Política

El sciolismo le contesta a la juventud macrista

Letra P.- “No discutamos personas, discutamos ideas”, plantean desde el espacio que conduce el gobernador bonaerense Daniel Scioli, luego de una nota publicada por este portal donde Martín Yeza reflexiona sobre la gestión del candidato presidencial.

Por Carlos Peralta (*)

 

Martín,  quiero invitarte a repensar las cuestiones de fondo que planteás en tu artículo. Creo que las críticas que se desprenden de tu análisis, y por las cuales llegas a la conclusión que el gobernador es “terrible”, parten de  fundamentos que tienen que ver con una anticuada visión de la política –que no creo que apoyes–  y que,  imagino,  en el calor de buscar chicanas de campaña, no has reparado. Por eso, te invito a repensarlas.

 

Festejo la creación del PRO y la institucionalización de una expresión de centro derecha que da cuenta de la madurez política de nuestro país. Pero creo que ahora tenemos que, de cara al desafío generacional,  resignificar la política, elevar los debates sin subestimar a la gente.

 

Como bien reconocés en tu comentario, mucha gente valora  positivamente al gobernador Scioli, sin embargo, lo interpretáscomo si fuera una casualidad y no una percepción de aquellos a quienes peyorativamente calificás de  “bonaerense medio”.

 

Te invito a pensar que quizás la gente apoye su forma de administrar el Ejecutivo provincial, que es más renovador que muchos que se llaman, a sí mismos, lo nuevo.

 

Que quizás, están apoyando una forma de gestionar: con asunción de responsabilidades, sin buscar culpar a otros, con descentralización de recursos –entre 2007 y 2013 las transferencias dinerarias a los municipios aumentaron un 430%–,  haciendo “federalismo” dentro de la Provincia, sin importar el color político, y rompiendo con la vieja tradición por la cual, los intendentes y concejales,  tenían que desfilar  en La Plata “respondiendo” al gobernador de turno,  mendigando dinero.

 

Que quizás valoran positivamente que gobierne con consensos. Consensos reales, ya que en la Legislatura nunca tuvo mayoría, algo que habría que ver cuántos políticos de este país llegan a hacer.

 

Quizás al “bonaerense medio” no le importa si la solución llega del medio o los extremos, sino que la solución llegue.

 

Quizás el “bonaerense medio” valora que el Gobernador no pelee con la Nacióno que no ponga  constantemente  excusas,  porque realmente no quiere repetir los errores pasados y pretende que sus gobernantes piensen en las responsabilidades públicas que tienen y no en los beneficios políticos personales. Que sean previsibles y responsables. Sobre todo cuando esa responsabilidad significa mantener en equilibrio la Provincia más compleja de la Argentina, sin  los egoísmos y las tensiones que tantos problemas causaron al país en el pasado.

 

Decís que el Gobernador no tiene candidatos como si éstos debieran ser electos a dedo por él y no impulsados por sus propias capacidades, o fruto de consensos políticos, postulaciones que el sistema de las PASO terminará de definir democráticamente.

 

Hablás de un imaginario popular, de que Daniel Scioli es gobernabilidad:¿generado por los medios? Es otrasubestimación a la gente, más al afirmar graciosamente y porque sí, que es el “peor Gobernador de la historia”, ¿no será que ese “imaginario” es fruto de su conocimiento y experiencia como Diputado Nacional, Secretario de Turismo y Vicepresidente de la Nación?

 

O será  quizás que el imaginario de gobernabilidad tiene que ver con la coherencia y previsibilidad  de haber dejadoatrás el déficit de 15 millones, producto de una serie de reformas fiscales iniciadas en 2008 enfocadasa mejorar el esquema tributario provincial, con una impronta fuertemente progresiva y redistributiva. Reformas que permitieron incrementar los recursos propios acercándonos a un equilibrio fiscal, y a un manejo prudente de la política de endeudamiento como nunca en la historia de la Provincia, y que otros distritos no pueden mostrar.

 

Quizás la gente valora que el Gobernador reconoce lo que se hizo y  lo que falta hacer. Que busca transmitir tranquilidad y no pesimismo, a diferencia de algunos salvadores de la Patria que prometen a cada sector lo que quiere escuchar, que piensan que se puede gobernar un país con un modelo que ni siquiera ha funcionado del todo bien en la ciudad más rica del país. “El que cambia la provincia, cambia el país”: ese cambio ya empezó, ahora el verdadero cambio no es cambiar todo sino mejorar lo que se está haciendo.

 

No discutamos personas, discutamos ideas.

 

(*) Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales (SREI) del Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia de Buenos Aires.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar