Política

Ley anti piquetes: ahora se suman a la izquierda las críticas del Pro y del peronismo opositor

Este último miércoles todo el Frente de Izquierda salió al cruce del proyecto de ley presentado por el kirchnerismo para limitar las protestas públicas. Un día después la polémica sigue y lo llamativo es que ahora se suben a las críticas otros miembros de la oposición. El titular del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, dijo que los kirchneristas al proyecto “no lo pensaron más de tres minutos”; el gobernador cordobés José Manuel De la Sota dijo que “los piquetes se pueden controlar con las leyes vigentes”; y el diputado massista Darío Giustozzi recordó que “hace años que vengo diciendo que hay que terminar con los piquetes”.

Carlos Kunkel, José María Díaz Bancalari, María Teresa García, Sandra Mendoza, Diana Conti, Juan Manuel Pedrini y Gustavo Martínez Campos presentaron este último miércoles un polémico proyecto de ley para regular las manifestaciones públicas con el fin de “garantizar el ejercicio de los derechos de libre expresión, de reunión, de peticionar ante las autoridades, de uso del espacio público, así como la libre circulación e integridad física durante el desarrollo”.

 

“Pareciera haber un concurso entre el kirchnerismo y la oposición de derecha de Sergio Massa, que anunció un proyecto similar, para ver quién es más reaccionario. El Gobierno necesita cercenar el derecho a la protesta porque, como hemos visto en el paro nacional del 10 de abril, los trabajadores van a resistir el techo salarial y el plan de ajuste que aplica el Gobierno con el apoyo de las grandes patronales”, criticaron los diputados y referentes del Frente de Izquierda.

 

“¿Le parece que gente que sufrió cortes de luz este verano va a pedir un permiso 48 horas antes para salir a la calle y luego negociar con un mediador mientras se le pudre la comida en la heladera?”, se preguntó el referente del Partido Obrero Jorge Altamira, agregando que este proyecto de ley “es un atropello. Que arreglen el problema de la luz, del déficit energético, que se preocupen más en la fuga de capitales y no pagar sumas tan extraordinarias como la indemnización de Repsol que causan un daño grande al país, perjudicando a los trabajadores que naturalmente van a reaccionar con medidas de lucha”.

 

Un día después, se sumaron voces opositoras, que en un primer momento no habían mirado con malos ojos la idea de limitar las protestas en la calle, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo en su discurso en la Asamblea Legislativa de marzo que “todo el mundo tiene derecho a protestar, pero no impidiendo que la gente vaya a trabajar” y que “no puede ser que 10 personas te corten una calle y no pase nada”.

 

El macrista Federico Pinedo cuestionó que “al proyecto de (Carlos) Kunkel, me parece que no lo pensaron más de tres minutos, dijeron ‘vamos a poner que hay que avisar 48 horas antes y que la Policía pueda actuar’, cuando en realidad puede actuar hoy”, según publica DyN. “Lo que hay que hacer es laburar como diputados y hacer una ley mejor que la que propone el kirchnerismo, con más detalles y más objetividad”, agregó.

 

“Les vamos a sugerir a los compañeros del Frente Para la Victoria que piensen un poco más, y que laburemos en conjunto, y definamos ‘esto se puede, esto no se puede’, y que funcione de una manera razonable, como funciona en todos los demás países del planeta”, planteó, y continuó: “en una democracia es legítimo manifestarse, pero la gente tiene también el derecho a circular, que hay que respetar; se trata de manifestar sin destruir los derechos de los demás”.

 

El gobernador cordobés José Manuel De la Sota remarcó que “los piquetes se pueden controlar con las leyes vigentes”. “Sí creo que hay que hablar en la Argentina, respetando el derecho constitucional de huelga, de las huelgas salvajes de los servicios públicos. Por ejemplo, no hay derecho a que un gremio de transporte, de un momento para otro, resuelva la suspensión automática de la prestación del servicio de transporte de pasajeros”, destacó, también según DyN.

 

El peronista opositor que tiene aspiraciones presidenciales reclamó “un mecanismo de gradualidad en las medidas de fuerza. Pasa lo mismo con la atención en los hospitales públicos. No es lógico que, si yo tengo programada una cirugía, me digan ‘estamos de paro y sólo atendemos pro la guardia’”.

 

“Hace años que vengo diciendo que hay que terminar con los piquetes que se han convertido en la mayoría de los casos en una provocación social, en su momento recibí duras críticas del propio gobierno por sostener esta postura. Cuántas ambulancias llegaron tarde, cuántos trabajadores perdieron el presentismo, cuánto se perdió por las demoras o miles de baches generados por las cubiertas quemadas, cuántas horas de su vida perdieron los ciudadanos por quedar entrampados sin salidas en algún corte, es un disparate seguir así”, dijo también por su parte el diputado nacional massista Darío Giustozzi.

 

El Gobierno relaja los controles de seguridad en los trenes
dichiara: el peronismo tiene que discutir un programa para sacar a la argentina de la crisis

También te puede interesar