Política

Los radicales “rebeldes” le torcieron el brazo a Sanz y se sentarán en la mesa de negociaciones con el PRO

Por Gabriela Pepe.- Los dirigentes que se opusieron al acuerdo con el macrismo lograron que el presidente del partido asegure que va a respetar los acuerdos “preexistentes” en las provincias. Fue el primer encuentro tras la Convención de Gualeguaychú, en la que triunfó la postura del senador.

Los dirigentes del radicalismo que se opusieron al acuerdo con el PRO se reunieron con Ernesto Sanz y lograron un lugar en la mesa de negociaciones. El presidente del radicalismo aseguró, además, que respetará los acuerdos políticos “preexistentes” en las provincias. “Me voy conforme con la libertad de acción que logramos en los distritos”, dijo Gerardo Morales tras finalizar el encuentro.

 

La reunión, que duró más de tres horas, tuvo lugar en la sede del Comité Nacional y fue convocada a pedido de los radicales “rebeldes” que se opusieron al acuerdo con el PRO en la Convención de Gualeguaychú. Sanz recibió en la sede partidaria a Morales, Julio Cobos, Ricardo Alfonsín y Ángel Rozas, representantes del bloque partidario disidente. El senador estuvo acompañado por el  vicepresidente de la UCR, Agustín Portela, y el secretario de Formación Política, Walter Ceballos.

 

Tras finalizar la reunión, los dirigentes difundieron un documento con los puntos acordados y los pasos a seguir por la dirigencia. “El radicalismo está unido y fortalecido para competir con sus candidatos a presidente, legisladores nacionales, gobernadores e intendentes en todo el país”, explicó Sanz, acompañado por el resto de los dirigentes.

 

En el primer encuentro que mantuvieron tras la Convención en la que se impuso por amplia mayoría la postura del presidente del partido, los referentes resolvieron formar una comisión que tendrá a su cargo la elaboración de un programa de gobierno para el radicalismo y de una mesa política que llevará adelante las negociaciones con el macrismo. “Convocar a la mesa del Comité Nacional para cumplimentar la resolución de Gualeguaychú, integrando a todas las expresiones partidarias de la UCR en la construcción de los acuerdos programáticos y políticos”, se lee en el documento.

 

Este último punto es clave para los radicales disidentes, que la semana pasada mantuvieron un encuentro en el que anunciaron que le exigirían a Sanz sentarse a la mesa de conversaciones con el PRO, algo que hasta ahora quedó en manos de Ceballos, Facundo Suárez Lastra y Federico Storani, en representación del sanzismo. Según explicó Morales al finalizar el encuentro, a partir de ahora las negociaciones serán conducidas por una mesa de seis, que responderá a la mesa del Comité Nacional: tres dirigentes alineados con Sanz y otros tres, del grupo de los opositores al acuerdo. Hasta ahora el único confirmado en ese rol es el chaqueño Rozas. De todas formas, jefe del bloque de senadores aclaró que “aún hay mucha tela para cortar”, respecto de los detalles del acuerdo.

 

A su vez, los dirigentes se llevaron el compromiso de Sanz de que el partido respetará los acuerdos de los caudillos provinciales en sus territorios. Es decir, de que no interferirán en las negociaciones con otras fuerzas -como el Frente Renovador- que el radicalismo de cada provincia ya tiene en marcha, y que excedente el marco de alianza con el PRO y la Coalición Cívica, establecido por la Convención. En ese sentido, Rozas explicó que se acordó privilegiar “lo que convenga a la UCR de cada provincia y que respete los pactos preexistentes”, algo que fue interpretado como una “libertad de acción” otorgada a los jefes territoriales. Resta saber ahora si el PRO aceptará esas condiciones.

 

La forma en la que se concrete la implementación del artículo 1 del documento aprobado en la Convención, que instruyó a la Mesa Directiva del Comité Nacional para que “amplíe los acuerdos políticos-programáticos nacionales, jerarquizando la construcción política con los partidos Coalición Cívica–ARI y PRO, para constituir una alternativa electoral competitiva”, será determinante para la definición del marco  de alianzas.

 

Un tema excluyente del encuentro fue la situación de Santa Fe, que preocupaba especialmente a los dirigentes, ya que tiene la particularidad de que la UCR compite, a nivel local, con el PRO, mientras que a nivel nacional el acuerdo marco la obligaría a aliarse con ese partido. Sobre ese punto, se resolvió que se esperará a que pasen las elecciones primarias de la provincia. Luego de esa fecha, los representantes del comité provincial de la UCR se reunirán con las autoridades nacionales para definir el futuro.

 

Según explicaron los asistentes, la reunión transcurrió en un clima cordial y primó la idea de “fortalecer la unidad del partido” por sobre las diferencias. Además, según explicó Cobos tras el encuentro, todos los dirigentes ratificaron que acompañarán la candidatura presidencial de Sanz, quien peleará con Mauricio Macri en las primarias. Como muestra de unidad, según anticipó el presidente del Comité, la UCR anunciará en los próximos días un lanzamiento de campaña para presentar a todos sus candidatos provinciales y nacionales.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar