CRISIS INSTITUCIONAL

La Fuerza Aérea de Brasil se despega de la amenaza golpista del Ejército

En medio del clima de extrema tensión, el comandante Nivaldo Luiz Rossato pidió respetar la Constitución. Fuerte expectativa por el fallo del Supremo sobre el futuro de Lula da Silva.

La Fuerza Aérea de Brasil salió este miércoles a calmar los temores a una sublevación militar al reaccionar a la proclama golpista del Ejército a través de un comunicado de su comandante, teniente brigadier del Aire Nivaldo Rossato. Según este, en la jornada, cuando el Supremo defina si Luiz Inácio Lula da Silva ingresa o no en prisión, “se pondrán a prueba valores muy caros como la democracia y la integridad de las instituciones”.

 

“Brasil merece que sus ciudadanos se respeten y sean respetados, que los poderes constituidos actúen en consonancia con los preceptos éticos y  morales”, añade.

 

Dado que el pueblo está “polarizado”, continúa el texto, “es muy importante que todos nosotros, militares en actividad o en reserva, integrantes de las Fuerzas Armadas, sigamos fielmente la Constitución, sin involucrarnos al punto de colocar nuestras convicciones por encima de las de las instituciones”.

 

 

El contraste fue nítido con los tuits que el martes a la noche conmocionaron al país, en los que el jefe del Ejército, general Eduardo Villas Bôas, presionó gravemente al Supremo para que no le conceda a Lula un recurso de habeas corpus.

 

En ese contexto caldeado, el ministro de Seguridad Pública, Raul Jungmann, dijo que, "de cero a diez", la posibilidad de un golpe militar como el del 1964 es “menos uno”.

 

La influyente Orden de Abogados de Brasil (OAB) condenó lo dicho por el jefe del Ejército, lo mismo que Amnistía Internacional, que los calificó como “una grave afrenta a la independencia de los poderes, al debido proceso legal”. Asimismo, consideró que los dichos son “una amenaza al Estado democrático de Derecho y apuntan un desvío sobre el rol de las Fuerzas Armadas".

 

"Hay que recordar que la impunidad de los graves delitos y violaciones a los derechos cometidos por las fuerzas armadas es una de las heridas abiertas en la historia reciente brasileña. Brasil nunca juzgó a militares o agentes públicos que cometieron ejecuciones, desapariciones, tortura, violaciones y todo tipo de delito durante la dictadura militar", dice el comunicado.

 

A pocas horas del momento clave de la pperación Lava Jato, la definición sobre si Lula puede ser detenido tras lña condena que sufrió en segunda instancia o si podrá esperar el final de sus apelaciones en libertad, el jefe del Ejército puso presión sobre la decisión del Supremo Tribunal Federal al afirmar que "comparte el anhelo de todos los ciudadanos de bien de repudiar a la impunidad".

 

"En esta situación que vive Brasil, hay que preguntarles a las instituciones y al pueblo quién realmente piensa en el bien del país y de las generaciones futuras y quién, apenas, en sus intereses personales", dijo Villas Bôas en Twitter.

 

Y sostuvo que el Ejército "comparte el anhelo de todos los ciudadanos de bien de repudiar a la impunidad, y respetar a la Constitución, la paz social y la democracia. El ejército se mantiene atento a sus misiones institucionales".

 

 

Las Más Leídas

También te puede interesar