La Plata

Milagros de campaña: Alak y Bruera, juntos ante la amenaza PRO

El ministro de Justicia de la Nación y el actual intendente se mostraron juntos. Sonrieron y se tiraron chistes. Todo en el marco de la campaña y para garantizar que el FpV gane en La Plata.

El titular de la ANSES, Diego Bossio, inauguró una nueva sede de la Agencia que comanda en la localidad Gonnet, partido de La Plata. El evento dejó una foto inesperada y que algunos sectores peronistas consideran “histórica”. El ex intendente Julio Alak posando sonriente con su antiguo hijo político y actual adversario, el mandamás platense, Pablo Bruera

 

Según consigna el portal de la 221 Radio el primero en llegar fue el ministro de Justicia Julio Alak; luego lo hizo el intendente Pablo Bruera. Se saludaron naturalmente y dieron lugar para algún que otro chiste. Ambos fueron a recibir a Diego Bossio cuando llegó al evento y los tres compartieron escenario.

 

La foto y el encuentro fue producto de una serie de acercamientos subterráneos que se vienen dando entre el bruerismo y el espacio que durante las PASO apoyó la candidatura de Florencia Saintout como intendenta platense.

 

Con un magro resultado electoral, Bruera rápidamente le abrió las puertas del PJ a otros sectores como La Cámpora, Kolina y el Movimiento Evita. Organizaciones que jugaron para Saintout en agosto. El martes compartieron un desayuno y este miércoles se dio el “gran” encuentro.

 

Si bien fue en el contexto de la inauguración de la sede de la ANSES, Bruera mostró ante Alak un perfil que viene ensayando desde el 10 de agosto; kirchnerización para adentro y frente al PJ, aunque sin abandonar la impronta sciolista que lo mantuvo a flote; sobre todo luego de la inundación de La Plata.  

 

La coyuntura electoral “obligó” el encuentro. Bruera necesita tener el mayor acompañamiento posible. Es que el Frente Cambiemos le ganó las PASO –por escaso margen- al Frente para la Victoria. Si bien Bruera fue el candidato que más voto sacó, desde hace tiempo que el ganador de la interna opositora trabaja junto al resto de sus competidores de las PASO, Sergio Panella y Claudio Pérez Hirigoyen. Algo que el intendente todavía no pudo lograr con Saintout, cuyos votos fueron más de 50 mil. 

 

Una historia de lealtad, traiciones y rivalidades

 

Bruera fue el hijo directo del ex intendente Julio Alak. El “turco” gobernó la ciudad de La Plata del año 1991 hasta el 2007. Fueron 4 períodos, la misma cantidad a la que llegaría Bruera si es reelecto.

 

En el año 2001 Pablo Bruera fue el primer candidato a concejal de Alak. Un año más tarde, Pablo pegó el portazo y se animó a desafiar al por entonces poderoso intendente que había sobrevivido al menemismo y empezaba a abrirle los brazos a Duhalde primero y a Néstor Kirchner luego. 

 

Fue así que en el 2002, Pablo Bruera junto a su ex amigo y actual concejal massista Javier Pacharotti intentó ir por la delegación del barrio de Villa Elvira, una de las zonas más populosas de la periferia platense. No pudo hacer pie, pero logró visibilizar una disputa peronista que luego tomaría ribetes más importantes.

 

Llegó el 2003 y Pablo Bruera decidió ir por la intendencia. Fue a la elección con el sello del “Partido Renovador” del correntino Romero Feli. Caminó de punta a punta la ciudad pero no le alcanzó. Sin embargo instaló su nombre y consiguió una banca en el senado bonaerense que fue ocupada por el recientemente fallecido peronista histórico de la capital provincial, Carlos “Tomy” Díaz.

 

Tras un acuerdo con el poderoso sindicalista de UPCN, Carlos Quintana, Pablo Bruera logró en el 2005 hacer pie en la Cámara de Diputado bonaerense. La estructura legislativa le sirvió para hacer caja. Se trató de una campaña virulenta; el oficialismo acusaba al actual intendente de tener “ñoquis” en el concejo deliberante. Por eso entre el 2003 y 2005, el búnker de Bruera era el garaje de su casa. Bruería tenía miedo que una operatoria político judicial lo sacara de con las manos esposada.El hoy intendente decía que era víctima.

 

Finalmente en el 2007, Bruera consiguió la colectora de Cristina Fernández de Kirchner en un escenario propicio para una victoria del FpV, al menos a nivel nacional y provincial. Bruera logró desplazar al histórico intendente y se convirtió en el nuevo jefe comunal de La Plata. 

 

Aquella fue una elección de la que además de Bruera con el sello del Partido del Progreso Social y Julio Alak con el PJ también incluyó al actual viceministro de Desarrollo Social de la Nación y ex arquero de Gimnasia y Esgrima La Plata, Carlos Castagneto dentro de las colectoras kirchneristas. Castagnetto lo hizo con la boleta del Frente Grande, pero perdió.

 

Bruera llegó a la intendencia como el único que podía destronar a Alak que iba camino a los 20 años de gobierno local. Primero mostró un perfil “vecinalista” de anclaje peronista. La victoria de Bruera sobre Alak significó un período en boxes para el actual ministro de Justicia. 

 

Fue hasta el 2009 aquella situación. Es que luego de las legislativas de ese año, el ex presidente Néstor Kirchner lo reincorporó al sistema del poder. En las elecciones, el intendente Pablo Bruera había repartido la boleta cortada y junto a otro grupo de mandatarios, que luego serían el génesis del Frente Renovador, Bruera fue sindicado como  uno de los responsables de la derrota de Kirchner como diputado nacional a manos de Francisco De Narváez

 

Desde ese momento, Alak retomó presencia política en La Plata. Tuvo concejales y legisladores que respondían a él y criticaban desde el kirchnerismo al intendente Bruera. Hoy el camino de ambos parece reunificarse al menos hasta octubre cuando las urnas dejen configurado un nuevo escenario político en la capital provincial. 

 

Las Más Leídas

También te puede interesar