Política

Patricio García levantó la mano y quedó en off-side

Todo corría con normalidad en la sesión de hoy en la cámara de Senadores Provincial. Ya se había aprobado el pliego por la aprobación de Nora De Lucía para ser la nueva directora general de escuelas, se había aprobado la ley que prohíbe fumar en los bingos y se dio aval a reescalafonamiento de efectivos policiales.

Pero sobre el cierre la oposición reclamó por los puntos 12, 18 y 22 de la orden del día. Los 3 eran proyectos de declaración relacionados con las trabas a las importaciones. El 22 solicitó que “se arbitren los medios necesarios para garantizar la adecuada provisión de insumos y repuestos médicos importados, que actualmente se encuentran afectados por las restricciones a las importaciones”.

 

Este pedido fue defendido por el senador Ricardo Vazquez del FAP. Y desde el oficialismo se bregó por defensa de la industria nacional; el elegido para la argumentación fue el Senador Marcelo Carignani, quien preside la comisión de salud de la cámara y además tiene trayectoria farmacéutica. Avisó que “fuimos a las fuentes y si bien alguna marca comercial que no han llegado al país, no nos queremos hacer eco de estas acciones lobistas”.

 

Entonces, con las 2 posiciones ya definidas llegó el momento de la última votación de la jornada y como era de esperar por la positiva a los pedidos de declaración la oposición levantó la mano. Pero, al ser minoría, el pedido fue rechazado. El dato saliente fue que al momento de dar el aval para la ejecución del proyecto de declaración el Senador Patricio García levantó la mano y acompañó a la oposición.

 

Por supuesto que no fue un voto consciente sino algo más bien producto del agotamiento por la jornada, la rutina del ejercicio, el homenaje entre lágrimas que el hombre de Ameghino realizó en memoria de Don Abel Jesús Blanco o vaya a saber qué. Lo cierto es que cuando se levantó la sesión algunos senadores oficialistas y de la oposición se acercaron hasta García quien a esa altura se había dado cuenta de su “mal movimiento” y como un chico que comete una travesura se sonrojó ante sus colegas; tuvo suerte y sólo quedó en un dato de color.

 

Donald Trump, instantes antes de ser rozado por un disparo de arma de fuego.
Donald Trump.

También te puede interesar