Política

Policía Municipal: la financiación genera tensión entre intendentes K y renovadores

Letra P.- Mario Meoni y Lucas Ghi fueron hasta La Plata para demostrar la necesidad de que se avance con la fuerza que comenzaría a funcionar en 2016. El financiamiento es la excusa del massismo para marcar diferencias.

Una vez más, la disputa entre el Frente Renovador y el oficialismo se trasladó a la Legislatura. Los encargados de marcar diferencias no sólo fueron los senadores citados a debatir sobre la nueva fuerza que tiene media sanción en diputados, porque le sumaron la voz de dos dirigentes del oficialismo y la oposición.

 

Los intendentes Lucas Ghi y Mario Meoni fueron los que expresaron desde los distritos más importantes de la provincia de Buenos Aires  la necesidad de avanzar con la aprobación, pero el financiamiento –para el bloque massista– fue el eje de la protesta, algo que reprodujo el jefe comunal de la Cuarta.

 

“Hay que avanzar con esto, pero la Emergencia en Seguridad no se superará en esta línea. Hay que cambiar cuestiones de la Ley, sobre todo el tema del financiamiento que no expone a los intendentes”, afirmó Meoni, quien advirtió la poca capacidad de varios distritos en condiciones de poseer la nueva fuerza. “Tener 230 agentes en Junín, y hacerse cargo de la capacitación es difícil”.

 

La postura inflexible se reprodujo en el bloque renovador. Pero antes, Ghi pidió avanzar para que se convierta en ley la fuerza local. Esa idea, que será beneficiosa para los municipios con más de 70 mil habitantes, fue impulsada –según el funcionario– por un integrante del sabbatellismo: Marcelo Sain.

 

“Esto ha llegado al momento de sanción. El proyecto responde con creces lo que pretendemos y dilatarlo, más allá de lo razonable, puede jugarnos una mala pasada”, planteó el referente de Nuevo Encuentro.

 

Luego de que se escuchen quejas por el punto que prohíbe el uso de armas fuera del horario laboral, Jorge D´Onofrio pidió “no cometer yerros” en un momento clave, que demanda “tomarse el tiempo exacto de reflexión y debate”. Pero sus dichos, fueron desestimados por el sciolista Alberto De Fazio, quien demandó aprobar “como está” el proyecto. “Hay que votarla así, aunque después tengamos que modificarla. La excusas no resultan válidas. El delito mutó”.

 

La encargada de darle un cierre al mini debate fue Cristina Fioramonti. Siempre crítica con los renovadores, recordó el debate que se da en las comisiones, y el recinto, desde hace tiempo. “No queremos saltar el debate. Los intendentes estuvieron acá en otros momentos”, reconoció la esposa de Carlos Kunkel.

 

A pesar de los tironeos, el Frente Para la Victoria quiere que convertir en ley la propuesta como sea. Sólo hay que esperar a que esas rencillas finalicen con la aprobación el jueves.

 

universidades: no hubo acuerdo con el gobierno y los gremios paran 48 horas
Julio Cobos, diputado de la UCR.

También te puede interesar