Ciudad BA

Macri apuesta a los subtes para impulsar su candidatura

Por Gonzalo Palese.- Los 105 nuevos coches para la línea A, que fueron aprobados por la Legislatura el año pasado, se pondrán en funcionamiento en julio de 2015, a un mes de las elecciones primarias. De esta manera se busca replicar el “efecto metrobus”.

Al igual que lo hizo con el metrobus de la Avenida 9 de Julio, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, especula con un posible “efecto subte” para engrosar el caudal de votos en las elecciones presidenciales del 2015.

 

El macrismo augura repetir el “efecto metrobus” que en julio del 2013 les sumó una buena cantidad de votos a los candidatos del PRO que compitieron en las elecciones legislativas y que arrasaron con la Ciudad de Buenos Aires.

 

Según consta en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires, el viernes 21 de julio de 2014 el Ministerio de Hacienda, a cargo de Néstor Grindetti, aprobó el modelo de contrato de préstamo financiero con el Export Import Bank de la República Popular de China.

 

Este contrato parte de un proyecto presentado e impulsado por el propio Mauricio Macri que la Legislatura porteña, luego de algunos intentos, consiguió sancionar el 22 de octubre de 2013, en el marco de una sesión especial y a escasos días de las elecciones.

 

En síntesis, la iniciativa de Macri propone declarar de “interés público y crítica la inversión de capital” por lo que se hace necesario recurrir a una prestación financiera y se “autoriza al Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Hacienda, a contraer un préstamo financiero con el Banco de Exportación e Importación de la República Popular China (China Eximbank)”y hasta el 15 por ciento con otros tres bancos menores que ofrezcan financiar “la exportación de los coches por un monto de hasta ciento noventa millones dólares estadounidenses (U$S 190.000.000), o su equivalente en otra u otras monedas, con plazo de amortización no menor a tres años, y con uno de gracia”.

 

El expediente autoriza a contraer un préstamo financiero por hasta 190.000.000 millones de dólares con el propósito de aumentar la flota de coches de subterráneos y comprar 105 formaciones que revitalizarían la Línea A que une el barrio de Flores con la Plaza de Mayo.

 

Según informaron desde Sbase (la empresa estatal que, junto a Metrovías, administra el subte) a Letra P, los nuevos coches tendrán aire acondicionado y cámaras de seguridad. Además, contarán con “un sistema de comunicaciones interno y un sistema de cámaras para monitorear lo que se suceda en cada uno de los coches”.

 

En caso de accidentes, las formaciones cuentan con un “sistema antiempotramiento” que evita que un coche se monte sobre otro y, posee también, caja negra para determinar el qué sucedió minutos antes de un incidente.

 

“Está programado que las formaciones para la Línea A lleguen a mitad de año y entren en funcionamiento durante el mes de julio”, confirmó el titular de Sbase, Juan Pablo Piccardo, a Letra P.

 

La idea de Macri es repetir lo hecho el año pasado cuando, a pocos días de las PASO, inauguró el sistema de carriles exclusivos en la Avenida 9 de Julio y montó un acto público junto a los entonces candidatos del PRO Gabriela Michetti, Diego Santilli (senadores) y Sergio Bergman (diputado).

 

Mientras que, luego de las primarias y antes de las elecciones generales, el Gobierno de la Ciudad, el 26 de septiembre de 2013, armó un acto para poner en funcionamiento las postergadas estaciones Flores y San Pedrito del subte A.

 

“Para fines de agosto se estaría aprobando el crédito, que va  a ser a 10 años y con tres de gracia”, informaron a Letra P desde el Ministerio de Hacienda.

 

Teniendo en cuenta el cronograma previsto por el Gobierno porteño para la puesta en funcionamiento de las 105 nuevas formaciones para la Línea A, el macrismo estaría insistiendo con el mismo método para ganar votos: inaugurar obras de transporte en vísperas de una jornada electoral. Sólo que en esta vez, pensando en la carrera presidencial del líder máximo del PRO, Mauricio Macri.

 

Para que el plan del macrismo salga a la perfección deberá probarse que los nuevos subtes estén realmente acondicionados para funcionar en el tendido subterráneo de la Ciudad y no se cometa el mismo error que en la línea B, en donde se incorporaron formaciones que rozaban el techo, como denunció el metrodelegado Roberto Pianelli.

 

Macri, el otro candidato que habla con los chinos

 

Al igual que el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, el jefe de Gobierno porteño también piensa en una alianza estratégica con China y busca aumentar los lazos con la potencia oriental por medio del financiamiento y la compra de formaciones para renovar el sistema de transporte, entre otros proyectos.

 

En ese sentido, como informa Letra P,Mauricio Macri pedirá un préstamo al Banco de Exportación e Importación de la República Popular China para comprar nuevas formaciones de subtes para la Línea A y re-lanzar su campaña de cara a las presidenciales del 2015.

 

Además, en el mes de junio aseguró que su Gobierno apoyará a los clubes de fútbol más importantes de la Capital Federal que consigan fichar en su plantel profesional a un jugador proveniente de la República Popular China.

 

A su vez, el 17 de marzo de este año se inauguró en la Capital la primera escuela primaria bilingüe del mundo en la que chicos chinos y argentinos aprenden ambos idiomas en forma simultánea.

 

Y, el fin de semana, Macri distinguió como Visitante Ilustre y le entregó las llaves de la Ciudad al presidente de la República Popular China, Xi Jinping.

 

Pero también Florencio Randazzo se acerca a la poderosa China pensando en el futuro. Toda la infraestructura ferroviaria que el Gobierno Nacional fue desarrollando desde junio de 2012 y la que proyecta para el futuro fue encargada al país oriental y fue el propio titular de la cartera de Interior y Transporte quien gestionó las negociaciones.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar