Los nuevos controles a los maquinistas del Sarmiento incluyen detección de drogas y pruebas psiquiátricas

Luego de los accidentes ocurridos en la línea Sarmiento y la siguiente estatización del ramal, se anunciaron controles más estrictos para los motorman, similares a los que son sometidos los pilotos de avión. Esta semana comenzaron las pruebas para garantizar el estado de salud física y mental de los maquinistas.

Las pruebas se realizan en el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (Inmae), y son de carácter similar a las que efectúan miembros de la Fuerza Aérea y  pilotos comerciales.

 

Del proceso en el que se busca detectar alteraciones en el sueño, adicciones a drogas duras y trastornos psiquiátricos, participaron hasta el momento siete trabajadores del Sarmiento.

 

En una primera instancia los motorman firman una declaración jurada vinculada a sus antecedentes, allí constan enfermedades preexistentes, historia familiar y un registro de toma de medicamentos.

 

Posteriormente los pacientes pasan al laboratorio, donde se toman muestras de sangre y orina. Además de los estudios de rutina, este proceso contempla la búsqueda de sustancias psicoactivas. Se examina la posible presencia de cocaína, marihuana, anfetaminas, metanfetaminas y benzodiazepinas (sedantes, ansiolíticos, etc.) en el organismo en un lapso aproximado de 15 días.

 

El subdirector del Inmae, Omar Berro Curi, sostuvo en declaraciones al diario La Nación que “los pacientes que tuvimos hasta ahora mostraron una gran colaboración. No hubo ninguna oposición, aunque sí se sorprendieron con lo estricto de la evaluación”.

 

Además agregó que “lo importante de esto es que la gente entienda que todo apunta a su salud. Que cuidarlos a ellos es cuidar al pasajero. Esto no es una cuestión policial, sino una medida de protección de la salud”.

 

Por último, los motorman son entrevistados por un psiquiatra, cuya tarea es indagar y detectar posibles conductas de riesgo. “Se estudia los diferentes grados de agresividad, pero lo más importante es identificar a los transgresores y a los impulsivos. No aceptar límites y no respetar señales son actitudes que pueden derivar en problemas graves dentro de este ámbito”, afirmó Berro Curi.

 

La implementación de estos controles se estableció luego de que  tres accidentes ferroviarios en la línea Sarmiento dejaran un saldo de 55 muertos, 1200 heridos y tres maquinistas procesados.

 

También te puede interesar