NICOLÁS DUJOVNE

En foco: un recomendado por Sanz ante el desafío de superar la transición

El ministro de Hacienda se mostró hábil en la comunicación en su primera aparición. En el Banco Galicia aseguran que siempre quiso ser ministro. La sombra Peña. Función pública y negocios privados.

“Si lo pusiéramos en términos de Socma (una de las empresas del grupo Macri), deberíamos decir que Mauricio lo eligió para que sea una especie de gerente de Finanzas”, simplificó ante Letra P un economista de consultora, que lo conoce y ha trabajado a la par de Nicolás Dujovne, el flamante ministro de Hacienda, que asumirá el lunes en reemplazo de Alfonso Prat Gay. Hoy, en su primer test en público, lució seguro en sus posiciones, hizo eje en el mejoramiento del gasto fiscal y pensó un rato largo cada respuesta. Comunicó bien, marcó la cancha con un estilo diferente al de su antecesor y hasta reconoció los complejos números de la recesión, la inflación y los niveles alarmantes de pobreza. Lo que quedó flotando luego de la conferencia de prensa es que, efectivamente, Dujovne se mete sin problemas en todos los temas. Pero no parece ser ése el rol que quiere darle el Gobierno.

 

Hay dos hechos concretos: en primer lugar, la foto que se tomaron este viernes y que se mandó a la prensa. Se lo ve allí a Dujovne rodeado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y sus alfiles, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, además del jefe de Finanzas, Luis "Toto" Caputo. La postal, toda una declaración de principios, grafica el acotado espacio que tendrá el reciente ingresado para moverse en materia de política económica. En segundo término, en la conferencia en Casa Rosada, fue Peña el que se encargó de acomodar el barco ante cada respuesta de Dujovne. Es el jefe de Gabinete quien marca el ritmo de qué y cómo se comunica. Allí cuadra la idea del Gerente de Finanzas.

 

Tanta es la injerencia de la Jefatura de los ministros que hay un ejemplo claro de quién maneja el gasto fiscal: si se observa el Presupuesto 2017, todo lo otorgado a las diferentes carteras está por debajo de los niveles de inflación que prevé el mismo texto de la Ley de Leyes. Ahí radica, en parte, el poder real sobre las decisiones económicas, siendo en este orden Hacienda el que ejecute los designios de Peña y sus hombres.

 

Horas después de la salida de Prat Gay, desde Economía ya se blanqueó que Alfonso quería más independencia y Peña, controlarle más el gasto. Así, para evitar malos entendidos, el ala dura que más representa el pensamiento de Macri le marcó la cancha de entrada a Dujovne. Hasta tendrá un equipo de comunicación heredado o transplantado desde Gabinete.

 

A Dujovne lo recomendó el radical fundador de Cambiemos Ernesto Sanz cuando se enteró de que el cortocircuito de Macri con el ex JP Morgan iba camino al incendio. No es casualidad: su historia familiar arranca con el vínculo de su padre con la línea “alfonsinista” de la UCR y luego, en 1999, a través de su hijo con el “delarruismo”. Nicolás fue uno de los hombres de mayor confianza de José Luis Machinea. Algunos íntimos hasta contaron a este medio que son fluidos los nexos que el nuevo ministro mantiene con uno de los gestores de los negocios en la era radical, Enrique “Coti” Nosiglia. “Dujovne es más alvearista que irigoyenista”, describió otra fuente. Lo que casi todos descartan hoy es que el nuevo funcionario aplique un ajuste o vire demasiado el rumbo económico. Son conclusiones basadas en quién es que el ejerce el poder real dentro de la cartera económica, más que en la ideología económica de Dujovne, un liberal ortodoxo según su propio círculo íntimo.

 

DIFERENCIAS CON LOS “GOLDEN BOYS”. Puertas adentro del Banco Galicia, donde el ahora ministro supo ser el jefe, aseguran que siempre tuvo interés por la función pública. Y que trata de ser claro en los papeles. En la conferencia de prensa de este viernes, fue consultado por su vínculo familiar con el negocio de la construcción de la Trump Tower en Punta del Este. No trató de salir del paso y dobló la apuesta: dijo que esta semana lo tuvo ocupado con trámites para desprenderse de todas sus participaciones en negocios privados. Adelantó la disolución del contrato de producción que tenía con el periodista Carlos Pagni para el programa de TN y aseguró que resignó participaciones en empresas, además de rescindir el contrato que mantenía con el senador radical Luis Naidenoff para asesorarlo en cuestiones económicas. He aquí un desmarque de sus antecesores.

 

Tal como reveló este viernes Letra P, Toto Caputo mantiene su línea de inversiones y participaciones privadas, en paralelo a la función pública. Es la conducta que tuvieron, además, los ex Golden Boys de la banca internacional. Hay una empresa en común de Prat Gay, Pedro Lacoste y Caputo: APL Economía, una firma que utilizaron para asesorar empresas privadas mientras eran funcionarios del Banco Central con Néstor Kirchner y en su incursión parlamentaria. Fue la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, la que, a principios de año, realizó un informe monitoreando participaciones privadas en los gabinetes. Allí, Prat Gay se vio obligado a correrse. Los que lo conocen aseguran que Dujovne recibió recomendaciones de vender todo y salir de cualquier negocio que le genere dudas a la prensa. No pensó lo mismo Caputo, quien, además de Sacha Rupaska S.A., tiene obligaciones negociables de la Transportadora de Gas del Sur; dólares en el fondo Axis y acciones del Banco Macro, Edenor Grupo Financiero Galicia, entre otros sectores donde decidió invertir.

 

Todo este cúmulo de negocios explica, en parte, por qué habiendo sido incluso más importante en rango que Dujovne (fue el número uno del Deustche Bank en Argentina), Caputo quedó circunscripto a la tarea exclusiva que venía teniendo: conseguir financiamiento en un mundo con condiciones desfavorables. Lo cierto es que, además de la habilidad para negociar con Peña, la suerte de Dujovne dependerá de cómo respondan los indicadores económicos en la primera mitad de un año electoral. 

 

Javier Milei con el ceo de Meta, Mark Zuckerberg.
Obras públicas en la era Javier Milei

También te puede interesar