X

“La oposición del PRO es desfachatada, hipócrita y oportunista”

La diputada apuntó a un sector del macrismo, que “miente” para “difamar” a CFK. Las diferencias internas y la necesidad de ampliar el Frente de Todos.

Por 06/07/2020 15:51

La diputada bonaerense del Frente de Todos Florencia Saintout no ahorró críticas contra las y los dirigentes de Juntos por el Cambio, a quienes culpó por mentir para difamar a la vicepresidenta Cristina Fernández. En entrevista con Letra P, la coordinadora del Consejo Provincial de Coordinación con el Sistema Universitario y Científico aseguró que el PRO es una fuerza opositora “desfachatada, hipócrita y oportunista”, aunque hizo una salvedad respecto a aquellos que hoy ocupan un rol de gestión. Además, la expresidenta del bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara baja remarcó que en la coalición de gobierno que integra “hay lugar para todos y todas” y que el próximo desafío que enfrentarán será ampliar aún más el frente electoral. “La experiencia del macrismo ha sido tremendamente dolorosa como para pensar que nunca más queremos que vuelva a suceder”, amplió. 

 


-Plantearon un proyecto de gobierno el 10 de diciembre que quedó en suspenso por la pandemia. ¿Cuándo cree que lo retomarán?

-Hay una idea de retomarlo. En el camino vamos avanzando en una realidad completamente nueva que hace muy difícil la gestión en todos los ámbitos. A la devastación que veníamos denunciando, que no era un spot de campaña, se suma ahora este contexto tremendo; (debemos) usar mucho la imaginación política para la gestión y (estar) atentos a la reconstrucción.

-¿Hay posibilidad de hablar de herencia en este contexto? ¿Qué trabajo le toca a la oposición teniendo en cuenta esta descripción que hace?

-No podemos dejar de hablar del pasado, no por un efecto nostálgico u oportunista sabiendo que uno nunca empieza de cero, pero, la verdad, es que ese pasado está, sino no hubiéramos tenido las dificultades que tenemos en este momento. Pero a la vez, (debemos) comenzar a hablar del futuro y cómo atravesamos el presente. También eso ha pasado en la Argentina: ha habido un manoseo tan tremendo y oportunista de parte de Cambiemos que la sociedad casi no tolera hablar de la herencia. Sin embargo, para hablar con la verdad hay que dar cuenta de lo que ha pasado y fundamentalmente mirar hacia adelante.

-¿Ve diferentes oposiciones?

-Hay diferentes tipos de oposición. Está (el dirigente) al que le toca gobernar y sabe la situación difícil que estamos atravesando (…) y hará cálculos de qué le conviene. Y, después, hay una oposición increíble, que sale a atacar y a hacer campaña. Es una oposición la del PRO muy desfatachad, hipócrita y oportunista.

 

 

-Ustedes criticaron que Vidal saliera a pedir el voto en medio de la pandemia. ¿Cree que, de todos modos, hay lugar para hablar de elecciones?

-No estamos en un año electoral y las circunstancias son tan tremendas que no es momento de hablar de elecciones. Nadie quiere escuchar hablar de lo electoral y no se puede sacar provecho de esta situación. En política siempre se piensa hacia adelante, entonces es absolutamente legítimo que se piense en elecciones, pero lo que no se puede hacer es sacar provecho de una situación tan dolorosa esperando las elecciones. Eso es lo intolerable. Tenemos un neoliberalismo muy feroz en la Argentina que no tiene principios ni ética y tiene como única prioridad su poderío a costa del 90 por ciento o más de los argentinos. Es un momento delicado y por eso es que pedimos prudencia y patriotismo a la oposición.

-¿Cree que Juntos por el Cambio acompañará el pedido de endeudamiento?

-Soy optimista, no porque crea en las prácticas políticas de la oposición o porque crea que tienen un sentido de responsabilidad con la historia, sino porque tenemos una sociedad que no va a permitir que se haga cualquier cosa. Y cualquier fuerza política va a escuchar eso. Se ganaron las elecciones hace muy poco y estamos gobernando hace menos de un año, con la mayoría que se ganó. No pueden poner trabas permanentemente. Creo que estos meses estuvieron medio perdidos y ahora es como si estuvieran retomando una práctica de mucha hipocresía, la de decir una cosa y hacer otra.

 

 

-En síntesis, aún no está convencida de que la oposición acompañe el pedido de endeudamiento…

-Hay trabajo por hacer y tenemos expectativas de que se le den las herramientas al gobernador como se les han dado a muchos otros para que pueda tomar decisiones en materia económica.

