08|3|2021

08|3|2021

"Cambio Federal rompió el bloque con clara intención de hacer daño"

03 de febrero de 2021

03 de febrero de 2021

La senadora radical auguró un triunfo interno de Abad y criticó a quienes rompieron la bancada. Su reelección y la posibilidad de eliminar las PASO.

La senadora bonaerense de Juntos por el Cambio Flavia Delmonte cree que en las elección internas de la Unión Cívica Radical ganará la fórmula oficialista que integran Maximiliano Abad y Érica Revilla. Aún así, aseguró que, más allá del resultado, toda la dirigencia respaldará la nueva conducción. "El radicalismo tiene claro que el que pierde debe acompañar", indicó.

 

Asimismo, la dirigente del histórico partido en la Quinta sección electoral se refirió a la ruptura del bloque opositor en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. En este sentido, recordó que la noticia fue "un dolor de cabeza" y que la decisión que impulsó el intendente Gustavo Posse (San Isidro) y el dirigente Emilio Monzó fue con "clara intención de hacer daño". 

 

Por otra parte, la presidenta de la Comisión de Comercio Interior, Pequeña y Mediana Empresa y Turismo en el Senado analizó la gestión del gobernador Axel Kicillof y se refirió a la propuesta que pretende eliminar las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). "El gobierno tiene una actitud muy soberbia y apresurada al instalar este tema tan complejo pura y exclusivamente para sacar rédito político", remarcó. 

 

Delmonte en un acto en San Cayetano en 2017

-¿Cómo observa al gobierno provincial?

 

-Noto un gobierno ausente y negligente, pero la principal crítica que le puedo hacer es la falta de diálogo. Escucha muy poco y estamos en una situación tan crítica que necesitamos que todos los sectores políticos trabajen en forma mancomunada para estar a la altura de las circunstancias. De hecho no hemos conseguido tener contacto con el gobernador y las veces que lo tuvimos con (el jefe de Gabinete, Carlos) Bianco fue en el marco de su presentación en la Bicameral. 

 

-¿El ala dura de Juntos por el Cambio contribuye al diálogo?

 

-En la provincia de Buenos Aires, las autoridades como Roberto Costa Maximiliano Abad siempre estuvieron intentando tener reuniones con el Ejecutivo. 

 

-Más allá de estas autoridades, ¿no hay un liderazgo único superestructural en la oposición?

 

-El radicalismo garantiza el fortalecimiento del frente político y hoy estamos trabajando para tener un candidato o una candidata a la gobernación. Lo mismo en la fórmula presidencial. 

 

-¿Qué opina de que haya sesis anotados y una anotada para suceder a Kicillof?

 

-Eso se va a ir acomodando. Algunos irán como candidatos en la provincia y otros, en las listas legislativas. También habrá otros candidatos que surgirán de forma natural. 

 

-¿El radicalismo tuvo el rol que pretendía durante los cuatro años de gobierno de Vidal?

 

-Quizá tendríamos que haber fijado, después de la Convención de Gualeguychú, algunas reglas más claras. Todo nos sirvió para aprender. Tuvimos una coalición que nos llevó a ganar las elecciones, pero después se nos complicó muchísimo afianzar esa coalición de gobierno en la toma de decisiones. Esto empezó a corregirse a medida que fue pasando el tiempo y Juntos por el Cambio no terminó su gestión de la misma manera en que la comenzó. El radicalismo hizo un gran trabajo producto de tener grandes dirigentes que marcaron el rumbo. El resultado de 2019 nos llevó a todos a ser muy autocríticos puertas adentro. 

 

-¿Habrá unidad en el radicalismo más allá de un triunfo de Abad o Posse?

 

-El radicalismo tiene claro que el que pierde debe acompañar. Esa es nuestra fortaleza y estamos convencidos de que va a ganar la propuesta de Abad. También creemos que Posse y su gente están dispuestos a acompañarnos en este gran desafío que tiene Juntos por el Cambio. Esta elección va a repercutir directamente en Juntos por el Cambio.

 

-¿Eso se traducirá en la reunificación de los bloques de Cambio Federal y Juntos por el Cambio?

 

-La ruptura del bloque fue un dolor de cabeza. Algo inesperado, incluso desde lo personal, porque teníamos amigos en ese bloque. Sólo sabemos que se fueron de nuestro espacio y no sabemos qué proyectan. No sólo que no nos hacen partícipes de sus políticas, sino que a nosotros no nos interesa. Hoy pensamos en la Unión Cívica Radical, que es nuestra responsabilidad, y en el frente político en el que estamos, en tanto que ellos, al irse, para nosotros dejaron de ser significativos. Rompieron el bloque con una clara intención de hacer daño.

 

-¿Qué opina sobre la propuesta de eliminar las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)?

 

-Las PASO son una herramienta valiosa y espero que no volvamos hacia atrás. El Gobierno tiene una actitud muy soberbia y apresurada al instalar este tema tan complejo pura y exclusivamente para sacar rédito político. A un sector que dirige la provincia de Buenos Aires le sirve que no haya primarias. De mínima, es algo irresponsable. De última, si quieren dar el debate, habrá que hacerlo con tiempo, pero no de un día para el otro. 

 

-¿Sin PASO ve la posibilidad de una ruptura en Juntos por el Cambio?

 

-Con o sin PASO no hay posibilidad de fractura. Estamos más consolidados que nunca. Incluso es un frente que está creciendo y lo aprendimos después del resultado de 2019. 

 

-Este año termina su mandato. ¿Cuál es su futuro político?

 

-Estamos trabajando para que la reelección llegue. Nos sentimos muy cómodos con el trabajo que venimos haciendo, pero me considero un soldado de la militancia. Entonces voy a estar, como siempre, donde considere el partido, al que le debo todo lo que he logrado desde lo político.