Guerra subterránea

En plena disputa con Hacienda, el Ciudad apoya las metas de inflación de Sturzenneger

Publicó en su informe semanal un elogio a las medidas que en 2017 aplicará el Banco Central para combatir la inflación. Y usan el ejemplo que más obsesiona al macrismo: el modelo chileno.

Mientras sigue la guerra subterránea entre el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenneger, un informe del Banco Ciudad salió a apoyar la política anti inflacionaria que encaró el BCRA.

 

En su resumen semanal, la entidad que conduce Javier Ortíz Batalla, respaldó el lanzamiento de metas de inflación que el Central empezará a aplicar en 2017. Las “metas”, rechazadas por los técnicos menos conservadores, no parecen ser el deseo de Prat Gay, el ministro que se percató más rápido que otros que el año próximo es de elecciones claves para la permanencia política de Cambiemos, y que de ser necesarios está dispuesto a aplicar medidas contra-cíclicas que se descarta elevarán el déficit fiscal.

 

“El avance hacia un sistema de estas características, que pone en el centro de la escena el combate de la inflación, se enmarca dentro de lo que es la consecución del objetivo central del BCRA: promover la estabilidad monetaria, entendiéndose por esto inducir una baja sistemática y sostenible de la tasa de inflación. Sin embargo, ello también se vincula con el crecimiento económico y los niveles de inequidad en la distribución del ingreso, ambos fuertemente comprometidos en contextos en los que la inflación se mantiene en niveles elevados en forma persistente”, detalló el trabajo del Ciudad.

 

Puso este respaldo en un ejemplo, que parece ser la obsesión del Gobierno en cualquier equiparación de carácter económico: el modelo chileno. “En cuanto a su eficacia, los esquemas de metas de inflación han probado ser efectivos a la hora de llevar a buen puerto procesos de desinflación complejos. A estos fines, el caso de Chile resulta ilustrativo. Tras décadas de inflación elevada, en 1990, su Banco Central se puso por primera vez un objetivo de inflación explícito (aún sin adoptar inicialmente un esquema formal de metas de inflación)”, destacaron los técnicos del banco porteño.

 

Y agregaron que “a partir de dicho momento, el país vecino pasó a transitar un proceso ininterrumpido de descenso de la inflación, con tasas que pasaron del 27% en 1990 a 9% en 1994 y luego a 4,7% en 1998. Asimismo, entre 1990 y 1998, el país registró tasas de crecimiento promedio del 7,5%, dejando en evidencia que una política de desinflación es compatible con un proceso de crecimiento sostenido”.

 

Javier Milei y el equipo económico encabezado por Toto Caputo.
espana, misiones y el dolar, tres limites que acechan el relato de milei

También te puede interesar