PUNTO MUERTO

El peronismo bonaerense evita definiciones hasta que pase el temblor

Las tribus del FdT aguardan la resolución del acuerdo con el FMI. Desembarco de CFK, mesa política, FR y PJ, en stand by. Los túneles del intendentismo.

Pejotistas, kirchneristas, renovadores… Todas las tribus bonaerenses del Frente de Todos (FdT) aguardan la resolución en el Congreso de la discusión interna en torno al acuerdo que Alberto Fernández y su equipo económico selló con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para continuar con la agenda política y rencauzar a la coalición de gobierno. Entre las cuestiones pausadas está la visita de la vicepresidenta Cristina Kirchner al conurbano, la concreción de la mesa política, la realización del Congreso Nacional del Frente Renovador y el inicio de la gestión 2022 de Máximo Kirchner al frente del Partido Justicialista (PJ). Mientras tanto, intendentes e intendentas del conurbano, kirchneristas y albertistas, tienden puentes para el día después.

 

“Hasta que no se resuelva la discusión por el acuerdo con el FMI no se define nada”, repiten, palabras más, palabras menos, dirigentes de los diferentes espacios de Todos ante una rueda de consultas de Letra P sobre la agenda política bonaerense. Si bien toda la dirigencia está activa y pendiente del minuto a minuto de la rosca frentetodista, hay incertidumbre respecto de cómo se saldará la discusión interna y los altos mandos políticos están abocados centralmente a la conclusión de esa discusión, central para el segundo tiempo de gestión y el futuro de la coalición de cara al 2023.

 

Los pendientes son muchos. Entre ellos está la visita de la vicepresidenta a un acto en Merlo, municipio conducido por el intendente en uso de licencia y presidente del Bapro Gustavo Menéndez. El desembarco de CFK al distrito de la Primera sección electoral estaba previsto para este martes 8 de marzo, donde le otorgaría el título Honoris Causa junto a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en la Universidad Nacional del Oeste. La actividad se pospuso a pedido de la vicepresidenta. Aún no hay fecha definida, pero será luego del tratamiento del acuerdo con el Fondo en el Congreso. “Cristina pidió posponerlo”, confirmó a Letra P una fuente que está en la organización. La razón -evaluó- es “evitar tocar alguna fibra sensible” en medio de las negociaciones internas y con la oposición.

 

La institucionalización de una mesa política del FdT en Buenos Aires es otro de los temas que se retomará en las próximas semanas. Como adelantó Letra P, el pedido lo hizo Sergio Massa y, según pudo constatar este medio, hay acuerdo entre los diferentes sectores en conformarla. A la cabeza estaría el gobernador Axel Kicillof y participarían los principales referentes de la coalición de gobierno. Un dirigente con vínculo con todas las tribus dijo a este medio que “hay acuerdo” para ponerla en marcha y que se empezará a trabajar “en las próximas semanas”, aunque también supeditó el arranque a la resolución de lo del FMI en el Congreso.

 

También la dirigencia del Frente Renovador está a la espera. El congreso nacional de la fuerza previsto para el mes de febrero fue pospuesto, en principio, para fines de marzo. ¿El motivo? Es mismo que en los casos anteriores. También dejaron en pausa el operativo clamor de la candidatura presidencial de Sergio Massa que asomó por primera vez durante el verano con la declaración a Letra P de Rubén Eslaiman, una de sus espadas legislativas bonaerense: “El Frente Renovador va a proponer a Massa como candidato a presidente”, dijo el 15 de enero. Pero la interna a cielo abierto frenó todo. “Sergio (Massa) está cien por ciento abocado al tema del FMI, cuando afloje con eso se va a ocupar de la organización del Congreso; es él quien maneja los tiempos políticos”, aseguró un referente del espacio.

 

Las definiciones respecto del rumbo del PJ provincial con Máximo Kirchner a la cabeza también quedaron pospuestas para cuando las aguas se calmen. El líder de La Cámpora se comprometió con la dirigencia pejotista a realizar al menos dos reuniones mensuales del Partido, una de ellas en La Plata, o en la sede de la calle Mathew, en la Ciudad de Buenos Aires, y otra en el interior de la provincia. Y en esa misma línea prometió comenzar una serie de visitas fuera del conurbano. Esas iniciativas siguen en pie, sin embargo, no hay todavía agenda de ningún tipo. Al mismo tiempo, comienza a instalarse con fuerza la idea de abrir una sede del PJ bonaerense en la ciudad de La Plata, donde el expresidente del bloque de diputados del FdT en el Congreso haría base.

 

“Es una idea que tenemos varios compañeros. El PJ bonaerense tiene que funcionar en La Plata y no en la sede nacional de Mathew. Para eso se está planteando buscar un lugar e instalar una sede, que hoy no tiene. En esa misma línea, se piensa en utilizar más otros lugares como la quinta de San Vicente o incluso la casa de Gaspar Campos”, explicó a Letra P un dirigente del PJ cercano a Kirchner.

 

Pero mientras la discusión por el acuerdo con el FMI se desarrolla y cada vez se hace más evidente la fractura expuesta del Frente de Todos, los intendentes, tanto albertistas como kirchneristas, tienden puentes para el día después. Los jefes territoriales tienen claro que necesitan un peronismo unido y, más allá de los fuegos artificiales, los videos o las declaraciones altisonantes, mantienen encuentros y charlas asiduas para mantener la cohesión interna.

 

Esos puentes son tendidos, en su mayoría, por dos intendentes en uso de licencia que reportan a bandos distintos: el jefe de gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, de estrecho vínculo y socio de Kirchner; y el ministro de Obras Públicas nacional, Gabriel Katopodis, uno de los hombres de mayor confianza del Presidente. En esa línea se inscribe el encuentro que, según pudo saber Letra P, mantuvieron días atrás Insaurralde, Katopodis, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y el diputado e intendente en uso de licencia Mariano Cascallares, entre otros.

 

“Los intendentes están en constante diálogo. Sean cristinistas o albertistas, están todos muñequeando, esperando ver dónde termina toda esta discusión interna. Pero los puentes de contacto están. Hace una semana tuvieron una muy buena reunión y van a seguir hablando porque saben que no hay margen para una ruptura en el Frente de Todos”, describió a este medio una fuente de trato cotidiano con el intendentismo.

 

Axel Kicillof saliendo de la Casa Rosada
Mauricio Macri prepara una foto de apoyo de los gobernadores del PRO durante el Pacto de Mayo.

También te puede interesar