ELECCIONES 2019. CAMBIEMOS

La ruleta de los vices: Macri, Vidal y Larreta abren el juego y calientan la interna

Sin definiciones, la mesa de campaña PRO dicta el libre albedrío para todos los aspirantes. Mientras tanto, la UCR se agazapa y presiona por Salvador y para entrar a la fórmula presidencial.

La batalla por los compañeros de fórmula de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta se cocina a fuego lento y bajo el precepto del libre albedrío: los tres gobernantes del PRO estiran la definición y dejan jugar al ejército de aspirantes y autopostulados. “No está decidido todavía”, avisó el Presidente.

 

Por estas horas, la Casa Rosada se concentra en los cierres electorales de las provincias que desdoblan los comicios e irán a las urnas próximamente o aquellos distritos donde el oficialismo debe avanzar en un acuerdo entre las tribus propias de Cambiemos, como el caso de Tucumán, donde hay cuatro aspirantes y la semana que viene podría haber una determinación. La definición sobre los compañeros de fórmula pasó a segundo plano, aunque el propio Presidente, sin decirlo, dejó entrever que la negociación sigue su curso.

 

El Gobierno confiesa por estas horas que, a contramano de lo que aconsejaba el asesor Jaime Durán Barba, la posibilidad de repetir el binomio Macri - Gabriela Michetti dejó de ser una certeza: la ex vicejefa de Gobierno no es la candidata por default. Lo mismo ocurre con el radical Daniel Salvador en la provincia de Buenos Aires, aunque la Unión Cívica Radical (UCR) se aferra a su peso territorial en el interior bonaerense y advierte que debe repetirse la fórmula de 2015, en la que se respeta la alianza entre el PRO y los boina blanca. El tema está abierto. "Más que abierto", replican en la Casa Rosada, desde donde salen todas las definiciones.

 

La resolución sobre los compañeros de fórmula tendrá una fase de discusión en el marco de la Mesa Nacional Cambiemos, donde conviven el macrismo ortodoxo, el macrismo aperturista -que lideran Larreta, Vidal y el ministro Rogelio Frigerio (Interior)-, el radicalismo y la Coalición Cívica de Elisa Carrió. Sin embargo, la definición hacia dentro del PRO pasará por pocas manos: Macri, la gobernadora, el jefe de Gobierno porteño y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. A fines de 2015, tras conseguir la triple corona, el Presidente, Rodríguez Larreta y Vidal se sentaron a desmenuzar la grilla de sus figuras de primera, segunda y tercera líneas para diseñar los gabinetes de gobierno.

 

 

 

Con la definición de las fórmulas en pausa, la danza de nombres se activa y Macri deja correr a sus figuras. Para acompañar al Presidente suenan las ministras Patricia Bullrich (Seguridad) y Carolina Stanley (Desarrollo Social), pero la UCR quiere entrar a esa discusión como sea. Los dardos -finamente analizados y estudiados- que le prodigan a la gestión de la Casa Rosada y la propuesta sin filtro de ir a las PASO para dirimir el candidato a presidente de Cambiemos son parte de la misma serie de intentos de robustecer el peso del radicalismo en el Gobierno y en la mesa electoral de Cambiemos. El primer capítulo de esta historia, fundacional para algunos radicales de antaño, fue el triunfo Daniel "El Ruso" Kroneberger en La Pampa, que envalentonó al partido centenario. Como contó Letra P, el radicalismo batalla con la Casa Rosada en al menos 16 provincias.

 

En la provincia de Buenos Aires, el radicalismo también batallará por su lugar en la fórmula. La gobernadora deslizó que es un tema abierto y todas las miradas se posaron en el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. El ex legislador se reunió este jueves con Peña y, como informó el diario Perfil, hablaron sobre una posible candidatura a diputado nacional. Vidal lo prefiere en la Provincia, pero, como el dirigente peronista no quiere seguir en la gestión, Rodríguez Larreta es otro de los jefes PRO que lo promueve como eventual presidente de la Cámara de Diputados, a sabiendas del retiro anunciado e involuntario de Emilio Monzó.

 

 

 

En la Ciudad el panorama es distinto porque Rodríguez Larreta no recibe la misma presión de sus aliados de otros espacios políticos. La UCR porteña batallará por una lista de unidad en caso de que no haya internas por la Jefatura de Gobierno dentro de Cambiemos. Ante ese marco, el jefe de Gobierno debe atender la guerra interna entre sus funcionarios por un lugar en la boleta: como contó Letra P, los ministros Eduardo Macchiavelli (Ambiente y Espacio Público) y Soledad Acuña(Educación) y el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, suenan para acompañar al mandamás porteño. La lista de posibles vicejefes se completa con la diputada nacional Graciela Ocaña, que mantiene una alianza con el larretismo.

 

Sin embargo, Rodríguez Larreta prefiere que Santilli vuelva a acompañarlo en la fórmula, la gestión y, principalmente, en la política. El vicejefe corre con ventaja para repetir su mandato en la Ciudad, pero, si fuese por un nuevo período, automáticamente y por disposición de la Constitución porteña, debería deponer su deseo de comandar la Jefatura de Gobierno a partir de 2023. Sin embargo, nadie le asegura que sea el elegido por el macrismo para esa cita electoral, además de que antes debería confirmarse la reelección de Macri, Larreta y Vidal.

 

Por otra parte, hay quienes lo alientan a una candidatura nacional, sea para senador o para diputado. Mientras Santilli analiza su futuro político, otros miembros del gabinete porteño, con aval de Larreta, empezaron a diseñar el suyo.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar