Entrevista | maría emilia soria

"Soy de las primeras que celebran la sanción partidaria a Pichetto"

La intendenta de Roca describe sus primeros días de mandato y opina sobre el futuro del peronismo rionegrino sin Pichetto. Su análisis de la coyuntura nacional y provincial.

María Emilia Soria transita sus primeros días como intendenta de General Roca, el último refugio de la oposición en Río Negro. Después de su padre y de su hermano, la ex diputada nacional que pasó a la fama fuera de su provincia por llevar una manzana al Congreso y criticar al entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña, tomó las riendas de la segunda ciudad en peso territorial rionegrina. “No es fácil planificar el día a día por los vaivenes económicos que tiene el país”, le advierte a Letra P

 

“La sesión en el Congreso la viví de forma especial por la obra pública proyectada para 2020. La seguí de cerca porque fue un respiro. A los intendentes nos trae cierto alivio porque el Gobierno contempló las 14 emergencias”, explica.

 

“Cercanía con los vecinos, desarrollo estratégico y priorizar la zona productiva” son los tres grandes ejes de un mandato que recién empieza, en medio de una transición nacional con la vuelta del peronismo junto a sus aliados, que ya no tendrá a Miguel Ángel Pichetto.

 

BIO. Nació en General Roca hace 34 años. Peronista, hija de Carlos, el ex gobernador rionegrino y ex jefe de la SIDE, y hermana de Martín, ex intendente de su ciudad. Abogada por la UCA, fue diputada nacional por el Frente la Victoria hasta el 10 de diciembre. En el Congreso se recuerdan sus discursos, sólidos y vehementes y su estilo frontal. 

 

-¿Cuáles son los problemas más urgentes en su ciudad?

 

-La falta de trabajo, la pobreza de coyuntura. Es cierto que la intendenta no puede manejar el dólar, los problemas macroeconómicos, tampoco modificar la canasta básica. Sí tenemos la posibilidad de pensar auxilios extraordinarios en sectores de desarrollo social. Hoy, los vecinos piden comida o medicamentos, porque la gente no llega a fin de mes. Lamentablemente, no piensan en una navidad, piensan en el día a día.

 

-¿Cómo piensa, con todos los problemas de este tiempo, la nueva relación con la provincia?

 

-Yo ya lo dije: los problemas con Alberto (Weretilneck) terminaron con Alberto. A veces, lo político y lo personal se mezclan. Espero que tengamos otra perspectiva, otra oportunidad que sea provechosa para los vecinos al igual que para la gobernadora (Arabela Carreras).

 

-¿Hay un diálogo fluido con Carreras?

 

-No, no hay diálogo fluido, pero, por lo menos, recibí una invitación a una reunión para la semana que viene con todos los intendentes. Por supuesto que voy a ir, porque hay muchos temas que hablar de General Roca y son de índole provincial. Si podemos encontrar una agenda de trabajo, en cuanto a lo económico para la ciudad, ahí estaremos.

 

 

Emilia Soria gobierna el municipio que antes condujeron su padre y su hermano (Foto: Carlos Mir)

 

 

-¿Qué rol se ve en el futuro del peronismo de Río Negro?

 

-Siempre voy a ser orgánica a las decisiones de mi partido, me verán trabajando con los intendentes justicialistas. Pelearemos entre todos por el mejor futuro de los municipios. Hay una clara ventaja: tenemos otra coyuntura nacional. El tiempo nos da una oportunidad y tomamos decisiones correctas. Recuerdo que, en una Fiesta de la Manzana, Martín (Soria) invitó a Sergio Massa y se desató un gran revuelo en el espacio. Hoy, sin embargo, Massa es presidente de la Cámara de Diputados y fue uno de los factores claves en el triunfo del Frente de Todos. Siempre estuvimos en el camino de la unidad, de buscar consensos. Tuvimos traspiés, pero estoy conforme con el desarrollo de Martín. Me van a encontrar como una soldada más, acompañando lo que tenga que acompañar.

 

-¿Y cómo analiza la actitud de algunos integrantes del peronismo rionegrino, que salieron a criticar la estrategia de su hermano por la derrota?

 

-Bueno, cuando uno gana están todos. Cuando uno pierde, se queda solo. Estoy conforme con los integrantes de nuestro bloque en la Legislatura, por eso me molesta cuando un peronista habla mal de otro peronista. Siempre existieron oportunistas en el peronismo, por suerte en la última elección nacional, gracias a (Mauricio) Macri, algunos blanquearon que nunca estuvieron acá y colaboraron con el fracaso del peronismo rionegrino. Esos fueron los que obstaculizaron en el proceso provincial. A esto no solo lo veo a Miguel (Pichetto), sino a su entorno.

 

-El último Congreso del PJ Río Negro anticipó la sanción a Pichetto.

 

-Sí, se está avanzando en eso. Ocurrieron graves conductas partidarias y soy una de las primeras en celebrar en que avance este proceso. Pichetto tomó una decisión en soledad.

 

-¿Se puede pensar un proyecto que reestructure al peronismo y lo transforme en competitivo en Río Negro?

 

-Tenemos que tener un andar coherente a nivel provincial y a un gobierno nacional que vuelva a enamorar. Sin eso, es muy difícil que se convoque a la juventud. Hoy, lamentablemente, los pibes están pensando en salir a buscar laburo y no hay. Hay que cerrar las grietas pequeñas, que pase el momento y naturalmente se va a acomodar nuestro espacio.

 

Alberto Weretilneck, Lula Da Silva y Rolando Figueroa unidos por Vaca Muerta. 

Las Más Leídas

También te puede interesar