X

Para el sciolismo, la deuda con el Banco Provincia es sólo de 5.800 millones

El actual gobierno bonaerense sostiene que el compromiso que dejó la gestión de Daniel Scioli con el Banco asciende a 28 mil millones. Podría ser la llave para destrabar el Presupuesto.
Redacción 11/01/2016 17:49

En la discusión por el endeudamiento que quiere tomar el gobierno de María Eugenia Vidal, uno de los focos de conflictos es una deuda con la banca provincial que supuestamente se arrastra desde la gestión de Daniel Scioli. Se trata de una deuda con el Banco Provincia estimada en 28 mil millones de pesos; algo que desde la saliente gestión reconocen sólo en 5.800 millones. 

Para el ejecutivo bonaerense la “Consolidación de Deudas con el Banco de la Provincia de Buenos Aires”, se compone de cinco tipos de deudas particulares, las cuales ascienden a los 28 mil millones de pesos. Así lo detallaron en las dos últimas hojas del endeudamiento que giraron la semana pasada a la legislatura. 

Sin embargo la anterior gestión sólo reconoce que existe una sola deuda real. Es la que se generó a través de la extracción de fondos que permite el Artículo 9 de la Carta Orgánica. “El Banco podrá adelantar los fondos indispensables reembolsándose de las sumas que ingresen posteriormente por los conceptos expresados en este inciso, de modo que los adelantos hechos para estos fines queden cancelados el último día hábil de cada año. Si cualquier adelanto de esta naturaleza quedase impago a esa fecha, no podrá volver a usarse esta facultad del Banco mientras la cantidad adeudada no haya sido cancelada”, explicita el texto que regula el funcionamiento del Bapro.

Para la gestión de Daniel Scioli, los otros cuatro tipos de deudas no existen o corresponden a “la política sucia”. Así le explicaron a Letra P desde el antiguo equipo bonaerense. 

En cuanto la “Deuda por Déficit de la Caja Previsional del BAPRO” –estimada en 7.617 millones de pesos- fuentes sciolistas le explicaron a Letra P que estas deudas están consolidadas, con uso de crédito tomado de autorizaciones anteriores y presentados al Ministerio de Economía para su aprobación. Es decir que se cancelan con el ejercicio fiscal 2015. Y que por Ley, el déficit de la caja de jubilados del Banco Provincia lo pueden cubrir la Provincia o el mismo Banco. “Nosotros nunca nos quejamos, aunque sí lo empezamos a hacer más visible dentro del Presupuesto; antes estaba en un reglón que nadie lo veía”, le reconocieron a este medio. 

En el detalle de deuda el equipo económico de María Eugenia Vidal también incluyó una deuda con Provincia ART (Provart). Según el detallado, la provincia tiene una deuda con la ART del Banco Provincia por 1.433 millones de pesos. “En 2013, a través del Decreto 1296/13 se autorizó la emisión de bonos (Bono ART) para saldarla, pero éstos nunca fueron emitidos y así la deuda sigue vigente”, justifica el actual ejecutivo. Para la antigua gestión esto no es así. A Letra P, le explicaron que la deuda con Provart está incluida en la deuda flotante que la actual gestión estimó en 4.000 millones. “Si se otorgara un bono para los 4.000 y otros para los 1.433 se estaría duplicando la necesidad”, le dijo una fuente de la pasada gestión a este medio. 

Para el sciolismo tampoco es deuda lo que el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza reclama como “Deuda por exceso de de utilización del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (FUCO) o Sistema de Fondo Unificado (SFU)”, estimado en 7$ mil millones.

“Está dentro de los instrumentos financieros comunes que tiene la provincia con el Banco. Nunca en la historia de la provincia se consolidó esto en un bono convirtiendo usos de corto plazo en una deuda, es decir en un instrumento que superase el año”, dicen desde el sciolismo. Sucede que el financiamiento no se considera deuda si no supera el 31 de diciembre. Además le explicaron a Letra P que “de convertirlo en deuda se le da fragilidad al BAPRO. No le devuelve pesos (que es lo que se hizo históricamente) y permite volver a tomar esos 7 mil millones. Es una locura”, dijo la misma fuente. 

Finalmente tampoco reconocen como tal la "Deuda consolidada con la entidad financiera", que llega a los 6.040 mil millones de pesos. La actual gestión detalló que dicha deuda corresponde a consolidación de deudas anteriores con el Banco Provincia. En donde a través del Decreto 1784/14 se autorizó la emisión de bonos para consolidar otras deudas anteriores que tenía la provincia con el BAPRO, pero que los mismos "nunca fueron emitidos a pesar de que la fecha de emisión se establecía para el 28/12/2014. Para el sciolismo sin embargo, no resulta necesario incluirlo en el pedido de deuda. "Lo único que se necesita es que el ministerio de Economía de la nación otorgue la autorización (por ley de responsabilidad fiscal) y emitir el título", explicaron. 

En el terreno político, para la antigua gestión, el gobierno de Vidal quiere “ir más allá” de “lo que siempre se hizo”. Es que el sciolismo reconoce que “toda la relación financiera entre la provincia y el BAPRO está regulada por la ley de carta orgánica del BAPRO y el convenio de uso de descubierto”. 

Además dicen que el nuevo equipo económico quiere “dejar la relación financiera como si fuese fundacional, con el grave inconveniente que lo llenas al BAPRO de títulos y le dejas deuda”.  

El pedido de deuda para saldar el compromiso con el Banco Provincia es exactamente de 28.803 mil millones de pesos; algo que el FpV no está dispuesto a acompañar. La propuesta del kirchnerismo es “dejarlo para más adelante” y estudiar si esa deuda existe o no. Podría ser la llave que destrabe el Presupuesto 2016.