Gremios | Santa Fe

Pese a la resistencia, “Vino caliente” agita la vuelta a su imperio estibador

Herme Juárez sigue procesado por lavado, pero ya puede pisar la cooperativa y el sindicato. Es su hueco para volver por todo. La oposición no quiere su regreso.

Herme “Vino caliente” Juárez está atento a cualquier movimiento judicial que le permita pegar el zarpazo y retornar a la conducción de la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto General San Martín y del Sindicato Unidos de Portuarios Argentinos (SUPA), en el corazón agroexportador del país. Eso mismo sucedió esta semana, luego de que la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín confirmara su procesamiento por lavado de activos en perjuicio de la cooperativa, pero dejara sin efecto los delitos de asociación ilícita y coacción agravada, y, a su vez, le diera permiso para volver a ingresar a la cooperativa portuaria de estibaje y al sindicato.

 

Este último punto toma la defensa de Juárez para utilizar como una ventana a su regreso definitivo. Al revocarle la medida cautelar de no acercarse a menos de 200 metros de la sede gremial y poder reingresar a la cooperativa, el dirigente argumenta que podría presentarse a elecciones sindicales y también retomar el control de la empresa cooperativa. “Ahora puede entrar y, de hecho, tiene la obligación de ir a trabajar”, dijo su abogado Javier Rabadé a SL24

 

Sin embargo, la resistencia interna no quiere perder la oportunidad y se mueve para que Juárez no vuelva. Puntualmente, la lista Celeste y Blanca, conducida por el dirigente Marcelo Vergara, se declaró en alerta y movilización con posible paro en los puertos del gran Rosario. Pide respuestas concretas al gobierno “con fecha precisa de regularización de la cooperativa y del sindicato” por considerarse acéfalos. Este es el sector que se opuso y echó al dirigente en junio pasado, cuando visitó la sede gremial.

 


Juárez increpado por filiados al sindicato cuando quiso volver a ingresar 

 

 

La conducción de ambos lados del mostrador de “Vino caliente” Juárez, solo se vio interrumpida en los últimos 50 años con su detención, el 1º de agosto de 2019, en su mansión de San Lorenzo, a escasos kilómetros de Rosario, por la causa del juez de Campana, Adrián González Charvay. Desde entonces, se sucedieron interventores en la empresa y en el sindicato, pero lo cierto es que no se encuentra el rumbo de conducción. 

 

Esto también es utilizado como argumento del dirigente: “La cooperativa no para de perder trabajo desde que detuvieron a Juárez y este fallo es una luz de esperanza”, sostiene su abogado. Por más oposición que exista, Juárez es consciente del apoyo que aún conserva, y por eso habla de elecciones: “Mi mandato está vigente hasta mediados del año que viene, pero tarde o temprano vamos a ir a elecciones. No hay problema con eso. El que gana conduce y el que pierde acompaña”.

 

 


Juárez detenido en agosto de 2019. Fue excarcelado en febrero de 2020

 

 

El desafío de Juárez inquieta a los detractores. Igualmente, dicen que, llegado el caso, competirán porque es mayoritario el rechazo a la figura del sindicalista. Por eso empuñan la causa judicial para desechar toda posibilidad de que Juárez tenga un futuro dentro de la estructura. “El perjuicio cometido contra la cooperativa pone de manifiesto la modalidad de no repartir los dividendos entre los socios y sacar el dinero en forma fraudulenta en provecho de sus directivos”, sostuvo Federico Jolly, abogado de los estibadores opositores. 

 

“Parece una burla que, luego de semejante pronunciamiento judicial (NdR: confirmación del procesamiento por lavado de activos), pretenda volver a la cooperativa como si nada hubiera pasado”, apuntó Vergara. 
 

 

Victoria Villarruel, vicepresidenta de la nación.
El gobernador Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich durante una de las visitas de la ministras a Rosario.

También te puede interesar