Municipios

Por un reclamo de empleados municipales, Moccero permaneció 14 horas encerrado en su despacho

En Coronel Suárez se vivió durante esta madrugada un hecho de película, protagonizado por el intendente Ricardo Moccero y alrededor de una centena de afiliados al Sindicato de Trabajadores Municipales de esa ciudad, quienes con su protesta obligaron al jefe comunal a permanecer encerrado en su despacho por más de 14 horas, en medio de amenazas, insultos y agresiones físicas.

Todo había comenzado a las 10 de la mañana del día de ayer, cuando unos 150 empleados habían tomado el hall del palacio municipal para reclamar por un aumento salarial. A raíz de este hecho, Moccero tuvo que salir escoltado por un cordón policial, en medio de una lluvia de insultos y huevazos.

 

La historia entre el intendente y los empleados de la Municipalidad data de hace mucho tiempo, ya que más de una vez se registraron incidentes luego de que estos últimos reclamaran por mejoras en sus condiciones laborales. En esta oportunidad, los protestantes pedían un aumento salarial del 40%, luego de haber declarado el estado de asamblea permanente y haber dispuesto como medida de fuerza el bloqueo de entrada y salida de vehículos, en el marco del aumento que sí percibieron otros funcionarios.

 

El secretario general del Sindicato, Rubén Allende, expresó a los medios que “lo que pasa es que la gente se cansó de que el intendente siga dilatando una respuesta al pedido de aumento”.

 

En la jornada de ayer, el intendente tuvo contacto con quienes reclamaban en la Municipalidad, pero al no haber un acuerdo entre ambos, se escucharon advertencias como “o el 40% de aumento o no nos vamos”. Allí comenzó una serie de episodios que con el correr de las horas fueron tornándose cada vez más violentos, y el clima de tensión se fue agravando minuto a minuto, a tal punto que Moccero tuvo que refugiarse en su despacho, sin alternativa.

 

En este sentido, el intendente declaró muy enojado que “no se contentaron con hacer un paro encubierto y bloquear la puerta del corralón municipal, sino que vinieron al palacio municipal y cerraron todas las salidas bajo la consigna de que, si no les damos el 40% de aumento, no se van y no nos dejan ir. Esto no es sólo una privación ilegítima de la libertad, sino un intento de extorsió. Incluso uno de ellos me dijo que me iba a partir la cabeza con un fierro. Yo no puedo negociar así, porque esta no es una situación normal, ni un paro normal. Esto es pura violencia”.

 

De esta manera, alrededor de la medianoche comenzaron a llegar los patrulleros para intentar pacificar el reclamo. Y así, Moccero abandonó el palacio municipal custodiado por casi 30 policías, quienes lo cubrieron de los huevazos e insultos de los manifestantes.

 

Esta escena, lejos de calmar las aguas, alteró aún más a los empleados municipales, quienes corrieron, incendiaron cubiertas, y amenazaron con dirigirse hacia el domicilio particular del intendente.

 

Así las cosas, el panorama en el municipio de Coronel Suárez no es el mejor, sobre todo de cara a las futuras negociaciones que el intendente deberá mantener con los empleados de la comuna, que demostraron durante la madrugada de hoy que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias para conseguir ser escuchados y lograr sus reclamos.

 

Las Más Leídas

También te puede interesar