“Tenemos un neoliberalismo muy feroz en la Argentina que no tiene principios ni ética y tiene como única prioridad su poderío a costa del 90 por ciento o más de los argentinos.”

-¿Se sienten presionados por la oposición?

-No sé si la palabra es presionados, pero sí a todos nos gustaría tener una oposición más comprometida con este tiempo histórico. Después no podemos pedirle a la oposición que no sea oposición, y ni siquiera en momentos peligrosos, dramáticos o difíciles. Es más, creo que hay que pedirle que haga política, pero no una política electoral oportunista. Como se nos tiene que pedir a nosotros, que hagamos siempre la mejor política y esa no es la que estamos todos de acuerdo, sino la que defiende los intereses de la mayoría.

-¿Cómo toma el comunicado de Juntos por el Cambio respecto al crimen de Fabián Gutiérrez?

-Hay dirigentes de la oposición que apelaron nuevamente a la mentira para difamar a Cristina. Están especulando con una muerte mientras la familia de Fabián Gutiérrez pide respeto públicamente. Estos son los discursos que fomentan el odio y que deberían ser un límite para la política y para la democracia. Tratar de vincular a la vicepresidenta con estas hipótesis es una locura, pero no es la primera vez que ocurre en la Argentina. Yo creo que son expresiones que buscan romper definitivamente el diálogo en nuestro país. Con muchos otros sectores del mismo espacio el oficialismo dialoga en forma permanente. De todas formas, hoy tenemos que concentrarnos en el objetivo central, que es ver cómo enfrentamos la pandemia, cómo reducimos su impacto y desde dónde podemos colaborar para superarla. No debemos caer en las provocaciones de algunos dirigentes. Es repudiable porque de alguna manera se rompen los códigos de una convivencia democrática. Aquí hay un intento desesperado por tapar el escándalo por espionaje ilegal.

-¿Y en materia educativa, qué quedará en la pospandemia?

-Lo que han hecho las universidades es de una potencia hacia adelante que nos va a permitir trabajar en la pospandemia. Las universidades han podido responder en el orden pedagógico, desde el primer día se prepararon las clases y todas las plataformas para todo el sistema educativo, también se trabajó en poder proveer al sistema sanitario de apoyo con insumos que van desde alcohol en gel y guantes, pasando por construir respiradores, ventiladores y lo que tiene que ver con los kits serológicos hasta el seguimiento remoto de los pacientes.

 

 

“Hay dirigentes de la oposición que apelaron nuevamente a la mentira para difamar a Cristina. Están especulando con una muerte mientras la familia de Fabián Gutiérrez pide respeto públicamente.”

Nuestros equipos de investigadores en la provincia, con asiento en las universidades, están trabajando con otros equipos en la búsqueda de una vacuna, y ni que hablar de las áreas de extensión. Esto muestra que más allá de los ataques que hizo el macrismo al sistema público en general se resistió cuatro años y hoy ese sistema está dispuesto a resolver problemas concretos de la gente. Por eso decimos nunca más nos metamos con la educación y la ciencia porque un día podemos llegar a necesitarlas y no van a estar.

 

 

-¿Qué diferencias internas reconoce en el frente del que forma parte?

-Ha sido algo más que un frente electoral. Después, no sólo hay diferencias, hay trayectorias políticas diferentes y posiciones muy diferentes en algunos temas. Pero la experiencia del macrismo ha sido tremendamente dolorosa como para pensar que nunca más queremos que vuelva a suceder. Hay lugar para todos y todas e incluso para seguir abriendo; y este es el desafío de la política: cómo hacer para sumar a lo nuevo, lo que no está. Tengo expectativas que nos vayamos fortaleciendo. Hay tanto por construir que espero que por los próximos 20 años este frente siga enriqueciéndose.

 

“Aquí hay un intento desesperado por tapar el escándalo por espionaje ilegal.”

-¿Qué lectura hace de la causa de presunto espionaje ilegal que involucra a exfuncionarios y diputados actuales de Juntos por el Cambio?

-Está pasando algo que todos intuíamos y que tiene que ver con la ruptura de todos los bordes posibles dentro de una democracia, que había grandes márgenes de ilegalidad donde se movían. Ahora está saliendo a la luz eso que efectivamente se intuía y aparece con pruebas y nombres en la Justicia. Pero antes que nada hay que plantear la solidaridad con todos aquellos que han sido espiados, que debe ser una cosa terrible y horrorosa.