarse con Javier Milei.
el conflicto de misiones complica a milei con la ley omnibus xs y el fonid

También te puede interesar