CUMBRE PRO

“La Piba”, la única rebelde que se le plantó a Macri en Parque Patricios

Patricia Bullrich puso reparos acerca del momento y la forma que el candidato a presidente del PRO eligió para “kirchnerizar” su discurso.

A raíz de la victoria ajustada de Horacio Rodríguez Larreta sobre Martín Lousteau, el líder del PRO, Mauricio Macri, se paró en el escenario instalado en el búnker de Costa Salguero para hacer un balance de la magra elección pero dio un discurso de campaña presidencial y destacó algunas de las políticas públicas emblemáticas del Gobierno Nacional.

 

Se esperaba que el actual jefe de Gobierno porteño brindase un análisis sobre la reñida elección pero terminó hablando de Aerolíneas Argentinas, de YPF, de ANSES y de la Asignación Universal por Hijo. “La AUH es un derecho, no es un regalo que alguien nos dio y otro nos puede sacar”, indicó el domingo del ballotage porteño.

 

A su vez, aclaró que en un eventual gobierno del PRO “Aerolíneas Argentinas seguirá siendo estatal, pero bien administrada”. También, reservó un tiempo de su alocución en Costa Salguero para hablar de YPF y aseguró que “seguirá manejada por el Estado”.

 

La kirchnerización del discurso de Mauricio Macri sorprendió a propios y a extraños. Mientras su jefe político subrayaba las medidas del oficialismo nacional, los militantes de la Juventud PRO no sabían si aplaudir o quedarse callados. Naturalmente, el Gobierno Nacional aprovechó la situación y se burló de su rival: Aníbal Fernández lo trató de “compañero” y Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli se mofaron del notable cambio de discurso.

 

Hacia dentro del espacio amarillo pocos sabían que se venía un viraje discursivo de Macri y más de uno se quedó con la boca abierta en la noche del domingo 19 de julio. Al otro día del ballotage, el PRO se reunió dos veces en Parque Patricios.

 

Al mediodía, una mesa reducida de dirigentes del partido almorzaron en la Jefatura de Gobierno para escuchar las directivas de la campaña nacional y a la tarde se replicó una reunión similar pero con mayor cantidad de representantes del PRO.

 

El de la tarde fue un encuentro de Gabinete ampliado del que participaron ministros, legisladores porteños y diputados nacionales. De 17.30 a 18.30 los presentes escucharon a Macri, Marcos Peña y Rodríguez Larreta hablar sobre la campaña nacional. No hubo lugar a la autocrítica por el ajustado triunfo en la Capital y se pasó un spot de la campaña de María Eugenia Vidal. “Todos a la provincia”, bromeó un diputado que presenció la charla.

 

Otro de los asistentes contó a Letra P que se trató de un “encuentro motivacional” para envalentonar la tropa amarilla luego del susto del domingo. Los cuestionamientos y pases de factura no existieron en ese encuentro en el que estuvieron cerca de 60 macristas. “Las críticas y autocríticas nunca se hacen en un Gabinete ampliado”, explicaron desde el PRO ese mismo lunes.

 

No obstante, en la reunión cerrada del mediodía una sola persona se animó a desafiar la propuesta del equipo de campaña de Macri de kirchnerizar su discurso, justo a pocas semanas de las PASO. “No está bien plantear todo en bloque, parece más una estrategia defensiva”, soltó Patricia Bullrich en la coqueta oficina de la Jefatura de Gobierno en la que se encontraron Federico Pinedo, Emilio Monzó, Macri, Larreta y Peña, entre otros.

 

La ex ministra de Trabajo sugirió que no era el momento propicio para avalar todas las medidas emblema del Frente para la Victoria una atrás de la otra, por más que haya coincidencias al respecto. En el entorno de la primera candidata a diputada nacional por la Ciudad del PRO negaron rotundamente esa situación y dijeron que no se habló de las palabras de Macri durante la noche del ballotage, pero más de uno de los presentes confirmó los dichos a este portal.

 

Así las cosas, Bullrich fue la única dirigente del partido que enfrentó al jefe de Gobierno y le planteó lo que muchos por abajo murmuran: que es difícil explicar ese viraje discursivo.

 

En el PRO hubo muchos reproches acerca del manejo de la campaña porteña y la kirchnerización del discurso que produjeron cruces entre “las bases” y “la mesa chica”. A pesar de esa situación y los cacareos de los políticos macristas, nadie dijo una sola palabra sobre esas disconformidades en la reunión de la tarde del lunes. En cambio, la legisladora nacional sí planteó inquietudes mientras todos agachaban la cabeza y escuchaban las directivas para la campaña nacional.

 

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de Javier Milei.
Javier Milei y Martín Llaryora caminan por la senda de la gobernabilidad. 

También te puede interesar