X

El paso tumultuoso por el Gobierno porteño del futuro ministro de Salud

A Jorge Lemus lo acusaron de negar asistencia a vecinos de la villa 21-24 y de “vaciar” el sistema local. Y Bergoglio cuestionó su protocolo de aborto no punible. Pero le salvó la vida a Macri.
Redacción 25/11/2015 20:35

Jorge Lemus será ministro de Salud a partir del 10 de diciembre. Debutará como funcionario nacional, pero arrastra la experiencia de cinco años en un cargo similar en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. También, el recuerdo de una gestión convulsionada, con pedidos de juicio político y denuncias penales en su contra, además de cuestionamientos de los trabajadores porteños del sector. Fue criticado, tambien, por haber sido el autor de un polémico protocolo de aborto no punible que desató rechazos de distintos sectores, incluido el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco.

Lemus fue el primer titular del área del presidente electo, Mauricio Macri, como alcalde de la Capital Federal. Asumió en 2007 y renunció en 2012, desgastado por conflictos que incluyeron un pedido de juicio político impulsado por la Justicia por negarse a enviar ambulancias a la villa 21-24 y denuncias por por “abandono, vaciamiento y desarticulación” de la salud pública en la Ciudad. No obstante, al momento de su dimisión, el entonces jefe de Gabinete local y actual jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, destacó su tarea. “Jorge hizo un muy buen trabajo y va a seguir trabajando con nosotros en el armado del plan nacional, de cara al 2015”, dijo el sucesor de Macri, premonitorio.

El 9 de abril de 2010, el diario Clarín informaba que la Justicia porteña promovía "el juicio político del ministro de Salud de la Ciudad Jorge Lemus por la falta de asistencia en la villa 21-24, donde las ambulancias no ingresan por motivos de seguridad”.

“Por pedido del asesor tutelar de menores Gustavo Moreno, el juez porteño Andrés Gallardo decidió enviar el expediente a la Legislatura porteña para que evalúe el mal desempeño”, completaba el periódico.

La acción judicial contra Lemus incluyó una denuncia penal ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional por incumplimiento de los deberes de funcionario público y desobediencia reiterada, y una orden de bloqueo de todas las cuentas del entonces ministro porteño.

"Hace un año que está incumpliendo. Ayer hubo una audiencia y argumentaron que no entran las ambulancias porque la Policía Federal no presta asistencia, pero la gente se sigue muriendo todos los días", dijeron fuentes judiciales citadas en ese momento por Clarín.

Lemus renunció poco días después de emitir una resolución que estableció un protocolo de aborto no punible que fue calificado de “lamentable” por el papa Francisco, en ese entonces todavía en la piel del arzobispo de Buenos Aires, y considerado “muy restrictivo” por sectores progresistas.

Días antes de su dimisión, en un acto frente al Palacio de Gobierno porteño, la Mesa Multisectorial de Trabajadores de Salud de la Ciudad había denunciado el “abandono, vaciamiento y desarticulación” de la salud pública en la Capital Federal.

Pero hay un dato que no es posible soslayar: Lemus le salvó la vida a Macri. En su fiesta de casamiento con la futura primera dama, Juliana Awada, el líder del PRO ensayó un tributo a Freddy Mercury. Para eso se luqueó con un bigote de plástico que casi lo mata: el apósito se le metió en la boca al hoy presidente electo y lo hubiera asfixiado de no ser por los reflejos de su ministro de Salud, que lo ayudó a tragarse el agente invasor valiéndose de un trozo de miga de pan. 

El paso tumultuoso por el Gobierno porteño del futuro ministro de Salud

A Jorge Lemus lo acusaron de negar asistencia a vecinos de la villa 21-24 y de “vaciar” el sistema local. Y Bergoglio cuestionó su protocolo de aborto no punible. Pero le salvó la vida a Macri.

Jorge Lemus será ministro de Salud a partir del 10 de diciembre. Debutará como funcionario nacional, pero arrastra la experiencia de cinco años en un cargo similar en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. También, el recuerdo de una gestión convulsionada, con pedidos de juicio político y denuncias penales en su contra, además de cuestionamientos de los trabajadores porteños del sector. Fue criticado, tambien, por haber sido el autor de un polémico protocolo de aborto no punible que desató rechazos de distintos sectores, incluido el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco.

Lemus fue el primer titular del área del presidente electo, Mauricio Macri, como alcalde de la Capital Federal. Asumió en 2007 y renunció en 2012, desgastado por conflictos que incluyeron un pedido de juicio político impulsado por la Justicia por negarse a enviar ambulancias a la villa 21-24 y denuncias por por “abandono, vaciamiento y desarticulación” de la salud pública en la Ciudad. No obstante, al momento de su dimisión, el entonces jefe de Gabinete local y actual jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, destacó su tarea. “Jorge hizo un muy buen trabajo y va a seguir trabajando con nosotros en el armado del plan nacional, de cara al 2015”, dijo el sucesor de Macri, premonitorio.

El 9 de abril de 2010, el diario Clarín informaba que la Justicia porteña promovía "el juicio político del ministro de Salud de la Ciudad Jorge Lemus por la falta de asistencia en la villa 21-24, donde las ambulancias no ingresan por motivos de seguridad”.

“Por pedido del asesor tutelar de menores Gustavo Moreno, el juez porteño Andrés Gallardo decidió enviar el expediente a la Legislatura porteña para que evalúe el mal desempeño”, completaba el periódico.

La acción judicial contra Lemus incluyó una denuncia penal ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional por incumplimiento de los deberes de funcionario público y desobediencia reiterada, y una orden de bloqueo de todas las cuentas del entonces ministro porteño.

"Hace un año que está incumpliendo. Ayer hubo una audiencia y argumentaron que no entran las ambulancias porque la Policía Federal no presta asistencia, pero la gente se sigue muriendo todos los días", dijeron fuentes judiciales citadas en ese momento por Clarín.

Lemus renunció poco días después de emitir una resolución que estableció un protocolo de aborto no punible que fue calificado de “lamentable” por el papa Francisco, en ese entonces todavía en la piel del arzobispo de Buenos Aires, y considerado “muy restrictivo” por sectores progresistas.

Días antes de su dimisión, en un acto frente al Palacio de Gobierno porteño, la Mesa Multisectorial de Trabajadores de Salud de la Ciudad había denunciado el “abandono, vaciamiento y desarticulación” de la salud pública en la Capital Federal.

Pero hay un dato que no es posible soslayar: Lemus le salvó la vida a Macri. En su fiesta de casamiento con la futura primera dama, Juliana Awada, el líder del PRO ensayó un tributo a Freddy Mercury. Para eso se luqueó con un bigote de plástico que casi lo mata: el apósito se le metió en la boca al hoy presidente electo y lo hubiera asfixiado de no ser por los reflejos de su ministro de Salud, que lo ayudó a tragarse el agente invasor valiéndose de un trozo de miga de pan.