X
Letra P.-Los colaboradores del jefe de Gabinete quieren mantener su poder en los barrios pero la lista propia de comuneros que presentó Michetti se presenta como obstáculo.
Redacción 09/04/2015 16:08

La postulación de Gabriela Michetti a jefa de Gobierno ocasionó dolores de cabeza para el actual titular del Ejecutivo porteño, Mauricio Macri, y para su candidato preferido y jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

El plan de la “mesa chica” del PRO era convencer a la senadora nacional de que sea parte de la fórmula presidencial y acompañe a Macri en su carrera electoral ya que, luego del ex presidente de Boca, es la figura más conocida del partido a nivel nacional.

La ex vicejefa de Gobierno no sólo no accedió sino que decidió jugar en las elecciones locales y apostar a ser la reemplazante de su jefe político. Las presiones del propio partido no alcanzaron y el 7 de marzo Michetti presentó su candidatura a jefa de Gobierno pero, para la sorpresa de buena parte del PRO, también elaboró su propia lista de comuneros.

Si bien se especuló durante toda la semana con esa posibilidad, en el comando de campaña de Rodríguez Larreta confiaban en que la senadora no terminaría presentando candidatos propios para las Juntas Comunales y se plegaría a una lista común, como ambos precandidatos hicieron la nómina de diputados porteños.

Michetti armó su propia lista de comuneros y presentó en las quince dependencias en las que está dividida administrativamente la Ciudad de Buenos Aires. En el larretismo enfurecieron y empezaron a preocuparse.

Esa preocupación se extendió al senador Diego Santilli y al vicepresidente 1° de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, otrora candidatos a jefe de Gobierno. Cuando, por pedido expreso de Macri, ambos bajaron su pretensión de ser jefe de Gobierno y decidieron apoyar al jefe de Gabinete, forjaron un acuerdo con Larreta en la que se aseguraron lugares claves en las comunas que dominan: Ritondo la 8 (Villa Lugano- Villa Riachuelo- Villa Soldati) y Santilli la 13 (Belgrano-Nuñez-Colegiales).

En el larretismo temen que el michettismo le “coma” el poder que ostentan en las comunas desde su creación y puesta en funcionamiento, durante las elecciones del año 2011.

En su mayoría, los comuneros elegidos en los comicios de ese año responden a Rodríguez Larreta o a sus nuevos aliados: Santilli, Ritondo y el presidente de Boca y principal operador judicial del PRO, Daniel Angelici.

Pero es tan baja la llegada a los vecinos de esos representantes, dirigidos por el larretista Eduardo Machiavelli, que los colaboradores del jefe de Gabinete temen que el apoyo que lograron gracias a que Macri se presentó como jefe de Gobierno en los comicios del 2011 hoy se vuelquen a Michetti y, consecuentemente, a sus comuneros. Este análisis lo hacen tomando en cuenta el poco corte de boleta que caracteriza a la Capital Federal y su electorado.

Ante el temor de la pérdida del poder en los barrios, el senador Santilli llenó de mesas de campaña a la Comuna 13. Concretamente, según pudo saber este medio, ubicó una mesa por esquina sobre la Avenida Cabildo, desde donde llama a votar por Larreta y por el comunero Gustavo Acevedo, hombre del “Colo”.

Bronca con Larreta porque no saluda a los militantes

Según pudo saber este portal, militantes del PRO de distintas comunas se mostraron enojados en más de una oportunidad con el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, porque no los saluda.

En cambio, cuando los colaboradores de Michetti, como el diputado nacional Federico Pinedo o los ministros Daniel Chaín, Guillermo Montenegro y Hernán Lombardi, se acercan a las mesas de campaña se prestan para las fotos y hasta bromean con los militantes que reparten volantes.